Listin Diario Logo
27 de febrero 2020, actualizado a las 07:11 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida miércoles, 12 de febrero de 2020

Destino

Dumbo ‘Down Under the Manhattan Bridge Overpass’

  • Dumbo ‘Down Under the Manhattan Bridge Overpass’

    Su ingesta es esencial entre los grupos más vulnerables. iStock

Carmenchu Brusíloff
Santo Domingo, RD

  Un cielo gris plomizo cubre la ciudad de Nueva York cuan­do el primero de febrero de este año enfilamos hacia Rockefeller Cen­ter. Nuestro objetivo es visitar un famoso vecindario de Brooklyn: Dumbo. Son las siglas de ‘Do­wn Under the Manhattan Bridge Overpass’ (Debajo del paso a des­nivel del puente de Manhattan).  

Ninguno del grupo lo conoce. Vamos mis hijos Carmen y Án­gel, su compañera Rossy, su cu­ñada Elena y concuñado Car­los. Pese a la temperatura de tres grados centígrados disfrutamos el recorrido cuando llegamos en el metro de la línea F. Tras una parada en una pequeña pizze­ría para calentarnos con un café (el mío descafeinado) y luego de orientarnos en la calle York, mi­ramos cómo entre los edificios asoma en lo alto el puente de Manhattan. Al poco rato estamos en el Brooklyn Bridge Park, con graderías de piedra, un edificio de oficinas y amplio espacio para caminar y contemplar desde dis­tintas perspectivas dos puentes colgantes que cruzan el East Ri­ver. A la izquierda, el Brooklyn. A la derecha, el Manhattan.  

Pese a la imperante tonalidad gris, la vista a la redonda es espectacular: tres puentes (el tercero es el apenas visible en lontananza, el Williams­burg), el río por el cual surcan algu­nas embarcaciones y las siluetas de los rascacielos en la otra ribera. Y en un recodo, camino al litoral, un antiguo y hermoso carrusel en fun­cionamiento. Andando hacia nues­tra izquierda, los grandes edificios, cual moles de rojo ladrillo y contra­ventanas de metal atrapan nuestra atención.  

En esta zona, que en los últimos años del siglo XIX era un distri­to manufacturero con el nombre de Fulton Landing, se levantan lo que fueron en ese entonces alma­cenes, factorías de maquinaria y fábricas de otros artículos. E in­cluso hangares. Con el paso de los años empezaron a llegar artistas y gente joven, convirtiéndose el área en residencial.

Y en 1978 se le dio el nom­bre de DUMBO. A fines del año 2017 abrió sus puertas Empire Stores. Nadie podría imaginar que estas construcciones, que se quemaron en la segunda mitad del siglo XIX, se convertirían en un atractivo turístico que, apar­te de tiendas de índole diversa, alojan un Food Court: Time Out Market, con mesas en el centro y numerosos puntos para com­prar comida y bebida. Es, empe­ro, en una tienda de muebles y accesorios donde primero entra­mos: West Elm. En la próxima columna finalizaremos nuestra visita a Dumbo.