Listin Diario Logo
11 de julio 2020, actualizado a las 04:02 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida domingo, 02 de febrero de 2020

FILOSOFÍA DE VIDA

Los sueños

  • Los sueños
  • Los sueños
Olga María Renville
olgarenville@hotmail.com
Especial para LD

Aunque muchas veces no lo recordamos, en realidad cada vez que dormimos soñamos, y como dice Calderón de la Barca en su libro “La vida es sueño”, “Que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son”. 

El mundo de los sueños es muy amplio, pero vamos a explorar qué pasa cuando esos sueños son recurrentes y afectan nuestra estabilidad emocional. Escuchamos personas decir como experimentan la repetición de la misma escena todos los días a través de los sueños.

En ocasiones, esta recurrencia en los sueños puede significar que el subconsciente trata de enviarnos cierta información como consecuencia de lo que pasa en nuestras vidas, porque cualquier preocupación, frustración, metas y expectativas, podría reflejarse en los sueños.

Para Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis, los sueños son una expresión del mundo subconsciente y su motivación es el cumplimiento de los instintos y deseos que no se han visto satisfechos cuando estamos despiertos. Es decir, son intentos por parte del inconsciente de satisfacer y resolver aquello que no se ha llevado a cabo de manera consciente.

El contenido de los sueños es muy importante, ya que pueden afectar directamente la calidad del descanso e incluso crear estados de ansiedad que puede permanecer varias horas después de despertar.

Cuando los sueños recurrentes son agradables, podrían darnos una idea de lo que nos gusta, de los aspectos que nos hacen feliz internamente y suelen crear un estado de bienestar y placer al momento de despertar.

Sin embargo, puede resultar muy difícil y perturbador cuando los sueños son pesadillas de contenido atemorizador y angustiante, por esta razón es importante prestarle atención, ya que cuando se repiten continuamente suelen indicar alguna preocupación, temor o incapacidad de arreglar algunas situaciones en la vida.

El estrés, la ansiedad, las experiencias traumáticas como accidentes, ser victimas de abuso, o violencia; ver películas de terror o escuchar noticias, especialmente antes de dormir, pueden ser la causa de pesadillas, por el temor y la incertidumbre que provocan.

Debemos tomar en cuenta que un mecanismo de defensa que usa el inconsciente es enmascarar los sueños por elementos que perturban y que impiden llegar al fondo del problema o del mensaje. En tal sentido, hay que ser pacientes para identificar las posibles causas de lo que provoca estos sueños.

El mundo de los sueños encierra un enigma, un mundo infinito lleno de posibilidades, sin reglas, ni límites… por algo Sigmund Freud dijo: “Los sueños más profundos son a menudo los que aparecen como los más locos”. “La vida diaria es una realidad, pero también tienes a los sueños que te llevan al mundo ideal que quieres, que ocultas o que temes”.

Vamos a analizar y a prestar atención a nuestros sueños, para lograr comprenderlos y así conocer mejor nuestro mundo interior.

Al igual que al inicio, vamos a reflexionar un poco sobre esta frase de Pedro Calderón de la Barca: “En un mundo tan singular, que el vivir sólo es soñar y la experiencia me enseña que el hombre que vive sueña lo que es, hasta despertar”. 

Sobre la autora

Quien escribe este artículo es experta en Filosofía Mental y psicóloga.