Listin Diario Logo
24 de noviembre 2020, actualizado a las 06:19 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida martes, 14 de enero de 2020

CIRUGÍA PLÁSTICA

¿Por qué el aumento mamario con grasa es más recomendable que utilizar prótesis?

  • ¿Por qué el aumento mamario con grasa es más recomendable que utilizar prótesis?
Redacción L2/ Europa Press

A la hora de hablar de aumento de senos lo más recomendable es el uso de la técnica de inyección de grasa. Esto, según la doctora del Servicio de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora del Hospital Nuestra Señora del Rosario, Carmen Iglesias, porque, a diferencia de la colocación de implantes, evita las complicaciones de otras técnicas.

Este procedimiento, conocido como lipoescultura o lipotransferencia de grasa, se caracteriza por la ausencia de la prótesis ya que se basa en el uso de injertos de grasa obtenidos de otras partes del cuerpo de la paciente para inyectarlos en la mama. "La cirugía es indolora, el tacto conseguido es natural", asegura la doctora.

Otras de las ventajas de esta técnica, según Iglesias, son que la mama envejece naturalmente, las cicatrices son pequeñas y casi invisibles, además de que se reducen los depósitos localizados de grasa en las otras zonas del cuerpo de donde se ha extraído la masa, como piernas, cadera o abdomen.

La lipoescultura se suele utilizar sobre todo en aumentos mamarios moderados, para corregir asimetrías y para aquellas pacientes que quieran quitarse la prótesis. "En ocasiones se utiliza como técnica para mejorar el relleno en los implantes o atenuar sus bordes en personas muy delgadas, corregir pequeñas deformidades, cicatrices deprimidas o el rippling, o mejorar la calidad de la piel, sobre todo en pacientes que tuvieron que someterse a radioterapia", continúa explicando la cirujana plástica.

Con esta técnica se pretende evitar los riesgos asociados a los implantes. Sin embargo, no es hasta pasados ocho meses cuando se pueden empezar a apreciar los resultados definitivos, puesto que un porcentaje de la grasa inyectada puede no haber sido absorbida, con lo que habría que intervenir para rellenar de nuevo hasta obtener un resultado estable.