Listin Diario Logo
17 de noviembre 2019, actualizado a las 12:01 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida martes, 24 de septiembre de 2019

ECOLITERATURA

Letra Natural 2019: “El cambio empieza por mí”

El denominador común de los cuentos del concurso de la fundación Propagás “es que dejan un mensaje de cuidado y preservación de la naturaleza”

  • Letra Natural 2019: “El cambio empieza por mí”

    Rosa Margarita Bonetti de Santana, al centro, acompañada por los miembros del jurado y los estudiantes ganadores del concurso Letra Natural 2019.  

  • Letra Natural 2019: “El cambio empieza por mí”
  • Letra Natural 2019: “El cambio empieza por mí”
  • Letra Natural 2019: “El cambio empieza por mí”
Yaniris López
yaniris.lopez@listindiario.com
Santo Domingo

La octava edición del concurso infantil y juvenil Letra Natural, de la fundación Propagás, reflexiona sobre la crisis ambiental desde una perspectiva personal.

Estudiantes de tercero a sexto de primaria se inspiraron en “El cambio empieza por mí” y crearon emotivas piezas que invitan a repensar el papel que juega cada individuo en el cuidado del medio ambiente.

Es ese el denominador común de los cuentos, explica a Listín Diario la gerente de Pedagogía de la fundación, Tomiko Castro.

“Son elegidos porque conllevan un mensaje de preservación y de cuidado a la naturaleza porque es parte de las bases que tenemos estipuladas”.

El proceso que concluye con la publicación del libro con los cuentos ganadores y las menciones especiales forma parte de un programa educativo que les toma todo un año escolar.

Castro, quien junto a Nelson Liriano se encarga de la ejecución pedagógica del programa, comenta que anualmente visitan entre 50 y 80 centros educativos públicos y privados, a los que llevan charlas interactivas y talleres que involucran también no solo a los maestros del área de ciencias naturales, sino a los de literatura y lengua española. 

El propósito, sostiene la fundación, es propiciar “la reflexión y la producción de cuentos escritos por los niños inspirados en los temas de conservación de especies y el entorno”.

Como resultado, la institución ha recibido alrededor de 1,500 piezas ecoliterarias en estas ocho ediciones. Noventa de estas han sido publicadas.

Las diferentes ediciones han fomentado la investigación y escritura sobre los arrecifes coralinos, los parques nacionales, los animales nativos y endémicos en peligro de extinción o los santuarios de mamíferos marinos. 

¿CÓMO SELECCIONAN LOS TEMAS?

Priorizan las realidades de los estudiantes y los temas locales de actualidad basados en las investigaciones científicas que realiza la fundación Propagás a través del departamento ambiental.

“Tomamos esos datos y hacemos un guion pedagógico lo más interactivo, lúdico, reflexivo y analítico posible, y los llevamos de manera creativa a los muchachos”, comenta Castro.

Los maestros dan seguimiento al proceso de investigación y escritura y todo ello se refleja en la calidad de los escritos.

“Según las temáticas que vamos trabajando con las investigaciones que propicia la fundación, vamos generando temas de interés para los muchachos”.

Lo hacen tomando en cuenta el enfoque “Naturaleza somos todos” porque, como dice Castro, la educación ambiental que se ofrece en nuestro país se hace de manera fragmentada.

“Con este abordaje pedagógico, que es como nuestro pilar, nuestra sombrilla, hemos logrado incentivar a los niños, a los educadores a tomar conciencia de que todos somos naturaleza, de que la matica no está allá y yo aquí”.

Por eso, a diferencia de las pasadas ediciones, esta vez dejaron a un lado las especies y se concentraron en trabajar la cultura de cambio de pensamiento. 

“Pero no algo de discurso, de semántica, sino el de las pequeñas acciones, de lo que hago en la cotidianidad, porque el cambio de la cultura empieza por mí: ¿qué  cómo?, ¿qué hago con los desechos, los puedo reutilizar? Como los de esta edición son pequeñitos, se inspiraron en un pececito, en una flor. Hablaron del cambio de la cultura ambiental, pero buscaron sus propios personajes”.

Más de dos mil estudiantes participaron en los encuentros interactivos este año, donde se abordaron temas relacionados al cambio climático, los beneficios de la naturaleza, manejo de residuos sólidos y los problemas ambientales en República Dominicana.

“Cada año participan más estudiantes porque cada vez están más alertas y atentos a los temas de medio ambiente. Es un tema que les apasiona”, apunta Castro.

PARA LA PRÓXIMA EDICIÓN: VEDA Y CONSUMO RESPONSABLE

Para el noveno concurso, 2019-2020, los estudiantes de quinto y sexto de secundaria trabajarán con la veda de especies en peligro de extinción.

Castro dice que es un tema que les gusta mucho porque está ligado a las protestas, a lo que se debe o no hacer. “Y como los jóvenes están muy activos en las redes, conocen de las amenazas, comienzan a consumir en los restaurantes y a salir, queremos trabajar con ellos el consumo responsable”.

Para la presidenta de la fundación Propagás, Rosa Margarita Bonetti de Santana (doña Pirigüa), es un tema muy importante que implica, por ejemplo, hacer hincapié en asuntos como la veda del pez loro.

“Es un punto extremadamente  importante porque la veda del pez loro fue levantada este año. Se dejó la veda del tiburón, de erizo, de los cangrejos… pero la del pez loro fue levantada, a pesar de todos los estudios que se hicieron para tratar de mantener la veda”.

Asegura doña Pirigüa que si los muchachos escriben sobre eso, la juventud que va a los restaurantes, a la playa, la que consume, ellos van a ser la voz que transmita ese mensaje.

“Cuando estén en una playa y vean que les están ofreciendo pez loro, son los que van a decir ‘no’. Y ya que no tenemos la veda, ellos serán la veda, en su momento, claro. Es importante que se restablezca de nuevo la veda porque el pez loro es el que cuida nuestros arrecifes, es el productor de la arena de nuestras playas”. 

GALARDONADOS

Primer lugar. El viaje de Mía, de Esther Marie Toribio Estrada. 11 años. Colegio Cristiano Génesis.  “Cuando Mía planeó romper la húmeda y tibia comodidad de su huevo, la noche le pareció interminable. Su instinto le decía que ya era hora de tirarse al mar con sus hermanos, pero no entendía por qué no sentía los dorados rayos del sol anunciando el nuevo día”.

Segundo lugar. Dafne Gabriela Taveras García, estudiante de 8 años del Centro Educativo Divina Providencia, escribió Las florecitas ayudan al ambiente. “Había una vez una margarita que quería ser roquera, pero no había bandas de rock en el parque donde vivía; así que decidió formar una...”

Tercer lugar. Josué y los planetas, de Eliana Germán Cruz. 11 años. Colegio Cudeni. Josué, un niño que quería ser astronauta, recibe un día una carta de la NASA que dice: “Usted ha sido elegido para participar en una pasantía a realizarse en nuestras instalaciones, mañana a las 6:00 p. m.”
 

DE INTERÉS

Premio. Los ganadores recibieron materiales educativos y tecnológicos. Para esta edición se presentaron 211 producciones.  Los géneros y grados cambian cada año para dar oportunidad a todos los estudiantes. Para esta edición se presentaron 211 producciones. 

Selección.  El jurado que eligió los 12 cuentos incluidos en el libro estuvo conformado por la editora y escritora Lucía Amelia Cabral, la historiadora y gestora cultural María Teresa Ruiz, la periodista y catedrática Bilda Valentín y el poeta y catedrático Orlando Muñoz.

¿Dónde? El libro está disponible en las bibliotecas públicas y en la fundación.

 


Más en La Vida