Listin Diario Logo
24 de junio 2019, actualizado a las 05:00 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida jueves, 10 de enero de 2019

PRENSA JOVEN

Cuando los jóvenes callan

  • Cuando los jóvenes callan
Enerolisa Ozoria Mojica
Especial para LISTÍN DIARIO

La juventud es una etapa donde todavía muchas personas no han encontrado el equilibrio característico de la adultez. A veces no se es capaz de enfrentarse objetivamente a la realidad que les rodea, algunos logran alcanzar autoconocimiento y autoaceptación medianamente.

Los jóvenes y las personas, en sentido general, pueden callar por muchas cosas. También se puede pensar que muchas veces se callan porque tanto ha sido su grito de dolor que, al no encontrar respuestas entraron en la indefensión y se callaron, expresa la terapeuta Heidi Camilo.

La especialista afirma que esto hace que cualquier tipo de pensamiento esté dando vueltas en ese cerebro, por tanto hay que prestarle atención, si es que el joven ha hablado mucho y no se le ha escuchado o si la persona está aislándose, propio de la depresión; o si es ese tipo de silencio de orden y meditación, para encontrarle sentido a su vida.  

A veces las personas se enfocan tanto en hablar y se les olvida algo tan importante como hacer silencio y escuchar, por lo que la psicóloga indica que es importante esa observación sin críticas, donde se tenga una escucha empática, pero activa.

Para la psicóloga Jennifer Martínez Peralta cuando los jóvenes callan pueden ocurrir muchas cosas, tomando en cuenta su conducta, ya que muchos son pasivos, otros inquietos, algunos en estado de rebeldía y por sus mentes pueden pasar diferentes tipos de pensamientos, dependiendo la situación en que se encuentren y abarcaría muchos aspectos, ya que en la actualidad hay gran cantidad de jóvenes descarrilados.

No se sabe a ciencia cierta lo que puede encerrar el silencio, ya sea en un joven, adulto o cualquier persona, realmente nadie sabe lo que esconde el silencio, aunque puede haber formas de interpretarlo, en este punto de vista coinciden algunos especialistas de la conducta humana.

El silencio
UNA VOZ QUE CLAMA EN TU INTERIOR

Los seres humanos por naturaleza tienden a dialogar y viven en constante comunicación. Es costumbre conversar con familiares, amigos y conocidos sobre las situaciones que se viven a diario, pero también temas muy personales, a modo de desahogo.

Hay quienes suelen platicar sobre sus proyectos, las cosas que quieren lograr, sus anhelos más profundos; sin embargo, a veces es mejor callar, porque el simple hecho de no hablar con la persona adecuada puede ser un gran desacierto y el peor punto de partida para el camino al éxito. En tales circunstancias el silencio se convierte en un aliado y se constituye como una mejor opción.

El silencio significa abstención de hablar o ausencia de sonidos, pero va más allá de no contar tal o cual cosa, hace referencia a ese silencio que es una voz que grita interiormente.

Son inmensas las circunstancias de la vida que conducen a una persona a esa ausencia de sonidos, esa carencia, aislamiento quizás; sin embargo, no se podría decir del todo “falta de comunicación”, porque el silencio, de una manera u otra comunica, tanto, que a veces dice más que mil palabras.

RIESGOS Y BENEFICIOS
Según la psicóloga terapeuta Heidy Camilo, el silencio es beneficioso cuando habla de la reflexión, cuando está motivado a la meditación, a ese ejercicio de bioregularse a través de la relajación.

Pero indica la especialista que, cuando se habla del silencio “tipo aislado” entonces es peligroso, porque la persona puede entrar en ese silencio donde se aísla del mundo, de sus seres queridos, de sus redes de apoyo y empiezan muchos pensamientos obsesivos, generalmente catastróficos o de desesperanzas, incluso pueden ir acompañados de ideas suicidas.

Agrega, “esos silencios hacen que las personas tengan visión de túnel y vean todo negro a su alrededor y como no está comunicando lo que sienten y piensan, los que están fuera pueden pensar que está muy callado o triste”.

INTROSPECCIÓN
Si el silencio se hace como mirada interior, una especie de observación de tu propia conciencia o de tu estado de ánimo para reflexionar sobre ello, se habla de introspección y esto es saludable para tu estado emocional.

Sobre este punto Camilo afirma que, siempre va a ser necesaria la introspección, ya que no existe una forma de vincularse sanamente con el mundo exterior sin antes hacerlo internamente, y para vincularse consigo mismo hay que hacer ese ejercicio de mirarse a sí mismo, a lo que le llaman “ejercicio de espejo”. No se puede vincular con otro ser humano de forma positiva si la persona no se conoce a sí mismo lo suficiente.

La terapeuta indica que la introspección es necesaria porque hace que el individuo vea sus luces, fortalezas, áreas positivas, sus áreas de grandeza, pero también sus sombras, debilidades, vulnerabilidades, dolores emocionales, traumas superados o no.

Cuando el ser humano se mira a sí mismo, mira su historia y comienza a trabajar en su persona, eso le permite vincularse de una manera más sana, porque se deja de lado la dependencia hacia otra persona para lograr la estabilidad y se basa en la interdependencia, desde lo rico que es el acompañarse unos a otros, no como necesidad primaria de vinculación tóxica.