Listin Diario Logo
19 de noviembre 2019, actualizado a las 09:55 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida miércoles, 02 de enero de 2019

FOLCLOREANDO

Un 2018 fructífero

  • Un 2018 fructífero
Xiomarita Pérez
xiomaritabaila@gmail.com

El 2018 fue muy divertido y fructífero para mí ya que sin proponérmelo se dieron algunos acontecimientos que me han llenado de satisfacción. Primero fue mi participación en el documental “Hay un país en el mundo”, del productor Pinky Pintor, y patrocinado por el Banco BHDLeón y a raíz del mismo fui invitada por diferentes instituciones a impartir varios talleres sobre folklore e identidad.

Son 50 años trabajando el folklore, en sus diferentes manifestaciones, día a día, desde que me levanto hasta que me acuesto, sin darme cuenta, porque es una pasión que llevo dentro.

El 24 de junio, día de San Juan, hice un video en vivo a través de Facebook y en una semana obtuvo 20 millones de reproducciones, también se hizo viral en Whatsapp, Instagram y Youtube y la gente lo reprodujo y compartió a nivel mundial, considerándolo desde mi apreciación el más viral del año. Desde que salgo de mi hogar la gente me aborda, quiere tomarse fotos conmigo luego de asegurarse “que yo soy la doña del sancocho”.

Y pensar que lo único que hice fue disfrutar lo que hago y parece que eso es lo que me ha brindado tantos seguidores, incluyendo gente joven que se identifica con mi estilo de proyectar la cultura dominicana.

Mi otra satisfacción fue recibir por primera vez, luego de tres años, a una de mis hijas, acompañada de mi yerno y nietos por quince días, para que esos nietos conocieran “la casa de la abuela”, una casa atípica, llena de memorias, de muchos enseres, también hablarles español para que ellos conecten con su cultura materna y fueron unos días maravillosos en familia.

Otra satisfacción fue ver a mi otra hija partir de retirada a los Estados Unidos para reunirse con su esposo y desarrollarse en su carrera profesional.

Otra razón por la que considero que este año ha sido excelente es que he conocido a seres humanos muy valiosos, con mucha espiritualidad, con vibraciones buenísimas que incitan a que crezcamos a lo interno.

¿Qué más se puede pedir, si tenemos paz interior, la tranquilidad que nos embarga de hacer lo que nos gusta sin hacerle daño al prójimo, solo actuando con la verdad, sin desear lo ajeno y hacerle un bien a alguien cada día?