Listin Diario Logo
17 de julio 2019, actualizado a las 11:59 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida miércoles, 05 de diciembre de 2018

FOLCLOREANDO

Libro “Mi guerra”

  • Libro “Mi guerra”
Xiomarita Pérez
xiomaritabaila@gmail.com

Al leer el prefacio del libro “Mi guerra: memorias de un partisano de Josip Broz (Tito) en Santo Domingo”, del periodista y escritor Antonio Gil, me doy cuenta de que hay que tener “todo bien puesto”, por no escribir otra cosa. Hay que tener temple, decisión, fortaleza y perseverancia, para actuar como lo hizo el excombatiente en la Segunda Guerra Mundial, Demetrio Dimitri.

Uno de los sentimientos que más me conmovió es cuando menciona que la guerra y la cercanía a la muerte le enseñaron a aquilatar el calor humano, que para él fue el vínculo entrañable que repartió, sin esperar nada a cambio; “solamente en esos momentos en que nos deshumanizamos forzosamente llegamos a comprender y darle un justo valor a la condición humana”.

Habla de su familia, que era muy caritativa, la que practicaba la solidaridad y la transmitía a los que iban creciendo.

En pocas palabras, don Demetrio ha dejado un gran legado.

No lo conocía, hasta la puesta en circulación de este libro, realizada en el salón Rosette Dimitri del restaurante El Higüero de Santo Domingo. Dimitri conserva buenos amigos, los que estuvieron presentes allí, en un sencillo acto lleno de emociones, con hijas, nietos. Escuché a Paola emocionada hablando de su padre; todos querían tomarse fotos con ese personaje que pasa los 90 años de edad y con una lucidez envidiable.  

Los relatos contenidos en este libro memorial, de sus aventuras guerrilleras, de su familia, y de su llegada al país que lo acogió, es de fácil lectura, es apasionante por los momentos vividos en cada capítulo y como dice Gil, su autor, estas narraciones tienen “un inmenso valor para comprender la forma en que los sucesos y acciones de políticos afectan la vida de las personas con consecuencias insospechadas para quienes las provocan y quienes las padecen o la disfrutan”. Un libro que hay que leer, es una lección de vida en 279 páginas.