Listin Diario Logo
13 de noviembre 2019, actualizado a las 07:00 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida miércoles, 10 de octubre de 2018

FOLCLOREANDO

Soy crítica y exigente

  • Soy crítica y exigente
Xiomarita Pérez
xiomaritabaila@gmail.com

 (1 de 2)
Por eso trato de no brindarme en asistir a actividades, porque después, a la corta o a la larga, “me lo sacan en cara” y resulta que cuando me invitan es porque haré un trabajo, no por mi linda cara. Una vez un grupo folklórico me invitó a un viaje a Estados Unidos cubriéndome el pasaje aéreo y la estadía, por supuesto, “maña fuera” y le expresé que podía ir a cubrir la actividad, por tres días y me expresó que era por un mes. Me reí por dentro, pensando que tenía que estar loco, porque comida y cama tengo en mi casa. Soy “de la vieja guardia”, esa que no necesita que le estén haciendo elogios para hacer un trabajo, porque si ese trabajo vale la pena, no importan los elogios, lo hago con gusto, ya que una de las características de mis trabajos es que los hago como aportes a la sociedad, y que se sepa nunca he recibido regalos ni me interesan los mismos, porque los hago con tanta pasión que un regalo, unas “gracias”, un arreglo de orquídeas no los compensan. Y, que se sepa, que un regalo que me hagan y yo acepte no vale el trabajo que les haga. Así me he manejado y espero no quedarme mal, ya que he tenido muchas tentaciones, he pasado muchas vicisitudes y no es verdad que a estas alturas haga lo contrario. ¡Soy espontánea! Me gustan los trabajos diferentes, donde haya criticidad, pero de la buena. En los premios Casandra, trabajando en la Revista Bemoles, mientras muchos periodistas entrevistaban a los ganadores yo lo hacía con los perdedores, que son los que van a desahogarse no se sabe cómo. Los ganadores siempre se van a sentir excelentemente bien por haber sido seleccionados y premiados. No soporto las presiones que me quieran imponer las instituciones o empresas en cuanto a mi forma de trabajar, las preguntas que yo tenga que hacer en una Rueda de Prensa, no lo permito, solo exijo respeto. La camaradería es una cosa y el respeto a mi trabajo es otra. En los ’80 y ’90, cuando cubría de lleno turismo, no me “pelaba” por ir y si me asignaban la cobertura solo asistía si era con mis hijas, porque los fines de semana se los dedicaba a ellas.