Santo Domingo 24°C/24°C scattered clouds

Suscribete

¿Qué es la odontología en pacientes especiales?

Cuando hablamos de odontología en pacientes especiales, nos referimos a aquella área de la odontología que se encarga de brindar una atención odontológica adaptada a las necesidades individuales del paciente que por su condición, ya sea médica, psicológica, física o una combinación de las mismas, se considera un “paciente especial”. Estas necesidades van a estar dictadas por la enfermedad que padecen, el tratamiento que reciben o la discapacidad física o psíquica que tienen.

Dentro de los pacientes especiales, por un lado, vamos a tener los comprometidos sistémicos, que son aquellos pacientes que sufren de alguna enfermedad o condición médica permanente o transitoria, que por su condición o tratamiento que reciben van a presentar cambios significativos en su salud bucodental y van a ser más propensos a ciertas enfermedades en esa área.

En este grupo podemos mencionar a los pacientes oncológicos, que como fruto de la radioterapia y quimioterapia van a presentar alteraciones importantes a nivel de cavidad oral como son: la xerostomía o sequedad bucal, por una disminución de la cantidad de saliva, inflamación de la mucosa oral, mayor propensión a la caries y enfermedad de las encías, todo esto influyendo negativamente en la calidad de vida del paciente, ya que las molestias que estas alteraciones causan, les pueden dificultar la alimentación, el habla, y otros problemas mayores.

De igual manera sucede con los pacientes hemodializados, que tienen limitado el consumo de líquidos y usan una serie de medicamentos que tienen efectos negativos sobre su salud bucodental. Otros pacientes que entran dentro de este grupo son los diabéticos, las personas que sufren de epilepsia y las embarazadas que por los cambios hormonales durante esta etapa pueden sufrir de enfermedades de las encías, ser propensas a la caries, lo que no sólo compromete la salud de la futura madre, sino también de su bebé, y en los casos donde es frecuente el vómito pueden aparecer erosiones del tejido de los dientes.

Cabe añadir que el paciente geriátrico puede considerarse un paciente especial, ya que en ocasiones presentan enfermedades como el Parkinson y el Alzheimer, que van a alterar sus capacidades motoras y psicológicas, además de la pérdida de facultades, en ocasiones producto de la edad.

Las personas con Síndrome de Down, autismo, parálisis cerebral, enfermedades psiquiátricas, deficiencias auditivas o visuales, entre otros, entran dentro de este grupo de pacientes especiales. Algunas de estas condiciones van a presentar características bucodentales específicas de la condición, como el caso de los pacientes con Síndrome de Down, que presentan alteraciones en el tamaño y número de los dientes, y la lengua, lo que lo hace más propensos a padecer de enfermedad periodontal y menos propensos a la caries. En la discapacidad intelectual, por ejemplo, el paciente no tiene ninguna condición bucodental característica de su condición, pero dependiendo del grado de la misma puede presentar dificultad para realizar una adecuada higiene bucodental porque no comprende la necesidad de tenerla.

Y así nos vamos a encontrar con una serie de condiciones significativas en estos pacientes, ya sean comprometidos sistémicos, con discapacidad, o una combinación de ambas, que van a requerir de consideraciones especiales por parte del profesional. Algunas de estas consideraciones van adaptadas a las necesidades individuales del paciente y a su condición, por ejemplo, en algunos casos se harán planes de higiene bucodental personalizados, con técnicas y elementos adecuados a las necesidades del paciente, y en el caso de que sean pacientes cuyo cuidado dependa de otras personas, a estas se les instruirá en estos cuidados y se les dará un seguimiento periódico. Otras consideraciones irán dirigidas a los tipos de tratamientos que necesiten, materiales odontológicos que se van a utilizar, hábitos de alimentación, las técnicas de soporte conductual, uso de sedación consciente, horarios y duración de las citas, medicamentos a prescribir, condiciones físicas del consultorio, entre otras.

Este tipo de práctica odontológica va a beneficiar positivamente a estos pacientes, mejorando su calidad de vida, ya que brinda un trato más individualizado teniendo en consideración la condición del paciente y las necesidades generadas por esta.

Tags relacionados