Listin Diario Logo
21 de enero 2021, actualizado a las 02:43 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida viernes, 16 de octubre de 2015

DEPORTE INCLUSIVO

RD no está adaptada a aceptar personas con discapacidad

  • RD no está adaptada a aceptar personas con discapacidad
  • RD no está adaptada a aceptar personas con discapacidad
  • RD no está adaptada a aceptar personas con discapacidad
Carmeli Clemente / Santiago Benjamín de la Cruz
Santo Domingo

Radailis Adames tiene 15 años y está cursando el primero de bachillerato en el Instituto Preparatorio de Menores en San Cristóbal. Durante el proceso de gestación no se le desarrolló el fémur, por lo que tiene una pierna más pequeña que otra.

Radailis cuenta que durante los primeros años de su infancia las personas lo miraban de forma extraña, y por eso no se relacionaba con los demás niños.

“Mi madre me decía que saliera, que no tenía por qué tener ningún tipo de complejo, pero una simple mirada enfocada en mí me hacía sentir muy incómodo, sentía que se burlaban”, expresa el menor cabizbajo.

El tiempo iba pasando y estar encerrado en su casa ya era todo un reto, pues solo tenía contacto con su familia.

“Por decisión propia entendí que no podía vivir totalmente aislado de mi realidad y me fui soltando”, manifiesta.

Radailis, quien es el menor de tres hermanos, vive con sus padres, quienes han sido su mayor apoyo.

“Siempre conté con el apoyo de mis padres, ellos fueron las personas claves para que yo pudiera enfrentar mi situación y poder ser ahora un joven normal y que disfruta su vida”, comenta.

Otro elemento que lo hizo cambiar fue ver personas que tenían sus piernas amputadas por accidentes u otros problemas y vivían su vida normal.

“En ese momento entendí que ellos tuvieron que enfrentar una situación después de que se habían acostumbrado a vivir con sus dos piernas. Yo nací así, tengo menos razones para quejarme”, expresa el joven que sueña con estudiar Ingeniería Industrial.

En ese instante comenzó a integrarse en la sociedad. Se sumó al equipo de baloncesto de su sector y el deporte se convirtió en una forma de compartir con sus compañeros y disfrutar el momento.

A pesar de su condición, Radailis tiene más de dos años trabajando como mecánico de motor.

“Creo que tener este problema y trabajar en un repuesto hasta me ayuda con los clientes -dice-. Las personas adultas me ven como ejemplo y eso hace que vengan más clientes al negocio, porque entienden que cuando hay voluntad no existen las barreras”.

Psicólogo comenta
El psicólogo Juan Roberto Cruz considera que la sociedad dominicana no está diseñada ni adaptada para personas especiales.

“Llega un momento en que la persona que tiene alguna condición que lo hace ser un niño especial se da cuenta de que es diferente a los demás que no tienen discapacidad, lo que puede provocar en un futuro problemas de autoestima, personalidad y algunos complejos”, considera.

Sin embargo, el que se desarrollen o no esos problemas también depende del manejo de los padres y del ambiente donde se desenvuelva el niño.

“Si es mal manejado, si hay un ambiente de discriminación y no hay condiciones físicas para que ese niño pueda desarrollarse aun con su condición puede que sí pueda desarrollar ciertos complejos porque se percibe diferente a los demás”, explica Cruz.

Entre los problemas más habituales en los niños especiales se encuentran los complejos de inferioridad, la baja autoestima.

Diferencias
El niño que nace con una condición especial tarde o temprano se acostumbra a su situación.

“En el caso de un niño que después de grandecito tiene un accidente es un golpe muy duro, porque su vida esa persona la manejaba de otra manera y ahora readaptarse a un nuevo ambiente y condición, algo que le tomará un buen tiempo adaptarse y aceptar esa realidad”, indica Cruz.

El especialista recomienda a los padres tratar a los niños con discapacidad como personas normales con una condición que las hace diferentes.

“Si ellos le plantean la visión al niño de que él es diferente, no de que es menos o más que nadie, hay una seguridad de que pueda adaptarse al ambiente y sociedad de buena manera porque no se percibe ni por encima, ni por debajo de cualquier persona, sino que se percibe diferente”, aclara.

Los padres también deben buscar que el infante conozca a personas que tengan discapacidades iguales o parecidas a las suyas, para que se dé cuenta de que no está solo y que no es el único en el mundo que tiene esa condición. Exponerlo a materiales audiovisuales con personas con testimonios también ayuda mucho.

“En el caso de los padres que tengan un hijo que haya nacido en buenas condiciones y después haya tenido cualquier accidente que le prohíba ciertas cosas que podía hacer antes, lo primero que se debe hacer es buscar ayuda profesional, porque tanto al niño como a la familia le será muy difícil aceptar la situación”, dice.

Las terapias cognitivas y la rehabilitación psicológica ayudan al menor a desarrollar habilidades y a aceptarse para integrarse a la sociedad independientemente de la condición que tenga.

Deporte
Para el psicólogo, la integración deportiva de niños discapacitados es algo fundamental porque no solamente desarrollan la condición física, sino también la capacidad de socializar.

“También las estrategias que implican los deportes, la disciplina que cada deporte aporta es de suma importancia para los niños con cualquier condición especial”, entiende.

Los juegos indicados dependerán de la condición de la persona, aunque aclara que tampoco se puede ver como una limitante.

“Ahora se utilizan recursos como las prótesis que si falta algún miembro puede ser suplido por esa ayuda, aunque también dependerá del gusto de la persona y teniendo en cuenta que no realizará una actividad igual que una persona sin discapacidad”, dice.

Entre los juegos principales cita baloncesto, natación, atletismo y gimnasia.

Las personas con discapacidad tienen una condición especial, pero su limitación física no implica que no puedan realizar actividades normales.

Como dijera el deportista norteamericano Jim Abbott, “la discapacidad no te define; te define cómo haces frente a los desafíos que la discapacidad te presenta”. 

 

¿Qué dice la ley?
El artículo 18 de la Ley sobre Discapacidad en la República Dominicana establece que el Estado debe garantizar que las personas con discapacidad participen en las actividades culturales, deportivas, recreativas y religiosas, en condiciones de igualdad.

Asimismo, que se les ofrezcan los medios técnicos y educativos necesarios para que desarrollen sus capacidades creativas, artísticas e intelectuales, en sus diversas manifestaciones.