Listin Diario Logo
09 de diciembre 2019, actualizado a las 01:51 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida lunes, 20 de julio de 2015

Salud bucal

Terceros molares retenidos

La conducta actual con relación a estos dientes es la eliminación precoz de la pieza retenida.

  • Terceros molares retenidos
Santo Domingo

El diente que con más frecuencia se retiene o se impacta en las arcadas dentarias es el tercer molar inferior, también llamado “cordal” o “muela del juicio”.

Por lo tanto, cada vez son mayores los retos para el cirujano bucal o maxilofacial en lo que al diagnósitco y planes de tratamiento se refiere.

La conducta actual con relación a estos dientes es la eliminación precoz de la pieza retenida, ya sea patológica o potencialmente patológica y se considera como un procedimiento preventivo y seguro desde el punto de vista fisiológico.

La extracción de los terceros molares retenidos ha ido aumentando porque el odontólogo ha aprendido a valorar las ventajas aportadas por la odontología preventiva.

El objetivo de la extracción preventiva de estas piezas dentales es evitar pérdida de tiempo en una vida productiva debido al dolor, sufrimiento, infección, pérdida de dientes o pérdida de una parte del maxilar, como pudiera suceder en raros casos.

Al realizar la extracción de terceros molares retenidos en pacientes jóvenes los defectos óseos creados por la eliminación quirúrgica de estos se reponen de forma más rápida y completa que en pacientes adultos.

Indicaciones
1. La falta de espacio es, sin duda, la indicación más común para la extracción del tercer molar retenido. Investigadores consideran que la modificación de los hábitos alimenticios en los humanos ha provocado que el tamaño y la estructura de los maxilares disminuya, provocando una falta de espacio para estos dientes.

2. La pericoronitis es la inflamación y/o infección del saco que recubre los dientes en el período de desarrollo y de erupción. Se origina cuando el molar en su intento de erupcionar hacia la cavidad bucal perfora o interrumpe la encía, causando una brecha por la cual pueden entrar microorganismos e infectar el saco que cubre la corona del molar.

3. La caries es otra indicación. Por la dificultad que se presenta para higienizar correctamente el tercer molar se produce retención de alimentos y consecuente formación de caries en el área de contacto con el diente vecino (el segundo molar) pudiendo ser necesaria la extracción de ambas piezas.

4. Presencia de quistes o tumores: es frecuente encontrar la relación entre un diente retenido y un quiste, estando generalmente indicada la extracción del molar y la enucleación del quiste.

5. Dolores de la articulación tempo-mandibular, oído y arcada dentaria antagonista del mismo lado y cefaleas suelen desaparecer luego de la eliminación de terceros molares.

(+)
PROCEDIMIENTO QUIRÚRGICO

Para realizar la extracción del tercer molar retenido, es necesario, generalmente, el levantamiento de un colgajo mucoperióstico con la finalidad de llegar hasta el hueso alveolar y poder realizar, de ese modo, el corte óseo con instrumentos cortantes rotatorios (fresas), logrando de esa forma la luxación (aflojar la pieza dental) para completar así la extracción.

En muchos de los casos se hace necesaria una odontosección (dividir el molar) para simplificar el acto quirúrgico. Para finalizar se coloca el tejido blando en su lugar y se procede a realizar puntos de sutura.

El post-operatorio se ve acompañado de signos y síntomas normales de cualquier procedimiento quirúrgico: inflamación, limitación de la apertura bucal (trismo) y dolor, el cual es controlado con analgésicos.

Julio Escoto Rodríguez, cirujano bucal y maxilofacial del HGPS.