Listin Diario Logo
06 de diciembre 2021, actualizado a las 10:35 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida miércoles, 01 de abril de 2015

FOLCLOREANDO

La importancia de los abuelos

  • La importancia de los abuelos
XIOMARITA PÉREZ
xiomaritabaila@gmail.com

Como no disfruté mucho de mis abuelos ni mis hijas de los suyos, siempre les he inculcado la importancia de conversar con personas mayores que les dan pautas en la vida. Mis hijas tratan como abuela a Sofía, una hermana de crianza que vivió por mucho tiempo con mi familia, cuando todavía yo no había nacido.

De vez en cuando visitábamos hogares de ancianos. La primera vez fue en Navidad y compartimos muy animadamente con ellos en el Hogar San Francisco de Asís. Conocimos a una señora que tenía siete meses que su hija no la visitaba. Le prometí que volvería, pero no fue así, salí deprimida del hogar y lamenté no tener a mi madre viva para aprovechar esos momentos con ella.

Llevé mi “Brinca la tablita....canciones y juegos tradicionales dominicanos”, que incluye un disco compacto con 18 canciones juegos que practiqué cuando niña. Ustedes no se imaginan lo feliz que estaban cuando escucharon las canciones. Hubo una abuela que tarareaba “La calle ancha de don Fernando”, dando palmadas, porque así era que se jugaba y cantaba.

Cuando imparto talleres de juegos tradicionales disfruto muchísimo cuando se integran los padres, los abuelos y los profesores. Los abuelos tienen un lugar muy importante en estos talleres, porque son los maestros de la historia oral de la familia, son la memoria viviente. Los que narran la historia de nuestros padres, te informan de cuánto costaban los alimentos en su época y te hacen las comparaciones de precios. Las abuelas son las que cosen el uniforme, zurcen, bordan, tejen, etc. En fin, los abuelos son los apoyadores, los alcahuetes, los que celebran la bellaquería y cubren para que los padres no le peguen. Y Dios es tan maravilloso que como los abuelos no tienen la fuerza de procrear, de corregir, brindan el cariño necesario que se recordará mientras vida tenga. Como dice una frase: “Los padres para corregir y los abuelos para consentir”.

Pregúntenle a los abuelos el significado de “comer gallina”, qué era una chaperona, cómo se hacía el remedio para curar el “pecho apretao”, cuál era el té para “hacerle estómago” a un recién nacido, que té o infusión se hacía para expulsar los parásitos o para prevenirlos”, qué se hacía cuando un niño estaba “emparchao”, qué significa que un niño está “anortao”, qué significado tiene vestir de promesa, etcétera.