Santo Domingo 22°C/22°C clear sky

Suscribete

UNA FECHA ESPECIAL

La niñez y el ambiente

CÓMO MOTIVARLE A INTERESARSE EN LOS RECURSOS NATURALES

El medio ambiente favorece la vida en la Tierra y, según los ambientalistas, nunca como ahora ha sido tan apremiante promover su conservación, especialmente entre los más pequeños. Los ecólogos aseguran que el impacto del ser humano sobre el medio ambiente es tan significativo que a las nuevas generaciones les tocará lidiar con un planeta enfermo si no se toman ahora las medidas que aseguren la existencia de los recursos que garantizan la supervivencia. Pero ¿cómo explicar el tema a los pequeños? ¿Cómo lograr que lo entiendan, que se interesen en preservar los recursos y participen en el cuidado del medio ambiente desde su pequeño mundo? “A través de la educación ambiental y de cientos de recursos didácticos”, dice el ecólogo Diego Jimenes. Motívelos a cuidar el medio ambiente Casi todas las campañas ecológicas públicas y privadas están dirigidas a niños y jóvenes porque son ellos los que van a heredar el planeta, señala el ecólogo Diego Jimenes. “Pero se necesita que sean lecciones bien aprendidas, a las que se les dé seguimiento en la casa, en el colegio, en todas partes, de forma que los niños no vean al medio ambiente como un tema pasajero, de moda, sino como parte esencial en sus vidas, como un compromiso de primer orden”, señala. Lo ideal, indica, es que el tema esté presente en todos los aspectos del pequeño: en lo que lee, en lo que ve (televisión, internet), en su tiempo de ocio y en las tareas escolares. DOCUMENTALES Por los conocimientos generales que exigen estos temas, no siempre resulta fácil explicar a niños y adolescentes en qué consisten el cambio climático o el efecto invernadero, tópicos importantes para entender cómo impactan las acciones humanas el medio ambiente. En estos casos, los documentales para un público infanto juvenil son de gran ayuda. Se pueden ver en el televisor, en internet o en pantallas grandes en los salones de clase. ¡A EXPLORAR LA TIERRA! El contacto con la naturaleza y la biodiversidad garantiza en los pequeños un mejor aprendizaje. “Muchos niños sólo han visto ciertos animales en libros o en la televisión, para ellos es toda una experiencia ir al Parque Zoológico o al Botánico”, señala la profesora Marcelina Torres. Ella recomienda llevarlos a reservas forestales y áreas protegidas que les permitan tener un contacto directo con los recursos naturales, aprender sobre ellos y valorarlos. LITERATURA VERDE Los niños aprenden leyendo. Incluir entre sus opciones lúdicas “literatura verde” les facilitará la comprensión de temas complicados y, a la vez, disfrutarán de la lectura. Una recomendación local es “El Hombre Grama y otros cuentos verdes y pintones” (2010), del periodista y escritor Luis Martín Gómez, un libro en el que los niños, como dice Aidita Selman en el prólogo, al igual que los personajes “aprenderán que pueden reforestar, reciclar, ahorrar, compartir, amar la flora y la fauna”. (+)IDEAS PARA LOS CENTROS EDUCATIVOSLa Guía de Educación Ambiental de los Recursos Sólidos, elaborada por el Centro de Información Ambiental del Ayuntamiento del Distrito Nacional (ADN), está dirigida especialmente al público estudiantil y a los centros educativos. Entre sus objetivos figura proponer métodos para reducir la generación de residuos sólidos y aumentar su reaprovechamiento. “Los centros educativos deben constituirse en los principales promotores de un ambiente sano, integrando en su trabajo docente la participación activa en la solución de los problemas ambientales, promoviendo entre sus alumnos el aprendizaje de hábitos amigables con el ambiente y su salud”. Dentro de los centros educativos, por ejemplo, los residuos más comunes son restos de alimentos, papel, cartón, vidrio, latas y plásticos. Para reducirlos, proponen generar respuestas personales y una forma adecuada de hacerlo es poniendo en práctica la minimización de los residuos a través de las 3R: “Reducir” la mayor cantidad de residuos posible, “reusar” todo lo que es posible antes de desechar y “reciclar” los residuos para elaborar nuevos productos. Otras sugerencias Usar los papeles por ambos lados. Reusar todo tipo de envases plásticos o de vidrio producidos en el centro educativo. Promover el consumo de productos naturales y evitar productos desechables que implican mayor generación de residuos dañinos al ambiente. Promover el hábito de no echar desperdicios al piso. Buscar un zafacón o guardarlos hasta encontrar uno. Elaborar un diagnóstico sobre el problema de la generación de residuos sólidos en la escuela, casa y comunidad. Organizar campañas de sensibilización y difusión dirigidas a padres, docentes, alumnos y a la comunidad sobre las prácticas ambientales. Organizar un programa de reciclaje de papel y cartón en el centro educativo. Organizar talleres productivos con material reciclable. Organizar concursos de creatividad con materiales reciclables. Visitar una empresa para conocer cómo tratan sus residuos. Organizar el día de la escuela limpia y reconocer a los grados más colaboradores y efectivos.

Tags relacionados