Santo Domingo 22°C/26°C scattered clouds

Suscribete

MOBILIARIO

Protagonismo de las sillas plásticas en RD

POR SU ECONOMÍA, PESO, PORTABILIDAD Y FACILIDAD DE LIMPIEZA, SE HAN CONVERTIDO EN MUEBLES INDISPENSABLES

Avatar del Listín Diario
Isleny García y Ámbar MenaSantiago

A pesar de no ser el mejor símbolo de estética en la decoración, la silla plástica, por su economía, peso, portabilidad y facilidad de limpieza, se ha convertido en uno de los muebles indispensables en gran parte de los hogares dominicanos y fuera del entorno familiar. La primera silla plástica fue diseñada por el italiano Joe Colombo en 1965. El artículo estaba conformado por cinco piezas: la estructura, asiento-respaldo y cuatro patas individuales. Blanca, la más común, es la silla utilizada en plazas públicas donde se realizan actividades artísticas, religiosas, dondequiera que se tenga necesidad de acomodar mucha gente. Por lo liviana se facilita su traslado y por lo económica, el adquirirla. Humberto Pérez, chofer de la ruta M de Santiago, no quiere complacer a su esposa, quien aspira amueblar la terraza con un juego de mimbre y rattan. De su propia voz se le oyó decir: “¿Para qué están las sillas plásticas?”, al considerar que salen más baratas y cumplen la misma función. Hace rato que la silla plástica se llevó de encuentro al asiento de guano y otros materiales con que se confeccionan muebles en el campo. Explica el sociólogo Enmanuel Castillo que la silla plástica se ha introducido masivamente como parte del proceso de transformación de la vieja sociedad tradicional de corte rural hacia una sociedad moderna de carácter urbano, donde predomina lo industrial sobre la confección artesanal. El también director del periódico La Información agrega que su masificación tiene que ver con características relativas a su uso y fácil comercialización, dado el bajo precio de confección. En cuanto a las sillas de guano, Castillo informa que actualmente su uso se hace más difícil, por ser un producto artesanal y rural, aparte de que los componentes para la hechura son cada vez más difíciles de obtener. Enmanuel Castillo sostiene que el mismo proceso de modernización e industrialización estimula el consumo masivo del plástico. Y de este modo, recalca, “se pasa a valorar más los productos y servicios urbanos que responden a un patrón de consumo masivo”. El sociólogo expone que la economía moderna exige un consumo masivo basado en productos desechables para poder imprimirle la velocidad que reclama una producción dinámica y cambiante. De este modo, concluye en que la silla de plástico responde mejor a esos requerimientos de la economía, en la cual “todo es mercancía y mientras más desechables resultan más funcionales y prácticas”. Enemigas del ecosistemaPor ser el plástico un elemento no biodegradable, las tan utilizadas sillas plásticas no son para nada amigables con el planeta. El profesor Juan Arias, miembro fundador del Instituto de Abogados para la Protección del Medio Ambiente, sostiene que como todo lo plástico, las sillas fabricadas de este material dañan tanto la salud humana como el ecosistema en general. Luis Polanco, director ejecutivo de la Sociedad Ecológica del Cibao (Soeci), expone a su vez: “La industria del plástico evidencia que el ser humano va introduciendo en el ambiente elementos dañinos para sí”, afirma el ambientalista. La silla plástica pertenece al grupo de los PVC, específicamente al subgrupo # 6 de Poliestireno, que al ser expuestos al calor intenso liberan toxinas que impactan negativamente al ambiente. Esta sustancia es de gran estabilidad, pues permanece por cientos de años, resistiendo los procesos de degradación físico-químicos, no lo daña agua, aire y suelo. OTROS DATOS QUE USTED DEBE CONOCER-CÁNCER: las dioxinas son consideradas carcinógenos humanos, por lo cual la gente se expone a contraer cáncer pulmonar, estomacal, del hígado o de cualquier otro tejido. También aumenta la susceptibilidad a las enfermedades bacterianas y virales. -AFEAN: aparte de estos efectos negativos al ambiente y a la salud humana, se observa penosamente cómo restos de sillas plásticas se encuentran por doquier afeando, contaminando físicamente áreas verdes y obstaculizando los espacios mayormente urbanos de las ciudades. -PREVENCION: como medida precautoria, Luis Polanco sugiere desarrollar un programa de eliminación progresiva de la fabricación y uso del PVC en sentido general hasta conseguir el nivel cero.

Tags relacionados