Santo Domingo 17°C/19°C clear sky

Suscribete

PSICOLOGÍA A SU ALCANCE

No hay asilo como el de casa

Acogemos la ilusión que al envejecer nos cuidarán los que tanto hemos amado. Pero no siempre es así, antes no se planificaba como hoy llevar los abuelos a asilos, había satisfacción en cuidarles hasta morir. El amor prevalecía. Eso ha cambiado algo, ya se considera ingresarles a una residencia por diversas razones. Hay quienes tienen asegurada su vejez, pero no todos gozan de ese privilegio ni de tener una familia agradecida aunque no tenga recursos. Los abuelos no prefieren asilos. Tienen afectos, apegos de los cuales sin consultarles si están o no de acuerdo no tenemos derecho a privarles. Colócate en su lugar y piensa si a esa edad desearías ser excluido del núcleo familiar. El asilo es opción en ciertos casos pero esos rostros y voces que los han de cuidar no son los de sus amados. No están en casa con sus recuerdos en un cajón, ni presente en bodas y reuniones familiares, ni en el nacimiento de nietos y entonces nos preguntamos ¿porque están deprimidos? apresurándoles la muerte. Su mejor asilo es el hogar, su mejor pan el que preparan sus manos. Aunque se tornen difíciles démosles cariño, permitiéndoles llegar a la meta final rodeados de todo cuanto ama.

Tags relacionados