Santo Domingo 18°C/20°C clear sky

Suscribete

CONSULTANDO A LA SEXÓLOGA

Daño emocional del abuso sexual y del incesto

En la actualidad siguen aumentando las cifras del abuso sexual. Así lo confirma el reporte de una investigación reciente realizada por Unicef. Sentimos, como terapeuta sexual, mucho dolor por las tantas víctimas de esta sociedad, como los 40 niños (as) violados en Santiago. Todo abuso sexual es una violación al cuerpo, a los límites y a la confianza. Es una ruptura de los límites personales, emocionales, sexuales y energéticos, que provoca heridas profundas y que deja cicatrices a nivel físico, emocional, espiritual y psicológico, que produce en las personas una serie de síntomas que pueden servir para iniciar el proceso de recuperación. La víctima nunca es culpable; el agresor siempre es responsable. El violador no busca satisfacción sexual, sino dañar, humillar y dominar a la víctima. La mayoría de las víctimas no se lo cuentan a nadie por temor a que no les crean y porque se sienten responsables, con sentimientos de culpa y muy avergonzados. Ser abusado sexualmente cuando se es niño es más devastador que cuando se es adulto, porque existe un sentimiento de traición y una relación confusa con el agresor. Los efectos son diferentes si el abuso ocurrió una vez o varias veces. Los síntomas más comunes relacionados con el abuso sexual son miedos, fobias, ansiedad, trastorno de pánico, depresión; en los niños, regresión emocional, berrinches y pataletas, enuresis y encopresis. También terror nocturno, tendencia a usar ropas anchas y largas que cubran el cuerpo, miedo y rechazo a los hombres, disfunciones sexuales y suicidio. Además, tendencia a ser violadores, a la homosexualidad, lesbianismo, cualquier parafilia, trastorno de personalidad múltiples, a volver a se violado, vida sexual promiscua, prostitución, drogas, alcoholismo, violencia de género y a asumir el rol de víctima. La víctima se siente sucia, con baja autoestima, y se han dado casos de mujeres que, después de una violación, abandonan los hogares y los hijos porque se sienten culpables de que algo así les pasara.

Tags relacionados