Santo Domingo 29°C/30°C broken clouds

Suscribete

SABER NO PESA

La mujer casada

Aunque muchas mujeres de las sociedades occidentales se quejan de la pérdida de independencia o del cambio de apellido al casarse, las de pueblos más tradicionales aceptan sin queja alguna cambios más drásticos. Las mujeres hutu - de Rwanda y Burundi - se cortan el pelo a ras de cráneo cuando se casan y son obligadas a permanecer así el resto de su vida. Las gurungs - de Nepal - reciben del marido un pesado arete de oro que deben ponerse en la nariz. Cuando una mujer nambe - de las islas Nuevas Hébridas - se casa, se le quitan los dientes frontales con un palo aguzado y un martillo de piedra; su sangre es absorbida con hojas de plantas. Otros pueblos muestran poco respeto por el papel de la mujer. Por ejemplo, entre los turcomanos - de Turkmenistán - , los padres casan a sus hijas a cambio de camellos u ovejas. Cuando una mujer nuer - de Sudán - se casa, su esposo le regala a la familia de ella varias cabezas de ganado; así, en caso de separación, la familia de e

Tags relacionados