Santo Domingo 17°C/19°C clear sky

Suscribete

CARTAGENA DE INDIAS

Una ciudad que cambia

UNA CONTRADICCIÓN QUE VIBRA: ES A LA VEZ HOGAR, PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD Y REFUGIO DE TURISTAS

Avatar del Listín Diario
María Isabel SoldevilaSanto Domingo

CARTAGENA DE INDIAS, COLOMBIA.- Las señoriales casas del centro histórico de Cartagena de Indias, al sol del mediodía, parecen alegres. Con sus estridentes fachadas de color rojo tomate, amarillo curry o azul añil, saludan, invitan, hacen guiños al visitante. Hay que mirar arriba y conocer para darse cuenta de que en esas casas existió alguna vez el miedo. Y hay que mirar adentro para saber que ya no son las mismas. Unos picos ópináculos se llamanó sobresalen en sus techos al contraluz. Su propósito: evitar, durante la Inquisición, el vuelo libre de las brujas, recuerda John Jairo Junieles, escritor cartagenero. Martín Roberto Murillo conoce esa historia. Con su carreta llena de libros para prestar, recorre la ciudad amurallada y va mirando los cambios. Con la vida de la ciudad ha cambiado también la suya. Han sido muchas las transformaciones desde que comenzaron a llegar los inversionistas de los pueblos del país, y luego del extranjero. El 40% del casco histórico es una colección de hoteles, restaurantes, tiendas y discotecas. Ya no se ven las mecedoras en las galerías, y, en muchas casas, las brujas pueden volar. A Martín Roberto Murillo eso no le preocupa. La ciudad está más linda que antes, dice. él. Cartagena, en plena ebulliciónHay muchas maneras de conocer una ciudad. Explorarla caminando y arrastrando una carreta llena de libros para prestar, le da a Martín Roberto Murillo una visión privilegiada de Cartagena de Indias. Para un hombre que brincó de su natal Chocó a 11 ciudades caribeñas en menos de un lustro, quedarse siete años en Cartagena es una declaración de amor. Tanto seduce esta ciudad patrimonio de la humanidad, que se duplica desde hace dos años la entrada de turistas por cruceros y brotan como verdolaga hoteles, restaurantes, tiendas y discotecas. Cartagena amurallada, con ellos, se transforma. El impactoEl Instituto de Patrimonio y Cultura de Cartagena (IPCC), encargada de velar por el bienestar del invaluable legado histórico de la ciudad no perezca, hay actualmente 45 peticiones de permiso para nuevos proyectos, la mayoría restaurantes u hoteles. Con 2,000 inmuebles en total, la suma es considerable. ¿Uno los temores de los defensores de la ciudad? Que la Cartagena amurallada se quede sin habitantes. Cada vez son menos los vecinos, y con ellos, además de la vida de barrio, se van Cuna de la independencia. Fue en Cartagena de Indias donde las luchas libertadoras se llevaron a cabo. muchas tradiciones. Dora Carmona, arquitecta del IPCC, dice que 452 casos de violación a las normas de restauración o de publicidad visual exterior están en los tribunales. Pero la expansión sigue, y con ella los paseos de Martín y su carreta, que rueda en Facebook y la blogósfera (carretaliteraria. blogspot.com). Sigue la fiestaEn una casa colonial con al menos dos violaciones a la reglamentación de Patrimonio Cultural, la socialité cartagenera disfruta, junto a los escritores famosos del Hay Festival, de lo mejor del barrio San Diego. Hombres en chacabanas de lino blanco y mujeres con valientes capas de maquillaje bailan salsa frente a la piscina que una vez fue un aljibe. Ahí está la carreta. Y los libros. Pocos los ven, pero ahí están. En la entrada. Junto a un arco restaurado. En la misma calle, hay casas que se arriendan y casas que se restauran. El movimiento afanoso de Cartagena retumba en la música y en los sacos de cemento y los camiones de construcción que, en plena rumba, cruzan por una calle aledaña. Cartagena no se detiene.

Tags relacionados