Santo Domingo 20°C/21°C broken clouds

Suscribete

deterioro

¡Otra vez! Se evidencia deterioro en las juntas del puente Duarte

Levantamientos en uno de los compensadores de tensión del Puente Juan Pablo Duarte.

Levantamientos en uno de los compensadores de tensión del Puente Juan Pablo Duarte.Jorge Martínez/ld

Una vez más se evidencia el deterioro en las juntas expansivas que rellenan los huecos del puente Juan Pablo Duarte, que conecta al Distrito Nacional con el municipio Santo Domingo Este.

La infraestructura, que ha pasado por varias intervenciones para supuestas mejoras y mantenimiento, que son supervisadas por el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), presenta levantamientos en uno de sus compensadores de tensión con diferentes grietas y pequeños socavones alrededor.

Deterioro en las juntas expansivas en el puente Duarte.

Deterioro en las juntas expansivas en el puente Duarte.Jorge Martínez/LD.

La ocasión más reciente en la que el puente Duarte estuvo cerrado fue en marzo de este año, a causa de la falta de adherencia en las propias juntas que fueron reparadas por la empresa Proyectos Industriales, S. A. (PINSA), mismos problemas que parece evidenciar en esta ocasión.

Se recuerda que para noviembre del año pasado la obra fue entregada como “completa” luego de más de cinco meses de trabajo y una inversión de aproximadamente 60 millones de pesos.

Vista desde abajo del puente Duarte.

Vista desde abajo del puente Duarte.Jorge Martínez/LD.

Puente de la 17

El puente de Francisco del Rosario Sánchez, de la 17, también es un ejemplo de descuido y deterioro.

Las diferentes juntas que dan conformidad a la estructura presentan grietas y roturas que podrían significar un peligro para los transeúntes.

Agarraderas de hierro presentan deficiencias en el puente de la 17.

Agarraderas de hierro presentan deficiencias en el puente de la 17.Jorge Martínez/LD.

Algunas de las agarraderas de hierro presentan deficiencias tan graves que es posible vislumbrar con claridad la vida que se da debajo. Pedazos faltantes de más de un metro agrietan la calle y el paso peatonal que conceden las aceras.