Santo Domingo 22°C/26°C scattered clouds

Suscribete

Fausto Miguel Cruz, responsable de la muerte de Orlando Jorge Mera, desiste de sus abogados

La jueza Altagracia Ramírez, del Cuarto Juzgado de la instrucción del Distrito Nacional, aplazó para el 6 de marzo el conocimiento del juicio preliminar, a fin de que el imputado pueda contratar nuevos abogados.

Fausto Miguel Cruz, acusado de asesinar a Orlando Jorge Mera. Foto de archivo / LD

Fausto Miguel Cruz, acusado de asesinar a Orlando Jorge Mera. Foto de archivo / LD

Avatar del Listín Diario
Ramón Cruz BenzánSanto Domingo, RD

“Magistrada, yo he tenido una mala sintonía con mis abogados desde el principio y por esa razón voy a desistir de ellos”, así se pronunció Fausto Miguel Cruz de la Mota, principal responsable de la muerte del ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Orlando Jorge Mera.

En ese sentido, la jueza Altagracia Ramírez, del Cuarto Juzgado de la instrucción del Distrito Nacional, aplazó para el 6 de marzo el conocimiento del juicio preliminar, a fin de que el imputado pueda contratar nuevos abogados que los representen.

Los abogados Juan Aybar y Juan Amador eran los representantes legales de Cruz de la Mota, quien se encuentra recluido en la cárcel de Najayo. Anteriormente, los abogados Manuel Sierra e YBo Rene Sánchez, habían renunciado de asumir la defensa del imputado.

De su lado, el abogado Miguel Valerio, quien representa a los familiares de Jorge Mera, dijo que “es una táctica dilatoria” de Miguel Cruz para retardar el proceso, al desapoderar a sus abogados.

Valerio dijo que en la audiencia la jueza le advirtió al imputado que no se puede cambiar de abogado más de dos veces y que el 6 de marzo se conocerá la audiencia preliminar, con el nuevo abogado o con un defensor público.

Cruz de la Mota fue detenido por la muerte de quien era su amigo de infancia, ocurrida el 6 de junio en las oficinas de Medio Ambiente.

De acuerdo con el Ministerio Público, Miguel Cruz, apodado "Carandai", planificó el asesinato del ministro, porque este se oponía a otorgarle unos permisos para exportar 5,000 toneladas de baterías usadas a través de la empresa Aurum Gavia, S.A.

Según las informaciones, el imputado estaba frustrado porque “hizo campaña política para el Partido Revolucionario Moderno (PRM) y no le resolvieron".