Santo Domingo 28°C/30°C light rain

Suscribete

Escuelas quedaron vacías en Baní como forma preventiva tras sismo de 5.3 grados

Fotos: José Dicén.

Fotos: José Dicén.

El temblor de tierra de 5.3 grados de intensidad que sacudió la provincia Peravia, entre otras del sur y del país, obligó la suspensión de la docencia en casi todos los centros educativos de esta demarcación sureña.

Aunque el sismo se produjo próximo a las 7:00 de la mañana, ya había un número considerable de alumnos y docentes, que fueron presa del pánico ante el tremendo sacudión.

En los planteles de dos niveles, como el Liceo Francisco Gregorio Billini, Canadá, en el centro de la ciudad, entre otros, los alumnos y docentes no quisieron subir al segundo nivel por temor a que se repitiera otro temblor de tierra.

Tanto en el sector público como en el privado se decidió enviar a sus casas al alumnado de esta población, así como a los docentes, personal administrativo y de apoyo, como una forma prevenir “cualquier incidente que lamentar”.

El sismo de 5.3 grados tuvo como epicentro el mar Caribe, a 36 kilómetros al sursureste de Las Calderas, en el municipio de Matanzas, de esta provincia Peravia.

Peritos en las áreas de ingeniería y de la arquitectura del Ministerio de Educación (Minerd) y del Ayuntamiento local, visitaron varios planteles educativos verificando los efectos del sismo en estas infraestructuras.

Varias de estas edificaciones escolares presentaron agrietamientos y fisuras, muchas de estas, “grietas viejas de otros fenómenos sísmicos y otras recientes, sobre todo en los planteles de reciente construcción, pero según estos técnicos las “mismas no representan ningún peligro en estas infraestructuras” porque son en las juntas de techos y paredes que no cargan, explicaron.

También hicieron inspección en estos locales educativos miembros del Cuerpo de Bomberos de Baní, que recomendaban desconectar el sistema eléctrico y cerrar tanques de gas en las cocinas, como “medida precautoria ante otros posibles réplicas de intensidad”, indicaban.

Las aulas de los centros educativos aquí quedaron vacías no sólo en la tanda matutina, sino que las precauciones se aplicaron en las tandas vespertina y nocturnas también, donde alumnos y docentes se aumentaron albergando todavía el temor del susto que sobrecogió a la población próximo a las 7:00 de la mañana.