Listin Diario Logo
02 de octubre 2022, actualizado a las 02:14 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República miércoles, 10 de agosto de 2022

Gregory y Carlos, el carnet de seguridad y lágrimas de júbilo

La sensación de “emoción y alivio” al ver los brazos alzados de los obreros con sus carnet en mano fue inevitable. Luego llegaron los aplausos. Y también las lágrimas

  • Gregory y Carlos, el carnet de seguridad y lágrimas de júbilo

    Tan pronto fueron rescatados, Gregory Méndez y Carlos Yépez fueron enviados al hospital Ramón de Lara para una evaluación médica más exhaustiva. Fotos Jorge Luis Martínez

  • Gregory y Carlos, el carnet de seguridad y lágrimas de júbilo
Jhangeily Durán, María Tejada y Nathaly Tavarez
Maimón, Monseñor Nouel, RD.

Gregory Méndez y Carlos Yépez salieron de un escabroso túnel y lo primero que hicieron fue pasar por el portal de seguridad y retiraron sus tarjetas de identificación, lo que en el protocolo de la mina indica que ya están fuera de cualquier peligro.

“Ya nosotros salimos”, dijeron como una oficialidad tantas veces repetida pero que ayer, martes, a 10 días de estar atrapados, cobraba un significado especial y difierente.

La sensación de “emoción y alivio” al ver los brazos alzados de los obreros con sus carnet en mano fue inevitable. Luego llegaron los aplausos. Y también las lágrimas.  

“Yo a las once y veinte de la mañana pude ver como Gregory y Carlos salieron del portal y tomaron su identificación y la pusieron en el portal en señal de que ya estaban saliendo, fue el momento más emocionante y aliviador de todo el día”, expuso Elizabeth Mena, vicepresidenta de la Cooperación Minera Dominicana (Cormidon).

Esos sentimientos no quedaron resumidos en la vicepresidenta de la organización minera. Los compañeros de labor de ambos rescatados documentaron el momento en el cual salieron de entre las rocas caminando y de inmediato comenzaron a escucharse los aplausos de quienes también pasaron diez días de angustia y preocupación por sus colegas. Pero también diez días de trabajo continúo para sacarlos de ahí.

Además de los representantes de Cormidon y los compañeros de trabajo de los mineros, el presidente Luis Abinader fue otro personaje que tuvo gran protagonismo en el rescate de Gregory y Carlos, los dos mineros.

La primera acción del mandatario al dirigirse a los miembros de la prensa fue señalar al aire el helicóptero que trasladaba a los mineros al hospital Ramón de Lara en la Fuerza Aérea Dominicana, mientras pronunciaba que los primeros chequeos médicos que se le realizaron arrojaron resultados “favorables”.

Como parte de las declaraciones que ofreció el presidente Abinader en Maimón, estuvo la reiteración de la promesa de recibir en el Palacio Nacional a los dos hombres que fueron rescatados ayer.

“Pero claro que lo vamos a recibir en el Palacio, desde que estén en condiciones, los recibiremos con toda su familia en mi despacho”, expresó el presidente.

El jefe de Estado agradeció a todo el equipo que aportó para lograr que los mineros salieran a respirar aire puro.

 “Hay que agradecer a todo el personal de rescate, de diseño, que trabajo, arriesgando también su vida para sacar a estos dos trabajadores, quienes también son un ejemplo de fortaleza”, dijo Abinader.

 

Carlos Yépez Ospina, el minero colombiano, dijo que los últimos momentos dentro de la mina Cerro Maimón fueron “cómodos” en comparación a los primeros días.

“Estamos bien, estamos con buenas condiciones, en el túnel teníamos ventilación, hidratación, alimentamos, estábamos durmiendo cómodos, por decirlo así gracias a las camas”, comentó.

Sin embargo, es en los primeros días encerrados donde se concentraron los momentos “desgarradores”, que todavía hoy le son muy difíciles de mencionar.

Con un todo mucho más dicharachero estuvo desde el primer momento el dominicano Gregory Méndez.

“Y lo más chévere es cuántas mujeres hermosas y lindas, esto parece un jardín, ya tu sabe”, dijo entre risas el dominicano, residente en Maimón, en presencia del presidente Luis Abinader y los principales ejecutivos de la mina.

“¿Cómo te sientes?”, se escuchó que le preguntan mientras está descansando. “Bien, perfectamente”, fue su respuesta, que quedó registrada en el vídeo de transmisión especial que realizó el presidente Luis Abinader.

Una de las cosas que ha pedido Méndez ha sido que le preparen un locrio de salami. Cuando sus familiares se enteraron le agregaron algo más para complacerlo: "Le guardaremos su batida también", dijo su prima hermana a los medios de comunicación en las cercanías de la mina, mientras celebraba la salida de su pariente.

Y estando un poco más relajado vino una pregunta sobre un tema que ha despertado mucha atención en redes sociales.

 

“Qué va a pasar ahora con el teléfono”, le pregunta una mujer que se encuentra fuera del alcance de la cámara.

Se refiere a un comentario muy compartido en redes sociales. Al momento del primer contacto con sus familiares, Gregory, en su primera reacción, preguntó si habían encontrado su teléfono celular. Es entonces cuando le dicen que su pareja lo tiene.

Los comentarios en redes sociales y en conversaciones informales no han faltado elucubrando sobre la supuesta preocupación del joven de 28 años.

Ahora, a diez días de estar atrapado, y tras respirar con libertad fuera de la mina, llega la respuesta.

A la pregunta anterior le sigue una explicación, por el momento inaudible en el vídeo de la transmisión oficial. Y entonces llega su reacción: “¿Tú crees? Ay mi madre…”. Ese pequeño corte de vídeo de seguro que alimentará aún más los comentarios del caso.