Listin Diario Logo
01 de octubre 2022, actualizado a las 04:04 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República lunes, 08 de agosto de 2022

Enfoque

Haití y solución posible

  • Haití y solución posible
Hugo Guiliani Cury
Santo Domingo, RD

Que cosas estaba pensando Miguel Franjúl, director del legendario Listín Diario en la noche que escribió el editorial titulado “Haití, una solución de fuerzas”. Lo que sí puedo decir es que su pensamiento y su pluma han acertado al indicar que el único remedio para Haití, es una intervención militar.

    Es algo insólito el sufrimiento que padece ese pueblo abandonado por todos los que pueden ayudarle.

    Nadie se inmuta sobre lo que acontece en Haití. Asesinatos, secuestros, violaciones sexuales, enfermedades, hambre y como dice Miguel Franjúl “Todo lo cual configura un estado excepcional de terror e inseguridad”.

     El desprecio y la apatía que muestran las autoridades norteamericanas y la comunidad internacional hacia esa nación es algo notorio. Las soluciones que ellos proponen es celebrar elecciones. En Haití nada se resolverá con hacer eso.

      Allí no están presentes las instituciones que hacen funcionar a un régimen democrático. La Comunidad Internacional solo le presta una mayor atención a Haití cuando ocurren grandes calamidades. Esa ha sido una cara de la moneda, pero hay otra. Esa es la pasividad y apatía que muestran hacia a Haití, dejando que los problemas se acumulen para obligarnos a que nosotros gradualmente absorbamos a millones de haitianos en la extrema pobreza.

     Una muestra de esto es que el Council of Foreign Relations de los Estados Unidos en un informe titulado “Prioridades preventivas para el 2022” indica que Haití se dirige hacia una grave crisis humanitaria y a un éxodo masivo de personas. No tengo dudas de que a eso se le agrega el hecho de que las autoridades norteamericanas sienten un gran temor de que ocurra un éxodo de haitianos hacia las costas de la Florida. Temen uno superior a lo ocurrido en 1980 cuando unos 150,000 cubanos salieron hacia Miami.

     Ese mismo temor y en una mayor magnitud lo debemos tener los dominicanos.

    Haití tiene con nosotros una frontera de unos 300 kilómetros y en algún momento hordas de haitianos ya desesperados por la hambruna y el miedo, trataran de cruzar hacia nuestro territorio.

     Ni las murallas ni las balas lo detendrán. Entonces yo me pregunto quién podrá detener ese flujo masivo de personas hacia nuestro territorio.

     Como ciudadano dominicano durante años he estudiado esta situación y con esos fines he escrito sobre el tema y a la vez preparado trabajos de cómo se puede organizar y reconstruir a Haití.

      Nuestro vecino, es hoy un país sin gobierno y en caos. Esto significa que las únicas opciones para Haití son:

1. Una intervención armada militar que ponga un fin a las bandas paramilitares y que realice un desarme total de la población para imponer el orden.

2. Intervención económica es el segundo paso. Creo que la solución es que Haití pueda llevar a cabo un proceso de desarrollo, por eso he propuesto imponer una especie de protectorado, o como lo quieran llamar, para reconstruir a ese país.

    Durante años he propugnado por una acción en que la Comunidad Internacional ponga a funcionar un esquema organizativo que sea funcional y pueda reconstruir a Haití durante unos 15 años.

     En ese periodo se podrán sentar las bases de un desarrollo económico y social. Al concluir ese proceso, los haitianos podrán manejarse y hacer viable a su nación. Ese es un proceso que necesita de una masiva ayuda internacional y de un claro entendimiento de los haitianos sobre la verdadera situación de su país.

       Estamos en un momento crucial y el liderazgo político y económico del país debe activarse y ser firmes en la defensa de nuestra soberanía y en la búsqueda de soluciones al problema haitiano. Este sábado se realizará una gran marcha con esos propósitos. Allí estaremos como un soldado en la defensa de la nación dominicana. Espero que esta marcha sea el inicio de esta noble lucha.


Más en La República