Santo Domingo 28°C/30°C few clouds

Suscribete

Busca a su hijo desaparecido hace tres años

El dolor y la esperanza de encontrar al menor clavan el corazón de un padre que no se rinde

Alberqui, el sobreviviente de trillizos de esta familia, ahora no se sabe si está vivo.

Alberqui, el sobreviviente de trillizos de esta familia, ahora no se sabe si está vivo.

“Es tan difícil no saber dónde está mi hijo Alber­qui; lo veo en todos los rostros que no puedo ver, en los jóvenes que cum­plen sus sueños y en las personas que deambulan por las calles”, con el co­razón destrozado y las es­peranzas de volver a en­contrar a su hijo, Modesto Luciano expresó lo com­plicado que ha sido su vida desde el año 2019.

Modesto Alberqui des­apareció el 8 de enero del 2019 y, hasta la fecha, su padre lo busca sin descan­so. La incertidumbre de no saber su paradero ni de las condiciones en que se en­cuentra ha sido la peor pe­sadilla de su familia y de la que parece no despertar.

Modesto Luciano, de 67 años de edad, procreó con María Mercedes Adames cinco hijos, de ellos, unos trillizos de los que Alber­qui forma parte.

“Él es el único que me queda”, dijo, mientras na­rró que los otros dos mu­rieron.

Modesto Daviel fue el pri­mero que falleció. Según su padre, con solo cuatro meses de nacido lo encon­traron sin respirar en la cuna. Se determinó una muerte súbita.

El segundo, Modesto Wa­namakel, falleció en un ac­cidente de tránsito, cuan­do regresaba de las fiestas patronales del Distrito Mu­nicipal Arroyo Cano a Bo­hechío, a la edad de 22 años.

A pesar de las pérdidas que ha tenido que enfren­tar, el padre aún tiene la es­peranza de dar con el pa­radero de Alberqui. “Una de mis grandes metas es no morir sin saber de él, no darme cuenta si está vivo o muerto. Es difícil pasar por eso; yo veo Alberqui en to­dos los rostros que no pue­do ver, en aquellos que via­jan en carros y motores. Veo a Alberqui en cada per­sona que tiene problemas mentales, en todos lo que deambulan en la calle, en los jóvenes que realizan sus sueños”, continuó.

Considera que no hay ma­nera de explicar lo que se siente. “Los demás se pue­den hacer una idea, pe­ro vivirla es romperse para siempre”, añadió el atribu­lado padre.

Cartas no llegan Luciano, quien es agrónomo de profesión, relató que para él los días son grises pero hay algunos que son más, sobre todo cuando está próximo a la fecha de la desaparición de Alberqui.

“Cuando busco en lo pro­fundo y no consigo una ex­plicación ni una razón que me culpe de su ausencia, me cuestiono, ¿qué hice pa­ra que desapareciera?, en estos tres años no he po­dido tener una respuesta, porque siento que no he hecho nada de que pudie­ra avergonzarle, ni le negué algo”, comentó mientras buscaba algunas cartas que le ha dirigido a su hijo.

Estas cartas reflejan el dolor que lo invade, y busca con­suelo en las letras. Algunas la titula como “Carta a mi hijo”, “Relato de un padre a su hijo” y “Mi hijo sigue desaparecido”.

También mostró algunas comunicaciones dirigidas a las autoridades, además de los documentos y fotos de su vástago.

“Por mi cabeza han pasado todo tipo de ideas. Tuve la suerte de pensar en mi fa­milia. Dios intervino y me ayudó”, afirmó Modesto.

También agradece el gesto de muchas personas solida­rias que lo ayudan y lo han respaldado.

El hecho de imaginar que su hijo algún día regresa­rá y volverá a sus brazos, lo mantiene con vida.

Modesto Alberqui

El joven Modesto Alberqui es oriundo de Bohechío. Cuando desapareció tenía 26 años y salió de su resi­dencia del sector 30 de Ma­yo de Honduras de la capi­tal y jamás ha vuelto a ser visto por sus familiares.

Sus padres lo describen co­mo una persona muy in­dependiente y que se deja querer. Desde pequeño era muy apegado a su madre, a la que le tenía confianza y le contaba sus secretos.

“Él tenía una hermosa sincro­nización con su madre. Mis hijos han sido educados para que la respeten y la amen”.

¿Qué dicen las autoridades?

Modesto Luciano relató a Listín Diario que cuando su hijo fue anunciado como desaparecido, el coronel en­cargado del departamento de desaparecidos de la Po­licía Nacional estuvo pen­diente de la búsqueda, pero hasta hoy no hay noticias de su paradero.

“Como padre de escasos re­cursos tengo limitaciones. No pertenezco a un rango social para que las autorida­des se muestren más intere­sadas y tampoco tenemos la manera de garantizar el costo de la búsqueda”, ex­plicó.

SEPA MÁS

Teléfonos para dar información

Esperanzados

Los padres de Modesto Alberqui lo sienten vi­vo. Por eso consideran que, de estar con vida, comparte con alguien más. Y en ese senti­do piden que la socie­dad se comunique con ellos para ofrecer algu­na pista.

“Solo queremos saber que él está bien y que su vida no corre peli­gro” -consideraron. Pi­den que si tienen algu­na información sobre él favor llamar a los te­léfonos 849-274-2861, 809-671-8221.