Listin Diario Logo
11 de agosto 2022, actualizado a las 12:00 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República miércoles, 23 de febrero de 2022

¿Qué pasa con Girón, el implicado en Operación Coral?

  • ¿Qué pasa con Girón, el implicado en Operación Coral?
  • ¿Qué pasa con Girón, el implicado en Operación Coral?
  • ¿Qué pasa con Girón, el implicado en Operación Coral?
Redacción Digital
Santo Domingo, RD

Raúl Girón ha llamado la atención esta semana luego de que llegara a la última revisión de medida de coerción contra los imputados del Caso Coral con un aspecto muy distinto a como se le conoció a principios de mayo de 2021.

El pasado lunes el imputado Raúl Alejandro Girón Jiménez, conocido por admitir su participación en un supuesto en­tramado de corrupción y por acceder a colaborar con los fiscales, se presentó con el cabello más largo y lacio, peinado hacia atrás y casi hasta los hombros, así como también con abundante barba.

Asimismo, ha aumentado de peso y, además, vistiendo una chaqueta de color coral, nombre con el que el Ministerio Público denominó esta investigación.

Girón Jiménez, mayor del Ejército Nacional, se encuentra bajo arresto domiciliario y en una ubicación desconocida por razones de seguridad, luego de que accediera a cooperar con la investigación del Ministerio Público.

Revisión

La revisión de medida de coerción estaba pautada para el 8 de febrero, pero por asuntos de salud Girón no se podía presentar y consecuentemente la audiencia fue aplazada para el 21 de ese mismo mes, cuando fue ratificada a todos los involucrados.

El juez Raymundo Mejía, del Primer Juzgado de la Instrucción del Distrito Nacional, tomó la decisión ante el estado de salud de Girón Jiménez, quien tuvo que permanecer en reposo por molestias luego de que recibiera la tercera dosis de la vacuna contra la Covid-19.

Medida de coerción

En mayo del año pasado, el Ministerio Público presentó pruebas que llevaron a los tribunales a imponer 18 meses de prisión preventiva en contra del mayor general Adán Cáceres Silvestre y Rossy Guzmán Sánchez (La Pastora), así como del cabo policial Tanner Antonio Flete Guzmán, hijo de la religiosa; el coronel policial Rafael Núñez de Aza y el sargento de la Armada Alejandro José Montero Cruz.

Las autoridades acusan a este grupo de asociación de malhechores, estafa contra el Estado dominicano, coalición de funcionarios, falsificación de documentos públicos, lavado de activos provenientes de actos de corrupción y porte y tenencia ilegal de armas de fuego.

Los imputados guardan prisión en los centros de corrección y rehabilitación de Najayo Hombres y Mujeres, en San Cristóbal, mientras el Ministerio Público continúa profundizando la investigación del caso, que fue declarado de tramitación compleja.

Testimonio de Girón

Durante su intervención ante el tribunal cuando se conocía la medida de coerción en la primera semana de mayo pasado, Girón Jiménez explicó cómo los involucrados desarrollaban sus supuestas actividades delictivas en el Cuerpo Especializado de Seguridad Turística (Cestur) y del Cuerpo de Seguridad Presidencial (Cusep).

Entre esos hechos mencionó el abultamiento de la nómina, además de las operaciones que llevaban a cabo para adquirir una gran cantidad de bienes muebles e inmuebles, vehículos de lujo y propiedades en diferentes lugares del país.

Asimismo, describió los procedimientos fraudulentos que utilizaron los encartados en el expediente para adquirir bienes lujosos, incluyendo dos automóviles eléctricos, así como erogaciones de cientos de miles de pesos desde el Cusep a La Pastora disfrazados de supuestas contribuciones por cultos religiosos, entre otras cosas.