Listin Diario Logo
19 de mayo 2022, actualizado a las 10:33 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República jueves, 27 de enero de 2022

¿Quién es Alán Dólar, el imputado puesto en libertad que fue involucrado con César el Abusador?

  • ¿Quién es Alán Dólar, el imputado puesto en libertad que fue involucrado con César el Abusador?
Santo Domingo, RD

Alan Gilberto Bueno Alcéquiez, mejor conocido como Alan dólar, fue puesto en libertad por disposición de la Segunda Sala Penal de la Corte de Apelación del Distrito Nacional, luego de ser acusado de pertenecer a la red que dirigía el narcotraficante César Emilio Peralta, alias El Abusador.

De acuerdo al expediente depositado en la fiscalía, Bueno Alcequiez realizaba actividades de intermediación bancaria sin la debida autorización, además de operaciones prohibidas en la Ley monetaria y otros actos fraudulentos con la finalidad de evadir la Ley.

El primero de septiembre del 2019 Alán se entregó ante la Fiscalía del Distrito Nacional para responder a las diferentes acusaciones que se le imputaron en las investigaciones de la red de César el Abusador.

Y ese mismo mes, el Ministerio Público solicitó prisión preventiva por supuestamente “utilizar su negocio (una casa de cambio) para lavar activos provenientes de la red de narcotráfico de César Emilio Peralta”.

Uno de los expedientes depositados detalla que “existían evidencias suficientes para señalar al imputado Alan Gilberto Bueno Alcequiez por haber utilizado el negocio conocido como Casa de Cambio Alan Dólar, para disimular y encubrir el origen de los fondos manejados a través de la compra y venta de divisas a sabiendas de que provenían del tráfico ilícito de drogas realizado por la organización criminal transnacional que lidera el imputado César Emilio Peralta”.

Además, en ese entonces señalaron que al momento del allanamiento en la casa de cambio, ubicada en Villa Juana, no se encontraron registros del  negocio donde se demostrara que la sociedad comercial operaba con legalidad, además de que no cuentaba  con la autorización de la Junta Monetaria exigida en el artículo 30 de la ley 182-02, “lo cual constituye por sí solo una infracción muy grave”.

Allí fueron ocupadas cuatro libretas bancarias en las que se observaron operaciones estructuradas para el depósito y retiro de fondos, “de tal manera que ingresaba altas sumas de dinero que retiraba en un corto periodo de tiempo en varias transacciones separadas, lo cual representa una modalidad clásica del lavado de capitales”.