Listin Diario Logo
29 de noviembre 2021, actualizado a las 05:34 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República martes, 05 de octubre de 2021

DIEZMANDO LOS RECURSOS NATURALES

Parque Bahoruco está bajo hacha y candela

Destruyen bosques para hacer conucos

  • Parque Bahoruco está bajo hacha y candela
  • Parque Bahoruco está bajo hacha y candela
  • Parque Bahoruco está bajo hacha y candela
  • Parque Bahoruco está bajo hacha y candela
Guillermo Pérez
Santo Domingo, RD

Lo que costó 65 mi l lones de años la emersión aquí de la impresionante Sierra de Bahoruco, un pulmón vital para la existencia humana y otros organismos vivos, se desgasta y desaparece a golpe de una brutal depredación de sus bosques y suelo que nadie se atreve a frenar.

Están derribando impunemente todo, dejando desnudos sus boscajes y asolando su capa vegetal, para dejar solo expuestas allí las rocas calizas que la sostienen.

Poco a poco, las labores agrícolas se han ido extendiendo a través del bosque nublado de este parque nacional, uno de los que más agua y biodiversidad almacenan en la isla, mientras la presencia haitiana en las labores de corte y desgarre de los suelos es notoria en todas partes.

Terrible daño al bosque
Han dado paso libre a familias enteras de Haití, sin estatus legal, que se ocupan, previo a la preparación de tierras y jornadas de siembra, de los desmontes de enormes espesuras de bosques que atraen agua y dan vida.

Los daños son visibles e inmensos y no se ve vigilancia ni medida alguna para parar esta tragedia medioambiental. Los parches de deforestación son visibles en casitodas los cerros y lomas de la Sierra.

En sus montañas más inclinadas, las lluvias bajan y dejan manchas sobre los peñascos sin vegetación.

El indetenible éxodo de haitianos hacia esta zona, empujados por la miseria y la ruina total que oprime a su país, oferta aquí mano barata para trabajos destructivos.

Peligro para el agua
El desmote de bosques en las montañas ha erosionado los suelos, una cuestión que amenaza la calidad y disponibilidad de agua para consumo, causa épocas de sequías largas e intensas y daña los recursos pesqueros del mar, porque los depósitos de sedimentos dañan los corales y extinguen la vida marina. Este parque es uno de los grandes pulmones del país, una fuente vital de agua para los humanos y sus especies vegetales y animales.

Se levanta imponente sobre un macizo volcánico cubierto por una capa de sedimento calcáreo de origen marino, dejado allí tras la emersión de una codillera que parte desde Centroamérica, hace más de 65 millones de años.

Gran extensión
Tiene 1,000 kilómetros cuadrados de superficie y 70 de extensión en las provincias Bahoruco, Barahona y Pedernales. Es uno de los más valiosos del país, con una variedad de bosques, desde secos hasta nubosos, de más de 2,000 metros, y boscajes de pino de La Hispaniola y un subterráneo de piedra caliza.

Toda el agua que se sirve Pedernales proviene de la cabecera del río Mulito, el principal afluente del Río Pedernales, incluyendo la central hidroeléctrica que genera electricidad a poblados de la zona y facilita el riego agrícola en las franjas bajas.

¿Turismo sin agua?
Usufructuar el agua para explotación agrícola es un golpe demoledor a los planes del gobierno dominicano para desarrollar el turismo en Pedernales, poque, sin este servicio, en cantidad y calidad, nada podrá concretarse.

Los cultivos agrícolas en áreas de esos bosques, cubiertos de nubes gran parte del año, y con lluvias constantes, solo benefician a empresarios, que emplean a jornaleros haitianos para esas labores, no a la gente de Pedernales.

Las familias haitianas que se asientan aquí son atraídas por la práctica del sistema de aparcería agrícola.

Cuando un dominicano dispone de un terreno, lo arrienda a un haitiano, su mujer y sus hijos, pero tiene que pagarle parte de la cosecha obtenida.

En otros casos, solo les deja construir una rancheta y les paga unas pocas monedas. Ese es el precio, todo por su condición de ilegales. Los cultivos son establecidos en bandas de pendiente, de suelos poco profundos sobre roca caliza, haciéndole susceptibles a una rápida erosión, y degradación para la agricultura y la regeneración de bosque.

Ríos merman caudales Los ríos han perdido los caudales de agua que bajan desde las lomas, y algunos no son otra cosa que riachuelos.

Parte de las muchas áreas arruinadas están próximas a los poblados Las Mercedes y La Altagracia, Mencía, aguas negras, Higo Grande, La Manacla, Los Arroyos.

La vertiente sur del Parque está bajo una agresiva expansión de la agricultura, un asunto discordante con la preservación de sus bosques únicos y su biodiversidad.

Los terrenos deforestados son destinados, entre otros, a la producción de habichuelas, guandules y aguacate. El gran número de haitianos y su rápida expansión en esta zona es destructiva.

La deforestación y desmoche de árboles en las lomas, para lo que son empleados, además de preparar, sembrar, cosechar productos, ha secado algunos ríos y otros corren igual destino. Bosques importantes La importancia de los bosques nublados y árboles y arbustos frondosos es muy alta, al tratarse de una franja de menos de dos kilómetros, ubicada entre los bosques de pinos, en la cima, y las actividades agropecuarias de tierras más bajas. Estos bosques son básicos para el sustento del ciclo hidrológico de la cuenca del río Pedernales, que beneficia a muchas comunidades de Haití y dominicanas, igual que a Pedernales y Anse-a-Pitre. Esta cierra alberga la mayor parte de las especies endémicas y migratorias.

Trabajo barato y labor haitiana
El indetenible éxodo de haitianos hacia esta zona, empujados por la miseria y la ruina total que oprime a su país, encuentra aquí mano barata para trabajos destructivos.

El desmote de bosques en las montañas ha erosionado los suelos, lo que amenaza a la calidad y disponibilidad de agua para consumo, causa épocas de sequía largas e intensas y daña los recursos pesqueros del mar, porque los depósitos de sedimentos dañan los corales y extinguen la vida marina.

Estas labores a manos de haitianos también destruyen el hábitat de especies endémicas del país. La deforestación en la Sierra, igual que ocurre en otras zonas de la frontera con Haití, es alarmante.

Los problemas que sufren millones de empobrecidas familias haitianas siguen creando presiones a República Dominicana.

Su masa hambrienta ha encontrado brechas para entrar a este lado, y como su problema esencial es encontrar de comer para sobrevivir, poco les importa cuánto será su pago por empleo o si su acción dejará desértica esta franja.

El 98 por ciento del territorio haitiano está deforestado; el uso de carbón proveniente de árboles representa el 60% de la producción de energía allí.

Mercado del carbón
Algunas medidas de controles han logrado reducir las operaciones de un mercado ilegal de carbón causante del avance de la deforestación en la Sierra.

Seis años atrás se llegó a calcular que, cuando menos, desde el país se movilizaban, semanalmente, 115 toneladas de carbón hacia Haití, unos 10 camiones a la semana cruzaban la frontera con ese producto.

Desde el año 2008, la expansión agrícola ha seguido una escala y velocidad destructiva, causando una deforestación dentro de los límites del parque, calculada en más de 35 kilómetros. El Grupo Jaragua, una organización no gubernamental con 34 años luchando por lograr un manejo efectivo de los recursos de la biodiversidad, está muy preocupado por todo esto.

Presión de las siembras
Ya en su momento, el exministro de Agricultura, Osmar Benítez, admitió que la deforestación en la Sierra de Bahoruco se debe a la presión de las siembras y la ganadería, y propuso se cultive café, cacao y aguacates, porque “proveen cobertura boscosa”.

Pérdida de cobertura boscosa sobrepasa 70%
Mientras tanto, la Academia de Ciencias advirtió de que la deforestación es causada por la quema de áreas para habilitar agricultura precarista, y que esto ha provocado una disminución de la cobertura boscosa en un 70% durante los últimos 25 años.

De su parte, el Grupo Jaragua cita el caso del sistema de producción establecido en el sector Los Arroyos, donde “gracias a la mano de obra abundante y barata aportada por jornaleros haitianos provenientes de pueblos fronterizos, unos pocos empresarios dominicanos han establecido extensas plantaciones, particularmente de aguacates”.


Más en La República