Santo Domingo 27°C/29°C light rain

Suscribete

¡Se hizo justicia!: Condena de 30 años para los verdugos de Yocairy

Así exclamó Yocairy Amarante tras la condena a los tres que le tiraron ‘ácido del diablo’

Santa Rodríguez, la madre de la joven Yocairy Amarante, se conjuga en profundo abrazo maternal con su hija, tras conocer el fallo. JA MALDONADO/

Santa Rodríguez, la madre de la joven Yocairy Amarante, se conjuga en profundo abrazo maternal con su hija, tras conocer el fallo. JA MALDONADO/

Avatar del Listín Diario
SHADDAI EVES / LAURA CASTILLOSanto Domingo, RD

Yocairy Amarante, la jo­ven víctima de la acción de tres hombres que el año pasado le arrojaron el in­fernal corrosivo denomi­nado “ácido del diablo”, desfigurándole el rostro y parte de su cuerpo, estalló ayer de felicidad y tuvo un gesto de agradecimiento para la justicia.

Y esta fue su razón: Ayer, Willy Antonio Javier Mon­tero, su expareja y autor intelectual del hecho, y Pe­dro Alexander Sosa Mén­dez (Alex) y Joan José Fe­liz (Pinol), que lanzaron la sustancia, pagaron por sus actos cuando el Tercer Tri­bunal Colegiado del Distrito Nacional les condenó a pe­nas de 30 años, individual, de prisión.

Después del fallo condena­torio, Yocairy declaró a los medios, con voz cortada, que sus gritos de felicidad eran nada más porque vio hacerse justicia en su caso.

“Estoy llorando de la felici­dad porque mi caso no que­dó impune y se hizo justi­cia”, dijo, entre lágrimas.

“No nos abandonaron” Sus familiares se unieron a sus llantos de júbilo y die­ron las gracias a Dios, al presidente Luis Abinader y a todos los dominicanos porque “no nos abandona­ron”.

“La batalla del hospital, de venir todos los meses a este juicio. Le doy gracias a Dios y al presidente que no nos abandonó, gracias al pue­blo dominicano que no nos abandonó”, dijo, por su par­te, la madre de la joven.

Tanto Yocairy como su de­fensa expresaron que este jueves “se hizo justicia” .

“El caso de Yocairy Amaran­te hace una reflexión a la sociedad, al Poder Ejecutivo y al Poder Legislativo, (pa­ra) que promulguen una ley que incremente la pena para aquellos que utilizan el ácido del diablo para rea­lizar este acto de tortura”, indicó una miembro de su equipo legal de defensa.

Con su acción, los tres hom­bres desfiguraron el rostro y parte del cuerpo de una buena chica, joven, en una componenda criminal orde­nada por su expareja, lan­zándole un líquido corrosi­vo denominado “ácido del diablo”, pero ayer el Tercer Tribunal Colegiado del Dis­trito Nacional les dictó una condena de 30 años de pri­sión, individual, a los culpa­bles.

El hecho ocurrió el 25 de septiembre de 2020 .

El tribunal impuso la sen­tencia contra la expareja de la joven, Willy Antonio Ja­vier Montero, quien fue el autor intelectual, e igual pe­na a Pedro Alexander Sosa Méndez (Alex) y Joan José Feliz (Pinol), que lanzaron la sustancia.

Los tres hombres deberán cumplir la sentencia en la cárcel del 15 de Azua.

Las fiscales litigantes Maga­li Sánchez y María Silvestre, apuntaron que el crimen cometido por los acusados constituye una violación a los artículos 265, 266, 303, 303-4, 309 y 309-1 del Có­digo Penal Dominicano.

Esos artículos tipifican la asociación de malhechores, tortura, violencia contra la mujer y provocar heridas y golpes a la víctima.

Momento del ataque Pedro Alexander Sosa Méndez (Alex) y Joan Jo­sé Feliz (Pinol) atacaron a la joven con “ácido del diablo” desde una motoci­cleta, el pasado 25 de sep­tiembre, mientras Yocairy iba a bordo de un carro público, en el área del en­sanche Luperón. Iba en el asiento delantero.

PAGÓ PARA ESO CASO El momento. Por su actuación, a los dos individuos que ti­raron el ácido a Yo­cairy, su expareja le ofreció un pago de RD$25,000, entre­gándoles de adelanto, RD$3,500.

El documento acu­satorio de los fiscales se sustenta en pruebas documentales, testi­moniales, materiales, periciales e ilustrati­vas y detalla que el cri­men sucedió el pasado 25 de septiembre de 2020.

Sosa Méndez la siguió en motocicleta, junto a Joan José Féliz, acer­cándose al auto para que este lanzara la sus­tancia. A causa de la agresión, la joven tuvo quemaduras graves en el cuerpo, por lo cual fue sometida a varias cirugías,