Santo Domingo 25°C/28°C scattered clouds

Suscribete

Supuestos agentes ultimaron de un disparo a adolescente de 16 años, en el sector 27 de Febrero

Avatar del Listín Diario
Nairobi NúñezSanto Domingo, R.D.

Sosteniendo el celular en la mano, en el cual tenía una foto de recuerdo y llorando desconsolada, Yubelkis Pineda sufría la muerte de su hijo, Wilmer Pineda, un adolescente de 16 años de edad, quien fue ultimado el martes pasadas las 11:00 de la mañana por supuestos agentes de la Dirección General de Hacienda en el sector 27 de Febrero del Distrito Nacional.

“Yo estaba cerrando la banca y me llamó una amiga mía que corra, que corra, cuando subo vi a mi hijo que me lo están bajando de ahí”, expresó la madre al referirse al techo donde cayó el cuerpo de su hijo.

Esta madre afirmó que esos supuestos oficiales se presentaron al lugar a retirar máquinas tragamonedas de los colmados cercanos, cuando de repente estos empezaron a disparar quitándole así la vida a su hijo.

De su lado, vecinos y menores de edad que observaron lo sucedido afirman que el adolescente escaló hasta el techo de la residencia de una vecina y en forma de espantar a los uniformados empezó a tirar botellas al aire para alejarlos del colmado en que se encontraban sin imaginar que ese hecho acabaría con su vida.

“Él estaba tirando botellas desde un techo para que ellos se fueran y ellos le tiraron perdigonazos y ahí él murió”, dijo un pequeño de 9 años de edad que presenció el hecho.

Igualmente, Mario otro menor de edad revivió el hecho que dejó a todos espantados y con sus manos temblorosas narró que luego de que su amigo recibió el disparo otros jóvenes vecinos levantaron su cuerpo y lo trasladaron hacia el hospital Moscoso Puello para tratar de salvar su vida, sin embargo debido a su condición de salud murió en el camino.

A la madre del menor le quedan vivos tres hijos, entre ellos una adolescente de 14 años de edad, quienes de igual forma observaron todo lo sucedido.

El hoy occiso trabajaba en un puesto de reparación de lavadores cercano a su hogar, pero según su madre este ya estaba en su tiempo de almuerzo cuando sucedió el lamentable hecho.

Preocupaciones

De su lado, durante un recorrido de este medio por la calle 13 del sector 27 de Febrero ciudadanos presentes expresaron sus quejas ante los tantos maltratos que supuestamente los mantienen intranquilos, debido a que miembros armados de la Dirección General de Hacienda asisten consecutivamente al lugar en busca de máquinas “tragamonedas” y terminan en desorden con los moradores.

Fotos: LD