Listin Diario Logo
27 de septiembre 2021, actualizado a las 12:21 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República viernes, 02 de julio de 2021

La Procuraduría pasó de perseguir el crimen a materializarlo a gran escala entre 2016 y 2020

  • La Procuraduría pasó de perseguir el crimen a materializarlo a gran escala entre 2016 y 2020

    El grupo de ocho personas señaladas como principales responsables en el supuesto entramado de corrupción develado por la "Operación Medusa", que sigue la nueva gestión de la PGR.

Juan Eduardo Thomas
Santo Domingo, RD.

Los fiscales que investigaron la gestión de Jean Alain Rodríguez en la Procuraduría General de la República han llegado a una conclusión fundamental: la institución pasó de perseguir el crimen a materializarlo a gran escala entre los años 2016 y 2020.

“La Procuraduría pasó a ser el centro de operación de la estructura criminal, transformando su mision en objetivo inverso: pasó de perseguir el crimen a materializarlos a gran escala”, dicen los fiscales que han levantado la “Operación Medusa”, una accion judicial sin precedentes dentro la institución.

Es la investigación de los fiscales contra una gestión de su propia institución. De sus propios compañeros de labores.

Y las acusaciones son tan variadas y rimbonbantes  como que en la Procuraduría, en su cuarto piso, funcionaba un comando político, que se activaba con mayor fuerza en periodos electorales internos del Partido de la Liberación Dominicana y en las elecciones generales del 2020. Que el sotano de la institución lo utilizaban para rellenar botellas plasticas con ron que posteriormente distribuían en activiades políticas y que incluso se desviaron fondos públicos para la construccion de fincas privadas.

O que crearon nominas ficticias para distraer fondos del presupuesto de la Procuraduría; que alquilaron vehiculos para realizar servicios innecesarios, sobrevaluados y ficticios en algunos casos o que recibieron dinero de sobornos en bultos, llevados hasta la misma sede del Ministerio Público, en el Centro de los Héroes.

El centro de la acusación es Jean Alain Rodríguez, el procurador general durante los cuatro años de la segunda gestion de gobierno de Danilo Medina.

Rodríguez, de 46 años, fue previamente director del Centro de Exportaciones e Importaciones de República Dominicana, entre los años 2012-2016. Es miembro del comité central del Partido de la Liberación Dominicana, que gobernó el país entre los años 2004 y 2020 de forma ininterrumpida.

En su contra pesa ahora una acusacion de encabezar un entramado de corrupción que habría defraudado al Estado con unos 6 mil millones de pesos, según estimaciones preliminares de la investigación.

Junto a él hay otras 7 personas, entre funcionarios y proveedores del Estado, que según documentos depositados en corte se habrían confabulado para estafar la administración pública.

Una de las acusaciones que más peso tiene dentro del expediente es que, siempre basados en documentos de la investigacion, habrían utilizado programas informaticos para espiar empleados de la institucion. “Espiaron e interceptaron comunicaciones de empleados y cientos de ciudadanos en una maquinaria de espionaje con fines de intimidar, extorisionar y de tener informaciones privilegiadas”, indican los fiscales.

También que construyeron el principal centro penitenciario del denominado “Plan de Humanizacion” en terrenos que tenían propietarios, poniendo a la Procuraduría frente a reclamos constantes de ciudadanos que alegaban haber sido despojados de sus propiedades de manera irregular.

Por igual incluyen la distracción de fondos de la Agencia de Cooperación Española, que hizo un donativo para comprar equipos al Inacif, y que al observar el presupuesto gastado disparó las alarmas de ejecutivos de la delegación por el sobreprecio de hasta 4 veces de los insumos.

“Distrajeron fondos de una agencia de cooperacion internacional, con lo que además de cometer un delito colocaron al país en una vergüenza internacional”, señalan los fiscales de la “Operación Medusa”.

Las acusaciones incluyen el supuesto borrado de informaciones en areas sensitivas como Extradiciones, Bienes Incautados y Antecedentes Penales; se crearon empresas a través de testaferros “para ellos mismos venderle a la institucion en franca violancion a Ley de Compras y Contrataciones y lavado de activos”.

El legajo de acusaciones menciona que supuestamente se destruyeron evidencias en un gran operativo de trituracion de materiales, en plena transicion gubernamental, y que incineraron documentos del Ministerio Público sin dejar acta ni constancia de los procesos.

Y de regreso vuelven donde Jean Alain Rodríguez: “Montaron cuantiosa propaganda publicitaria para vender la imagen del Procurador General, con el objetivo de obtener creditos que no se sustentaban en indicadores de gestion…”.

Hoy debe comenzar el conocimiento de la medida de coerción contra el grupo que tiene a Rodríguez de actor principal y que es integrado por Jonnathan Joel Rodríguez Imbert, Alfredo Alexander Solano Augusto, Altagracia Guillén Calzado, Jenny Marte Peña, Javier Alejandro Forteza Ibarra, Rafael Antonio Mercede Marte y Miguel José Moya.

Junto a ellos hay otras personas que según los fiscales también realizaban acciones fraudulentas y que en su momento serán llamados, imputados y sentados en los banquillos de la justicia.