Listin Diario Logo
25 de julio 2021, actualizado a las 03:39 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República lunes, 21 de junio de 2021

Austeridad, una carta de emergencia de Gobiernos para reducir gastos

La mayoría de Gobiernos cuando se trata de reducir gastos anuncian acciones que buscan eficientizar la nómina pública y limitar los privilegios de que gozan los funcionarios.

  • Austeridad, una carta de emergencia de Gobiernos para reducir gastos

    Este domingo, el presidente Luis Abiinader, ordenó la reducción del personal asignado a instituciones y funcionarios en al menos un 50%.

Patria Reyes Rodríguez
Santo Domingo, RD

 El presidente de la Repú­blica, Luis Abinader, anun­ció ayer nuevas medidas para intentar reducir el gasto público, establecien­do por decreto restriccio­nes operativas en las insti­tuciones públicas y de sus funcionarios.

Con el decreto 396-21, el mandatario limitó gas­tos relacionados con viajes al exterior, compra de ve­hículos de lujo, remodela­ciones de alto costo, aga­sajos y celebraciones.

La orden restringe las donaciones, obsequios, uso de instalaciones pri­vadas para la realización de actividades, y hasta el uso de personal policial o militar asignado a funcio­narios públicos, con muy contadas excepciones.

Estas medidas anun­ciadas ayer han sido recu­rrentes en pasadas gestio­nes de Gobierno, aunque no se sabe, a ciencias cier­tas, la efectividad que han tenido.

En todos los gobier­nos sucedidos después del ajusticiamiento del tirano, Rafael L. Trujillo, se han anunciado medidas o pla­nes de austeridad enfoca­dos en reducir el gasto pú­blico y el dispendio de los recursos del Estado.

En los siete meses del Go­bierno del profesor Juan Bosch (1963) se aplicaron acciones de austeridad que iniciaron con la rebaja de su propio sueldo y el de sus fun­cionarios. También con la re­ducción de la nómina públi­ca, sobre todo la del servicio exterior.

En 1966, el presiden­te Joaquín Balaguer, hizo aprobar una Ley de austeri­dad en la que congelaron to­dos los salarios públicos y se prohibió aumentar la nómi­na. Con el tema del endeu­damiento, tanto Bosch como Balaguer se manejaron con precaución. A decir del eco­nomista e historiador Ber­nardo Vega, “a excepción del lamentable caso de la Over­seas, Bosch fue austero, y Ba­laguer solo aceptó préstamos para proyectos de inversión y en condiciones muy blan­das con organismos públicos multilaterales y bilaterales”.

En el 1982, Salvador Jor­ge Blanco también asumió un plan de austeridad que in­cluyó la reducción de su suel­do en un 40%

En su “plan de emergencia de recuperación nacional”, Jorge Blanco dispuso que nin­gún sueldo (exceptuando el del presidente y vicepresiden­te de la República) fueran su­perior a RD$2,225. Dispuso también que los gastos de re­presentación a los funciona­rios del Estado, incluyendo al Presidente y Vicepresidente, no excedieran el 20% del suel­do, debiendo en todos los ca­sos ser justificados.

Asimismo, decidió supri­mir las asignaciones que se concedía a los funcionarios, como pago de cuotas a clu­bes sociales, tarjeta de cré­dito o cargo a cuenta de los departamentos, por gastos personales de los funciona­rios o sus familiares, asigna­ciones para gasolina y pa­gos por utilización de sus vehículos.

En 1986, al volver al po­der, Balaguer dispuso un congelamiento de los suel­dos públicos y la suspensión temporal de la publicidad oficial. El plan de austeri­dad abarcó la cancelación de miles de empleados y la supresión de entidades es­tatales.

Otras medidas tomadas por Balaguer fueron en 1994, empujado por el déficit acu­mulado durante los primeros años del 1990, que afectaba seriamente la sostenibilidad de las finanzas pestatales, se dispuso la suspensión de nuevos nombramientos y de gastos no contemplados en el Presupuesto.

Leonel Fernández, en su primer mandato (1996-2000) también necesitó aplicar acciones de austeri­dad e igual se inclinó por el congelamiento de nombra­mientos, ya que el gasto en sueldos públicos se había disparado de RD$400 mi­llones al mes a RD$900 mi­llones.

Hipólito Mejía (2000-2004), igual anunció un plan de cuatro meses, en el que in­cluyó la rebaja de sueldos a los funcionarios, eliminación de los celulares y la supresión de gastos “innecesarios”. Se prohibieron las cenas y los al­muerzos “superfluos”. Con el recorte de un 10% a los suel­dos de los altos funcionarios, Mejía creó el “Fondo de Lu­cha Contra la Pobreza”.

 SEPA MÁS
Otros periodos.

En 2004, en el segun­do periodo de gobierno de Leonel Fernández, se acordó reducir un 20% la nómina pública y eli­minaría el subsidio a la electricidad y al GLP de uso industrial, mientras que anunció que el nú­mero de empleados pú­blicos volvería al nivel que existía en el 2000.

También Danilo Medina, a su llegada al poder en 2012, dio a conocer un programa de austeridad basado en ahorros en gastos complementarios a los sueldos y estableció un Código de Pautas Éti­cas, que buscaba lograr un buen manejo de los fondos estatales.


Más en La República