Listin Diario Logo
02 de agosto 2021, actualizado a las 01:07 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República jueves, 17 de junio de 2021

Busca un riñón para no morir como su madre

Tiene enfermedad renal poliquística, trastorno hereditario que ya les arrebató la vida a su madre Dilcia Alvaro y a su hermano menor.

  • Busca un riñón para no morir como su madre

    Erick Jean Carlos Martínez requiere un millón de pesos para el trasplante de riñón.

Helenny Amparo
helenny.amparo@listindiario.com
Santo Domingo, RD

Por lo menos 912 horas ha pasado Erick Jean Car­los Martínez lidiando con hemodiálisis desde que en diciembre de 2019 fue diagnosticado con enfer­medad renal poliquística, trastorno hereditario que ya les arrebató la vida a su madre Dilcia Alvaro y a su hermano menor Michael Rhadamés.

Dilcia perdió la bata­lla contra la condición re­nal hace 22 años, y con su partida se llevó la infancia de su hija mayor, Rosan­dry, que tuvo que asumir un rol superior a su edad para ayudar a su padre, Eliseo Rhadamés, a conti­nuar la crianza de sus dos hermanos cuando estos no alcanzaban ni los 10 años de edad.

Casi una década más tarde, Michael presentaría síntomas que con el tiem­po se agravarían y le pro­vocarían una muerte a destiempo por las mismas causas que su madre: sus riñones fallaron.

Sin embargo, con el do­lor de la ausencia física de dos de sus seres más que­ridos, ahora le toca a Erick encarar la misma cruzada para poder alargar sus días de vida.

Fue a los 26 años, justo la edad que tenía Michael cuando falleció, que Erick comenzó a notar el dete­rioro de su salud, pero su temor por recibir el mismo diagnóstico que su madre y hermano le alejó de los centros de salud.

“Yo tenía miedo de entrar a diálisis porque ya yo había visto dos procesos y enton­ces tenía miedo de someter­me a eso. Yo pensé: se me acabó la vida aquí”, mani­festó el joven de 31 años.

Asimismo, Erick expresó que mientras hacía el sacri­ficio de generar las fuerzas de donde fuera para seguir trabajando y así aportar económicamente a su fami­lia, ya sus compañeros le re­calcaban lo deteriorado de su apariencia.

“Yo estando en el traba­jo me decían ve al médico, yo no quería ir. La gente me veía que yo estaba amarilli­to, todo lo que comía lo vo­mitaba; hasta el agua”, se­ñaló.

Aunque el miedo a la po­sibilidad de recibir diálisis como sus familiares y su fo­bia por las agujas era una barrera que no podía tras­pasar, la noche del 2 de di­ciembre de 2019 cambió su vida cuando hizo una crisis en la que el solo respirar le producía un dolor insoste­nible que se sumaba a otros malestares.

Esa noche fue ingresado en la Plaza de la Salud por tres días y a partir de ahí iniciaría el tratamiento que le exige recibir tres diálisis por semana, medicación constante, comer de a po­co y solo ingerir aproxima­damente 800 mililitros de cualquier líquido en el día.

En busca de un riñón
Las cuatro horas que tar­da el proceso médico renal le han servido para cultivar amistades con otros afecta­dos de salud y hasta consi­derarlos su familia.

Pero justo el pasado mar­tes Erick recibió su terapia angustiado por la ausencia de uno de sus compañeros de sala y al salir confirmó que ya no le volvería a ver, pues ha­bía fallecido por falla renal.

Esto aceleró la campaña que han iniciado sus allega­dos para reunir un millón de pesos y así realizarle un trasplante de riñón, ya que la diálisis es insuficiente pa­ra tener una calidad de vida que le permita volver a tra­bajar y aligerar las cargas económicas de su familia.

Para la intervención qui­rúrgica, para la cual ya tie­ne donador, Erick necesita el millón de pesos que aun­que “suena mucho, muchos aportando de a poco” pue­den transformar su vida.

 CRONO
Angustia.

El pasado martes Erick recibió su terapia angus­tiado por la ausencia de uno de sus compañeros de sala y al salir confir­mó que había fallecido por falla renal.

Campaña.
Esto aceleró la campaña que han iniciado para re­caudar un millón de pe­sos que requiere para un trasplante.

Campaña.
Para aportes pueden con­tactarle al teléfono 829-331-9041 o hacerlo a tra­vés de las cuentas ban­carias del Banreservas 3470002257 o el Banco Popular 822445052.