Listin Diario Logo
19 de abril 2021, actualizado a las 10:53 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República viernes, 26 de febrero de 2021

A UN AÑO DE LA PANDEMIA. SERIE ESPECIAL

Cuarentena dio lugar a nuevas formas de comercio

Los productos personalizados y servicios de delivery cobraron auge por el virus

  • Cuarentena dio lugar a nuevas formas de comercio

    El servicio de delivery existía, pero se incrementó con la pandemia por el toque de queda. RAÚL ASENCIO.

  • Cuarentena dio lugar a nuevas formas de comercio
Jhenery Ramírez
jhenery.ramirez@gmail.com
Santo Domingo,RD

 Ya sea por un servicio per­sonalizado o un artículo, la pandemia del Covid-19 enseñó a muchos negocios que la gente es­tá buscando productos que causen emoción, más allá de lo material y también ha fomentado la compra de lo que es realmente necesario.

Los negocios que se quedaron rezagados tu­vieron que desaparecer, mientras que otros que in­novaron tienen más em­puje creando nuevos mo­delos de vender.

La personalización fue la reina de todos estas empresas y una muestra de ello fue co­mo las personas emprendedo­ras aprovecharon la pandemia para empezar a vender masca­rillas que se parezcan al consu­midor. Esta pieza que hace un año, a inicios de la pandemia, parecía aburrida para muchos, hoy ya es costumbre. Incluso, surgieron artículos para com­plementarla, como los suje­tadores, mas utilizados en el sexo femenino.

Otros negocios que se dedicaban a hacer viseras protectoras aumentaron su gran demanda, sobre todo cuando el país pre­sentaba los primeros casos de coronavirus.

Los negocios informales de comida también apro­vecharon la pandemia pa­ra reinventarse. Ese es el caso de aquellos que ven­den comida rápida alrede­dor de comunidades. Sus microempresarios jamás pensaron que ofrecerían sus servicios a través de aplicaciones de delivery co­mo Uber Eats o Pedidos Ya. Este es el caso de los sitios que venden chimi (como se conoce aquí popularmen­te la hamburguesa), yaroa, hot dogs, postres y otros.

Un caso de éxito

Edwina Deler tenía una repostería en El Caliche, en Santo Domingo Oeste. Su negocio tuvo éxito an­tes de la pandemia porque preparaba bizcochos y dul­ces para eventos, pero con el Covid cayeron las acti­vidades sociales y no le ha quedado otra que reinven­tarse.

Una nueva forma de ha­cer negocios se incorpora­ba a su diario vivir. Edwina empezó a vender los postres por porción en Pedidos Ya para las personas que están en comunidades aledañas a la de su pequeña empresa. Cuando se volvieron a reali­zar   las bodas, cumpleaños y demás actividades, la mujer emprendedora siguió ofre­ciendo sus dulces por esta plataforma y también como lo hacía antes. Ahora, gra­cias a la oportunidad que vio cuando empezó la crisis sanitaria, llega a más perso­nas.

Las redes la impulsaron

Cinthia Lazala quedó sin su principal fuente de ingre­so en medio de la pande­mia, pero esta fue su opor­tunidad para convertirse en una emprendedora, fortale­ciendo su positivismo y su resiliencia.

A través de una cuenta de Instagram fundó el 12 de octubre Zona Trendy RD, un micro negocio de venta online de joyería y debido a la aceptación que ha tenido, espera abrir próximamente una tienda física.

“Esta tienda cada día crece más en cuanto a los seguidores y los clientes. Nosotros tenemos una pla­nificación a corto, media­no y largo plazo. Contamos con la formalidad que ame­rita cualquier negocio”, ex­plica Lazala, quien ha utili­zado sus conocimientos en comunicación para generar contenido de valor frente a su competencia.

Ella contrató incluso una fotógrafa profesional espe­cializada en marcas y pro­ductos, así como un diseña­dor gráfico, cuenta Lazala, destacando que la planifi­cación estratégica y metas cuatrimestrales la han ayu­dado a impulsar su peque­ño negocio.

Lo que más llama la aten­ción de sus clientes en la pá­gina de Instagram es la for­ma en la que presenta cada artículo y el toque femeni­no que da a sus mensajes.

Mascarilla a la moda

Marcelle Cordero vio el con­feccionar mascarillas como la oportunidad perfecta en medio del Covid-19, ya que estaba trabajando desde ca­sa y así podía desarrollar sus proyectos personales con más tiempo.

Ella tenía el sueño de te­ner una línea de ropa, lo que le sirvió como estímu­lo para diseñar mascarillas inspiradas en musas de la moda, como Chanel.

“Las Fancy Mask tienen texturas diferentes. Son un plus porque la gente no tie­ne que estar usando masca­rillas desechables, sino que contribuyen con el medio ambiente y se puede com­binar con la vestimenta”, indica Cordero.

En los semáforos es no­toria la presencia de vende­dores que también ofrecen mascarillas personalizadas para niños y adultos.

De tienda física a solo virtual

Una empresa de venta de artículos personalizados, o “cositas chulas” como pro­mocionan en su Instagram, tenía una tienda física has­ta que el Covid les cambió su modelo de negocio. Aho­ra pasaron a ser una tienda solo online y a sus dueños les ha ido tan bien que de­cidieron incluso ofrecer sus productos en Amazon.

Además, venden a los supermercados y a tiendas por departamentos recono­cidas, pues sus emprende­dores se dieron cuenta que podían ahorrar en gastos para invertir en otras áreas que ahora podrán benefi­ciarles más ya que la gente está saliendo menos de casa y las compras virtuales es­tán en auge en el país.

Los más afectados

Aunque muchos negocios se han reinventado y otros sur­gieron a causa del Covid, otros han sido fuertemente golpeados por la pandemia. Uno de ellos han sido los ci­nes, que cerraron en marzo de 2020 y aunque reabrie­ron en octubre de ese mismo año, ya para enero de 2021 tuvieron que volver a cerrar ante nuevas medidas del Go­bierno dominicano.

Esta misma tendencia sucedió con los gimnasios que permanecen abiertos desde hace pocas semanas, pero después de su cierre en marzo de 2020, han re­abierto en dos ocasiones. Lamentablemente, hay al­gunos negocios de estos que tuvieron que cerrar sus puertas permanentemente.

Las discotecas también ce­saron sus servicios en marzo, pero no han vuelto a reabrir en ningún momento de este casi año en el que los domini­canos han aprendido a convi­vir con la pandemia. Los bares permanecen operando hasta que inicia el toque de queda.

La lección que el Covid-19 ha dejado bien clara para los negocios es que quien no pueda reinventarse o adap­tarse, desaparecerá.

 SEPA MÁS

 Otros modelos Diversidad

Las asesorías vía onli­ne de diversos temas han aumentado en estos tiempos. La demanda de las tiendas que venden frutas y víveres pelados con envío a la casa tam­bién ha subido.

Delivery

Los supermercados, además, impulsaron las ventas digitales no solo por sus páginas de inter­net, sino estando activos en las plataformas de pedido de comida a do­micilio en República Do­minicana.


Más en La República