Listin Diario Logo
01 de marzo 2021, actualizado a las 01:56 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República domingo, 17 de enero de 2021

Así va el proceso de vacunación en algunos países del mundo

  • Así va el proceso de vacunación en algunos países del mundo
Santo Domingo, RD

El coronavirus alcanzó todas las esquinas del mundo, y aunque sus efectos adversos varían de país a país, la esperanza colectiva se centra en un solo tema: las vacunas.

Sin embargo, la inoculación a recibir dependerá de la nación en que resida la persona, así como los requisitos necesarios para que sea administrada.

A pesar de esto y las dudas generadas por el acelerado proceso de manufacturación de la vacuna, las empresas farmacéuticas han seguido adelante, presentando sus respectivas variantes del inmunizante.

Por lo menos 36 millones de personas en el mundo ya fueron vacunadas en contra del coronavirus, siendo Estados Unidos, China y el Reino Unido los que más inoculaciones han administrado a sus ciudadanos.

En primer lugar el Gobierno estadounidense anunció que le darían prioridad a los trabajadores de la salud y los residentes de asilos de ancianos.

Asimismo, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) recomendó que los siguientes en vacunarse deben ser “trabajadores esenciales de primera línea” como bomberos y policías.

El CDC también sugirió que continúen con los mayores de 75 años que no estén en centros de cuidado; personas entre 65 y 74 años; los que tengan factores de comorbilidad frente al virus, entre el rango de edad de 16 a 64, y otros trabajadores esenciales, como personas que trabajan en transporte y en servicio de alimentos. 

Para esto han utilizado las vacunas desarrolladas por Moderna y la de Pfizer-BionTech, que es la única que tiene el visto bueno de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ambas aprobadas por la Administración de Medicamentos y Alimentos de EE.UU. (FDA, en inglés) a mediados de diciembre del año pasado.

China

El gigante asiático ha estado inoculando a su población con tres vacunas desarrolladas dentro de su territorio, Sinovac,  Sinopharm y CanSino.

China, al igual que Estados Unidos, planificó inocular a partes específicas de sus ciudadanos, vacunando primero al personal sanitario y agentes de su cuerpo policial.

Similarmente están los funcionarios, bomberos, enterradores, transportistas, personal de residencias de ancianos, agentes de aduanas y de control de fronteras, así como personas que necesitan viajar al extranjero para estudios o trabajo.

Estos serían los primeros beneficiados por la campaña de vacunación masiva que habían anunciado, que apunta inocular a unos 50 millones de ciudadanos antes del Año Nuevo Chino, según el diario hongkonés South China Morning Post, que inicia el próximo 12 de febrero.

Reino Unido

El Reino Unido reveló durante la semana su plan de vacunación, con la meta de vacunar a 15 millones de personas para febrero del presente año, usando los productos de Pfizer-BionTech, Moderna y AstraZeneca, todas aprobadas por el Servicio Nacional de Salud británico (NHS, en inglés).

El Gobierno del Reino Unido da importancia a los de avanzada edad que residen en asilos, junto con las personas que los atienden. 

Este grupo también comprende los profesionales de la salud y trabajadores sociales, además de ciudadanos mayores de 70 años de edad.

Desde el final de febrero en adelante harán lo propio con los mayores de 50 años y con quienes presenten factores de comorbilidad frente al COVID-19, y estén dentro del rango de edad de 16 a 64.

De igual forma afirmaron que las personas recibirían las vacunas en consultorios médicos de cabecera locales y farmacias comunitarias, en centros hospitalarios y en sitios de vacunación masiva en todos los países que componen el Reino Unido.

Según la BBC, en Inglaterra existen cerca de 1,000 centros de médicos de cabecera, 200 farmacias comunitarias, 206 centros hospitalarios y siete centros de vacunación masiva están funcionando. 

Problemas

No obstante, los problemas con los procesos de inoculación no tardaron en presentarse, algo que se esperaba por la demanda que existe por las vacunas.

Según reportes de la AP, la expansión de este proceso en los Estados Unidos ha provocado largos embotellamientos y fallas en sistemas informáticos.

Un ejemplo de esto ocurrió en Mississippi, donde el departamento de salud local dejó de aceptar citas el mismo día que empezó a darlas, debido a un “repunte monumental” en las solicitudes, provocando que la gente tuviera que esperar horas para simplemente concretar su cita para vacunarse.

Los que lograron su cometido fueron calificados como suertudos, ya que muchos fueron sacados del sitio web por problemas técnicos y tuvieron que empezar con el proceso de nuevo.

Algo parecido ocurrió en el estado de Georgia, donde líneas telefónicas colapsaron por el volumen de las llamadas entrantes.

También está la particularidad de que en EE.UU. son hasta cierto punto autónomos, por lo que la directriz de vacunar a las personas de mayor edad es maleable, ya que cada localidad elige a partir de qué edad será una “persona prioritaria”, variando entre los 65, 70 o más años.

El pasado jueves, Nueva Jersey expandió su programa de vacunación para incluir a las personas de entre 16 y 65 años con ciertas afecciones médicas, incluidos 2 millones de fumadores, quienes son más propensos a tener complicaciones de salud, algo que no pasa en todos los estados.

Otro inconveniente ha sido que una de las vacunas más prominentes, la de Pfizer-BionTech, ha tenido problemas en la producción de la suya, al punto de que los desarrolladores tuvieron que reducir temporalmente el envío que había acordado con Canadá.

La ministra de Servicios Públicos canadiense, Anita Anand, fue quien compartió la noticia al explicar el viernes pasado que la expansión de la producción de la vacuna de Pfizer para sus clientes europeos está reduciendo los envíos a todos los países que reciben la vacuna producida en su instalación europea.


Más en La República