Listin Diario Logo
22 de septiembre 2021, actualizado a las 03:47 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República domingo, 06 de diciembre de 2020

Federico Jiménez Losantos: Pablo Iglesias se morirá muy rico y nosotros muy pobres

  • Federico Jiménez Losantos: Pablo Iglesias se morirá muy rico y nosotros muy pobres
  • Federico Jiménez Losantos: Pablo Iglesias se morirá muy rico y nosotros muy pobres
  • Federico Jiménez Losantos: Pablo Iglesias se morirá muy rico y nosotros muy pobres
María Villardón
MADRID, ESPAÑA TOMADO DE OKDIARIO

 Periodista y escritor. Federico Jiménez Losantos (Orihue­la del Tremedal, Teruel, 1951) es buen conversador porque pare­ce desconocer muy pocas cosas. Es la pareja ideal de Trivial, so­bre todo si usted, como mi per­sona –guiño de ojo–, acepta las derrotas con ausente deportivi­dad.

El abuelo de Pablo Iglesias, Manuel, no era tan antifran­quista y progresista como apa­rentaba ser y el padre, Javier, era más del FRAP de lo que quería hacer creer. Cree Jimé­nez Losantos que el líder de Po­

demos conocerá intimidades de su familia que desconocía gracias a su libro, pero confirma que no ha mandado ningún ejemplar a Vicepresidencia porque no mal­gasta dinero con “maleantes, que se gaste el dinero de Venezuela”.

El capítulo estrella está siendo la carta que el abuelo de Iglesias manda a Franco pidiendo la con­mutación de la pena de muerte y renegando del comunismo.

Llega, nada más y nada me­nos, que al ministro Pedro Game­ro del Castillo, Franco jamás leyó esa carta. Manuel Iglesias estu­dia en la Universidad de Sevilla con un grupo de alta sociedad que, más tarde, formaría parte de la cúpula de mando de la Fa­lange y, además, tenía un don pa­ra llevarse bien con todo el mun­do porque el tío, fíjate, consigue ser comunista con Margarita Ne­lken, presidir un tribunal militar que dicta sentencias de muer­te en una guerra especialmen­te cruel o mandar a un soldado al frente sin armas que es como mandarlo a matar. Mira, la carta a Franco es una catarata de almí­bar:

“…morir por algo tan torpe y miserable como fue la causa roja es una doble muerte…”

Encima no iba a morir, la carta era una mera formalidad, si llegó a un ministro es que todo estaba hecho. Lo mejor de todo es que, además, pasa a trabajar en uno de los ministerios más falangistas que es el de Trabajo. Se convier­te en propagandista de Franco, el que dice su nieto que era un re­sistente antifranquista. Siempre bajo el ojo de la dictadura, pe­ro, ¡vamos a ver!, si el ojo ¡era el abuelo! Luego le da por el sexo, desde joven está muy obsesiona­do y hace una serie de libros so­bre la castidad, entre otros. Es una especie de pervertido inqui­sidor del sexo. Por ejemplo, niega que los hijos que no son natura­les del matrimonio, aunque es­tén de acuerdo hombre y mujer en el nacimiento, no deben ser admitidos, tienen que ser natura­les adulterinos y no reconocidos como legítimos.

Con estas idas y venidas, el abuelo Iglesias recuerda más a Pedro Sánchez que a su propio nieto.

No tiene tanta habilidad co­mo el abuelo Iglesias, éste aún va más allá. Cuando ya ha tenido éxito en la vida, ¿qué hace? Dar carreras a sus siete hijos y casar­los a todos con familias nobles y del régimen franquista. Un jeta, eso era. Este es el abuelo heroico,  claro, porque el padre es un ler­do total que miente diciendo que no era del FRAP. Decía que era Pro-FRAP y, mira por dónde, he encontrado el panfleto en el que este comité reivindica el primer asesinato del FRAP de un policía a cuchilladas.

Hasta donde sabemos, la rela­ción de padre e hijo no es excesi­vamente buena, ¿no?

Estoy convencido de que Pablo Iglesias se va a enterar de la mitad de las cosas de su familia por mi libro.

¿Ha mandado un ejemplar a Vi­cepresidencia?

No, por Dios, no. Yo con gente maleante no gasto, que se gas­te él el dinero de Venezuela. Es­toy convencido de que no sabe la doble vida del abuelo, el padre no le ha dicho la verdad. Le ha con­tado al niño que era heroico, pero no era más que un jeta. ¿De qué clase obrera hablan? Si son del Barrio de Salamanca, si su padre estudió carrera cuando nadie po­día, vivían en una casa estupenda y todos se casan muy bien, inclui­do Javier Iglesias que se casa con una abogada de CCOO que viste muy bien.

 El propio Iglesias dice que juntos son ‘La dama y el vagabundo’.

Eso dice. A la dama le gusta que su hijo vaya de vagabundo, pero no de lord. El personaje Iglesias es un niño mimado y de mamá como lo fueron Lenin o el Che. Niños que no tienen padres por­que mueren o se van de casa. Pa­blo Iglesias se cría rodeado de mujeres, es hijo único y está acos­tumbrado a que sus deseos sean órdenes. Por eso tiene ese lado el líder de imponer su voluntad y la tranquilidad de que haga lo que haga su madre se lo va a perdo­nar todo.

¿E Irene Montero?

A Irene la ha elegido para crear una dinastía. Se acercaban los 40 y tenía que hacerlo porque tiene una gran opinión de sí mismo. Para ello necesitaba una chica jo­ ven y coge una groupie, de hecho, en la película de Podemos que ha­ce Roures aparece Montero co­mo una chica que tira panfletos, no era nadie. En este momento, la mujer importante es Tania Sán­chez, un mujerón, pero la engañó con Dina. En Irene, que es de lo más cursi, la pobre, ve la máquina de poder ambiciosa y en dos años tienen tres niños, se compran el casoplón que paga el partido, cla­ro, y se forma la dinastía Iglesias al estilo de Kim en Corea, los Or­tega en Nicaragua o los Castro en Cuba. El comunismo moderno es así y, por supuesto, también decir que lo que fue verdad es mentira y al contrario o que la victoria fue derrota y no al revés.

Pero aquí, Federico, entra la presunta capacidad de análisis individual de las personas, dejar­te o no dominar por una informa­ción es voluntario. España está blandita y desinteresada.

Claro, porque tenemos una so­ciedad que está educada en eso. ¿Has visto alguna serie españo­la donde triunfe la propiedad, el empleo, el que crea un negocio que no sea un pícaro o un golfo?

¿Me está hablando de ‘Los ladro­nes van a la oficina’?

(Reímos)

Podría ser la serie de Podemos, es lo más parecido a la entrada de los de Iglesias en el Gobierno, pe­ro sin gracia y sin talento.

Paco de Lucía decía: “Yo fui co­munista hasta que gané los dos primeros millones de pesetas”.

 Vendría de familia comunista, pe­ro no sería comunista. Pablo Igle­sias y los comunistas como él no dejan de serlo jamás porque quie­ren seguir enriqueciéndose gra­cias a su comunismo. Maduro ahora tiene una fortuna incalcu­lable, ni se sabe, lo sabrá Garzón que es el abogado de su testafe­rro, Álex Saab. Si eres comunista tienes a la mitad de la prensa del mundo a favor, te respetan las fe­chorías y, además, te forras. Igle­sias se morirá muy rico, sobre todo si tiene poder, y nosotros nos mori­remos muy pobres.

¿Vamos camino de la ruina?

No te quepa duda. A los comunis­tas les viene bien la miseria, nece­sitan que haya pobreza.

Es una forma de dominación.

Sí, el hambre es el mayor domi­nio que puedes tener sobre la gen­te. Por hambre se puede hacer lo que sea, esto lo descubrió Lenin y le funcionó.

¿Aquí entraría el fenómeno del Ingreso Mínimo Vital?

Sí, claro. ¿Por qué tienes tú que pagarle a alguien su vida? Una cosa es que esté enfermo, se le ayuda; que no tenga para comer, se le da de comer. ¿Pero que sólo por nacer ya tengas un sueldo? A mí nadie me pagó nada, yo he trabajado toda mi vida y no me da la gana pagar nada. Si quie­ro dar a caridad, lo daré, que ya bastante me roba Hacienda..

A Pablo Iglesias lo tiene como un comunista consecuente y lí­der con poder. ¿Entonces Pedro Sánchez qué pinta en este Go­bierno?

Sánchez es tan fatuo, tan idio­ta, que se cree (y lo resalta) que  puede dominar a dos comunistas como Otegi e Iglesias. Se equivo­ca, nunca un oportunista como él, que es lo que es, podrá domi­nar a un comunista. Ahora Igle­sias y Otegi son los que marcan la política del país porque no tienen escrúpulos y fulminarán a Sán­chez cuando no les sirva para na­da.

¿España está viviendo un proce­so revolucionario?

Y a pasos agigantados. Estamos a dos años de que haya referén­dum de secesión, lo harán antes de que acabe la legislatura.

¿El único dique de contención hacia la radicalidad que tenía es­te Gobierno eran los Presupues­tos?

No, eran los jueces. La sentencia del golpe de España ha sido letal porque esa sentencia, si hubiera sido lo que tenía que ser, habría disuadido a los separatistas de jugar al golpe. Hubieran araña­do concesiones, pero es que aho­ra todo les sale gratis tanto a ERC como a Bildu. El programa polí­tico del Gobierno es el programa de la ETA y de los golpistas, los lí­deres son Otegi y Junqueras con la alianza de Iglesias. Su apuesta de futuro fue hacer un Gobierno de extrema izquierda como mar­caba Zapatero.

La muerte suele endulzar a los personajes de la historia.

Los malos son siempre malos, in­cluso después de 60 años muer­tos. La gente se cree que alguien decente queda en el PSOE, pero no. En este Gobierno manda la vi­sión de los comunistas y el PSOE la ha adoptado. Hay que pensar sobre la Historia lo que dice el partido, así es la Ley de Memo­ria Histórica, igual que en la Ley de Violencia de Género donde el hombre es culpable, sin presun­ción de inocencia y, además, es tonto. Dicen demasiadas tonte­rías, por ejemplo, ¿qué es eso de que el sexo se elige?

¿Cómo?

Esto es algo que ha adoptado Ire­ne Montero, que es semianalfa­beta, y dice que el sexo se elige, que la naturaleza no importa, si­no que importa la voluntad. Por ello, se puede ser hombre, mujer, eternidad o cabra.

¿Se divierte en la radio, verdad?

Mucho, claro. Cuando estamos en una dictadura la única vía de escape es el humor. No hay nin­gún sitio donde se cuenten más chistes que en un país comunista.

¿Nos asistirá Dios?

Dios no sé, la verdad, porque co­mo dependa de este Papa… ¡Un Papa peronista! Es que, mira, lle­vamos una racha.


Más en La República