Listin Diario Logo
22 de septiembre 2020, actualizado a las 08:33 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República miércoles, 12 de agosto de 2020

Enfoque

Dominicanos: En Donald Trump tenemos un aliado

  • Dominicanos: En Donald Trump tenemos un aliado
Jonathan D'Oleo Puig
Santo Domingo, RD

 Desde que Do­nald Trump tomó la Ca­sa Blanca ha estado im­plementando medidas que favorecen a la República Dominicana. Tomemos la construcción del muro en la frontera con México, por ejemplo. Esa medida nos be­neficia en el sentido de que nos da contexto para pro­ceder de manera similar en torno a la regularización de nuestro sistema de inmigra­ción. Específicamente en re­lación al vecino país de Hai­tí que permite la salida ilegal de decenas de miles de sus ciudadanos a territorio do­minicano años tras año.

Lamentablemente el presidente Danilo Medina desaprovechó esa oportu­nidad singular para nues­tra soberanía preservar. Por el contrario, usó su ca­pital político para debilitar la democracia dominicana, al darle la espalda a las her­manas democracias de EE. UU. y Taiwán, y ponerse de frente con actitud compla­ciente ante el gigante co­munista-dictatorial del le­jano oriente.

En este particular, a pesar de las decisiones tomadas por Medina, RD todavía tie­ne tiempo de aprovechar la ventaja contextual que nos da el muro fronterizo entre México y Estados Unidos. Si Trump es reelecto en no­viembre, nuestro presiden­te electo, Luis Abinader, podría darle carácter a la construcción de una barre­ra con puertas que nos per­mita tener control de quién entra a nuestra nación.

Una obra de esta naturale­za, de hecho, también crearía una serie de empleos directos e indirectos que, en efecto, ayudarían a dinamizar zonas económicamente deprimidas a lo largo de los 376 kilóme­tros que comprenden nuestra frontera con Haití. Por ello, es­pero que Abinader y su equipo tengan la voluntad de asumir con intención esa patriótica gestión independientemente de cual sea el resultado de las elecciones estadounidenses del próximo noviembre. De no hacerlo así, las oenegés aprovecharán la negligencia de nuestros líderes políticos para avanzar en su proyecto de fusionar las naciones de La Hispaniola para que sean una sola.

En otro orden, el gobier­no de Trump ha beneficia­do a República Dominicana por medio de su política eco­nómica; política que, antes de que se materializara la pandemia, tenía al aparato productivo estadounidense operando a todo vapor. Tan­to así que la tasa de desem­pleo descendió a 3.5%, el ni­vel más bajo en los últimos cincuenta años.

Dada la alta dependen­cia que tiene RD de EE. UU., de más está decir que ese di­namismo económico ha in­cidido en el bienestar de los dominicanos de mane­ra transversal a través de nuestras industrias a lo lar­go y ancho del territorio na­cional, y más allá. Conside­remos, por un lado, que en EE. UU. residen más de dos millones de personas de ori­gen dominicano. Según ci­fras del Banco Mundial, las remesas que esas personas han enviado a RD incremen­taron a razón de sobre 6.4% anual desde que Trump to­mó el poder en el 2017. Comparativamente, duran­te los últimos tres años del gobierno de Barack Obama, las remesas a RD incremen­taron a razón de un prome­dio anual de solo 3.4%.

Otro elemento interesan­te relacionado a las reme­sas es puesto de relieve en un informe publicado por el Banco Central de la Repúbli­ca Dominicana en el otoño de 2019. En el mismo, dicha entidad establece que du­rante los tres primeros años del gobierno de Trump las remesas provenientes de EE. UU. comprendieron más de un 75% del total de las re­mesas recibidas en RD. En cambio, durante los últimos tres años del gobierno de Obama esa cifra promedió por debajo del 69%.

En el ámbito del comer­cio internacional, Trump ha creado más oportunidades para República Dominicana que los gobiernos de Geor­ge W. Bush y Barack Obama combinados. Por un lado, ba­jo el gobierno de Bush se eli­minó el Acuerdo Multifibras que causó el cierre de varias zonas francas no solo en RD, sino también a través de Lati­noamérica. Si bien, por otro lado, bajo el gobierno de Bush se firmó el tratado de li­bre comercio entre EE. UU., Centroamérica y RD, dicho tratado no ha mejorado de manera significativa los tér­minos de intercambio en fa­vor de los dominicanos. Esto bien lo evidencia la naturale­za deficitaria de nuestra ba­lanza comercial con Estados Unidos.

Obama, por su parte, fir­mó el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica o TPP, por sus siglas en inglés. La estructura de tal tratado era tan desfavorable para la industria textil dominica­na que en el año 2014 Dani­lo Medina se vio compelido a componer una misiva diri­gida a Obama donde expre­só de manera meridiana sus preocupaciones. El presiden­te Obama respondió con el mayor grado de cordialidad, pero sin hacer ninguna pro­mesa de atender a nuestra imperante necesidad.

Con un estilo de liderazgo diametralmente opuesto al de Obama, Donald Trump, tan pronto tomó el poder en enero del 2017, sacó a EE. UU. del TPP y, consecuen­temente, actuó en el mejor interés no solo de los esta­dounidenses, sino también de casi todas las economías emergentes de nuestro con­tinente. A esto sumémos­le las medidas que Donald Trump ha tomado en torno al comercio con China. Sin dudas, las mayores benefi­ciarias de esas políticas de comercio justo han sido y se­rán economías que, como la nuestra, tienen una proximi­dad geográfica e idiosincrá­tica con EE. UU., así como una ventaja comparativa en actividades económicas que utilizan la mano de obra de manera intensiva.

Finalmente quiero hacer referencia a la que posible­mente ha sido la mayor con­tribución del gobierno de Do­nald Trump para con nuestra nación. Me refiero, nada más y nada menos, que a la llama­da telefónica que en julio de 2019 le hizo el secretario de Estado Mike Pompeo al pre­sidente Danilo Medina pa­ra ponerle freno a su intento de modificar la Constitución con el objeto de buscar la re­elección. Es probable que sin esa telefoneada el presidente Medina hubiese perseguido su ambición de continuar go­bernando esta nación cual si fuera un dictador sin contra­pesos que pusieran en jaque su gestión. Gracias a Dios que eso no sucedió y ello se debe, en parte, a la influencia ejer­cida por Donald Trump en fa­vor de la democracia en la pa­tria de Duarte.

EL AUTOR ES ECONOMISTA Y EXPER­TO EN POLÍTICAS PÚBLICAS. SITIO WEB: WWW.JONATHANDOLEO.COM