Listin Diario Logo
03 de agosto 2020, actualizado a las 09:07 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República miércoles, 15 de julio de 2020

Vicisitudes

Lograr prueba de Covid se convierte en una pesadilla

  • Lograr prueba de Covid se convierte en una pesadilla

    En el laboratorio Dr. Defilló las personas se desesperan en las filas. RAÚL ASENCIO/LD

  • Lograr prueba de Covid se convierte en una pesadilla
Doris Pantaleón
Santo Domingo, RD

 El acceso a pruebas diag­nósticas del nuevo coro­navirus COVID-19 se con­vierte cada día en una de las peores pesadillas para la población, tanto a nivel público como privado.

Los turnos de citas en el sector privado son cada día más alejados, mientras en el centro de mayor res­puesta pública, el Labora­torio Nacional Dr. Defilló, cientos de personas rea­lizan largas filas a diario para la toma de muestras y búsqueda de resultados.

La cantidad de perso­nas que acuden a diario al centro es cada día mayor, presentándose grandes tumultos y desesperación por parte de pacientes y fa­miliares.

En muchos casos para tomar un turno en el Labo­ratorio Dr. Defilló las per­sonas llegan en horas de la madrugada.

Ocupados

Entretanto, cada día entre 110 y 120 personas acu­den a la Unidad de Tria­je Respiratorio estableci­da en el hospital Francisco Moscoso Puello para aten­der y detectar casos de COVID-19. Desde ahí los que califican son referidos a uno de los 15 hospitales de COVID establecidos en Santo Domingo, algunos de ellos con ocupación de has­ta un 100 por ciento.

En los centros del sector privado donde se han des­tinado áreas para COVID la realidad no es distinta. Un ejemplo es el hospital Gene­ral de la Plaza de la Salud, donde ayer las 18 camas de cuidados intensivos dedica­das al cuidado de estos pa­cientes estaban ocupadas y lo mismo ocurría con sus 23 camas de hospitalización, mientras en su emergencia pacientes esperaban para ser ingresados.

En Cedimat los reportes indican que hay una ocu­pación similar de sus ca­mas destinadas al ingreso y atención de pacientes con COVID.

En tanto en Santiago la realidad es aún más com­pleja y los centros de salud privados aseguran estar en etapa de saturación. La provincia cuenta con unas 400 camas para ingresos, con una ocupación gene­ral de más 95%, con una alta presión en su capaci­dad de camas de Cuidados Intensivos y de ventilado­res.

Obligación

Ante la falta de respuesta en el sector público, mu­chos pacientes aseguran que se ven obligados a acu­dir a centros privados para poder acceder a una cama de cuidados críticos.

Tendrá camas

Para ampliar la respuesta de la población que requie­re de internamiento, el hos­pital doctor Francisco Mos­coso Puello se prepara para la puesta en funcionamiento de un área especializada pa­ra internamiento de pacientes afectados por coronavirus, cu­ya labor se realiza en coordi­nación con el Servicio Nacio­nal de Salud (SNS).

Hasta el momento el hos­pital no tiene camas de in­gresos para pacientes CO­VID, pero mantiene abierta una Unidad de Triaje Res­piratorio que recibe entre 110 y 120 pacientes diarios que acuden en busca de atenciones de emergencia tras problemas respiratorios y realizando pruebas PCR y Rápidas de forma gratuita.

Una vez allí, el centro canaliza, a través del Mi­nisterio de Salud Públi­ca, el traslado a uno de los centros COVID-19 de que dispone la Red Públi­ca, cuando un paciente requiere internamiento y además le entrega los me­dicamentos que requieran los pacientes.

Decenas de personas se concentran en el Laborato­rio Nacional Dr. Defilló en busca de hacerse la prueba o retirar los resultados de COVID.

HOSPITALES
Habilitados para atender casos

Gran Santo Domingo La red pública de hospitales COVID la conforman en el Distrito: Cecanot, Jacinto Mañón, hospital de la Policía; Infantil Santo Socorro; hospital Ángel Contreras Mejía. en Monte Plata; Municipal Pedro Heredia Rojas, Sabana Grande Boya; el municipal de Yamasá; Rodolfo de la Cruz Lora, Pedro Brand; Ciudad Juan Bosch, Darío Contreras, Militar Ramón de Lara, San Lorenzo de Los Mina, Marcelino Vélez Santana y el de Engombe.


Más en La República