Listin Diario Logo
15 de julio 2020, actualizado a las 08:37 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República domingo, 26 de abril de 2020

Enfoque de Periodismo

“Entramos en una década decisiva para el periodismo y el CORONAVIRUS es un factor multiplicador”

  • “Entramos en una década decisiva para el periodismo y el CORONAVIRUS es un factor multiplicador”

    La pandemia del Covid-19 resalta y amplifica las múltiples crisis que amenazan al derecho a una información libre, independiente, plural y fidedigna.

Reporteros sin fronteras (RSF)
Madrid, España

 La Clasificación Mundial de la Li­bertad de Prensa, que evalúa cada año la situación del periodismo en 180 países y territorios, muestra que los próximos diez años serán sin duda “una década decisiva” para la libertad de prensa debi­do a las crisis que afectan al fu­turo del periodismo: geopolíti­ca (agresividad de los modelos autoritarios), tecnológica (fal­ta de garantías), democráti­ca (polarización, políticas de represión), de confianza (des­apego, e incluso odio, hacia los medios de comunicación) y económica (empobreci­miento del periodismo de ca­lidad).

A estos cinco tipos de cri­sis, cuyos efectos permite evaluar la metodología de la Clasificación, se suma ahora una crisis sanitaria. “Entra­mos en una década decisiva para el periodismo, debido a las crisis simultáneas que afectan al futuro de la pren­sa”, señala Christophe Deloi­re, secretario general de RSF. “La pandemia del coronavi­rus muestra factores negati­vos para el respeto del dere­cho a una información fiable; esta es, en sí misma, un fac­tor multiplicador. ¿Qué será de la libertad, del pluralismo y de la credibilidad de la infor­mación de aquí al año 2030? La respuesta a esta pregunta es lo que hoy está en juego”, añade.

Existe una clara correlación entre la represión de la liber­tad de prensa registrada du­rante la crisis del coronavirus y el lugar que ocupan los paí­ses en la Clasificación Mun­dial de la Libertad de Pren­sa. China (177º) e Irán (173º, -3), epicentros de la pande­mia, establecieron disposi­tivos de censura masivos.

 En Irak (162º, -6) el gobier­no suspendió la licencia de trabajo de la agencia de noti­cias Reuters durante tres me­ses, horas después de que esta publicase una nota que cues­tionaba las cifras oficiales de casos de Covid-19. En Hun­gría (89º,-2) el primer minis­tro, Viktor Orbán, hizo que se aprobara una ley relativa al coronavirus que sanciona la difusión de noticias falsas con penas de hasta cinco años de prisión, una forma de coac­ción completamente desme­surada.

“Los gobiernos autorita­rios ven en la crisis sanitaria la oportunidad de aplicar la famosa ‘doctrina del shock’: aprovechar la interrupción de la vida política, la consterna­ción de la población y el debi­litamiento de los movimien­tos sociales, para imponer medidas que sería imposible adoptar en condiciones nor­males”, denuncia Christophe Deloire. “Para que esta déca­da decisiva no sea catastrófi­ca, la gente de bien, sea quien sea y se encuentre donde se encuentre, tiene que movi­lizarse para que el periodis­mo pueda cumplir la función esencial de ser un ‘testigo sol­vente’ para las sociedades, por lo que debe contar con to­das sus capacidades”, agrega.

Grandes movimientos en la Clasificación 2020

En 2020 Noruega con­serva, por cuarto año con­secutivo, el primer lugar de la Clasificación, mientras que Finlandia se mantiene en la segunda posición. Dina­marca (3º, +2) se sitúa ahora en el tercer lugar, ya que Sue­cia (4º, -1) y los Países Ba­jos (5º, -1) sufren un descen­so por el aumento de los casos de acoso a periodistas en in­ternet.

En el otro extremo de la Clasificación hay pocos cam­bios. Corea del Norte (180º, -1) desciende a la última posi­ción y ocupa el lugar de Turk­menistán, mientras que Eri­trea (178º) sigue siendo el país peor calificado del conti­nente africano.

Tras la alternancia políti­ca, Malasia (101º) y Mal­divas (79º) registran los mayores avances de la Clasifi­cación: escalan 22 y 19 pues­tos, respectivamente, mien­tras que Sudán (159º) sube 16 posiciones tras la caída de Omar al Bashir.

Entre los países que expe­rimentan las mayores caídas en la edición 2020 se encuen­tra Haití, que baja 21 lugares y ahora se sitúa en la posición 83 debido a las agresiones que han sufrido los periodis­tas en las violentas manifes­taciones que sacuden al país desde hace dos años. Las otras dos mayores caídas se observan en África, en dos países donde se han incre­mentado las violaciones a la libertad de prensa: Co­moras (75º, -19) y Be­nín (113º, -17).


Más en La República