Listin Diario Logo
24 de octubre 2020, actualizado a las 09:49 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República viernes, 17 de abril de 2020

Escasez de agua en Santiago en medio de crisis sanitaria

  • Escasez de agua en Santiago en medio de crisis sanitaria

    En Santiago se quejan por la escasez de agua potable.

Ricardo Santana
Santiago, RD

 La desesperación de los habitantes de Santiago aumentó ayer ya que a la escasez de agua embo­tellada se añadió la defi­ciencia en el suministro del líquido en los hogares por parte de la Corpora­ción del Acueducto y Al­cantarillado de Santiago (Coraasan).

Subrayaron que eso di­ficulta aún más su deses­perada situación.

“Si el agua l lega­ra por las llaves, por lo menos se puede hervir y beberla, pero tampo­co la están enviado con regularidad”, dijo Jua­na Martínez Espinal, del sector de Pekín, al sur de Santiago.

Muchos comerciantes dijeron que los camiones tienen entre tres y cua­tro días que no hacen los despachos de botellones.

Mientras, clientes des­esperados buscan el lí­quido procesado a cual­quier precio.

Sin embargo, hay per­sonas que distribuyen el botellón en motocicletas y camionetas a 100 pesos y su precio real oscila en­tre 35 y 40 pesos.

“No hay agua embote­llada, estamos mal y para colmo el río que tenemos (el Yaque del Norte), es una verdadera cloaca a su paso por Santiago”, se quejó Jor­ge Medina Santos, quien di­jo al Listín Diario que ayer visitó al menos nueve esta­blecimientos comerciales de esta ciudad y no encon­tró el producto.

Otras personas coinci­den con Juana Martínez, al expresar que si el suminis­tro de agua potable a los ho­gares fuera eficiente, al me­nos ellos podrían hervirla y beberla.

Cabe destacar que el agua que venden personas en las calles a precios exor­bitantes, se termina de una vez, porque la gente ad­quiere los botellones sin im­portar que su costo esté casi triplicado.

Desde el lunes los bote­llones de agua se han agota­do en los colmados, super­mercados, farmacias y otros negocios que los venden.

Esto también ha provoca­do que mucha gente se dirija directamente a las empresas procesadoras que venden el garrafón a 30 y 35 pesos.