Santo Domingo 23°C/23°C few clouds

Suscribete

El Brifin, el inquieto sueño de tres jóvenes por compartir información

Avatar del Listín Diario
Yoranmi SantiagoSanto Domingo, RD

El 16 de enero de 2017, un perro cíclope azul y que tiene por rabo una antena se autoproclamó "el amigo que te cuenta las noticias". Desde ese día, de lunes a viernes, Brifer, como se llama el can, llega por la mañana al correo electrónico de 50 mil personas con El Brifin, un resumen de noticias en el que de forma breve, simple y jocosa informa lo que pasa en el país y el mundo.

Brifer reafirma que el perro es el mejor amigo del hombre (y de la mujer, los intersexuales, los adolescentes, envejecientes…), y por eso quiere que estén bien informados antes de salir de casa.

Para lograrlo, en la madrugada, cuando todos duermen, él se trasnocha leyendo noticias en más de 50 medios de comunicación locales e internacionales, ve todo lo que hay y selecciona lo que considera más importante: prepara un resumen y luego lo redacta de forma corta, animada y en “español dominicano”. Una joya de perro, ¿cierto?

Brifer no se gobierna. Él es solo el mensajero con el que tres cibaeños curiosos, irreverentes y con sentido común, se propusieron hacer que a las personas les gustara leer las noticias.

Sus nombres son Emilio Rodríguez, Enmanuel Peña y Uriel Suriel. Más adelante se unió a esta misión Melissa Morales. Importante resaltar que viven en Washington (EEUU), Uruguay, Constanza, en República Dominicana y Brasil, respectivamente. Aunque todos se alternan en varias fases del proceso, si de funciones principales se trata, Morales trabaja la recopilación de datos, Rodríguez y Peña el contenido y Suriel la edición final.

Uriel Suriel visitó la redacción de Listín Diario para contarnos más de la historia y el proceso de El Brifin y por videollamada tuvimos desde Washington a Emilio Rodríguez.

Los tres fundadores de El Brifin se conocieron por Twitter y notaron que los unía el “humor sádico”, la constante inquietud por saber el porqué de las cosas, el sentido común y que todos leían un resumen de noticias en inglés. Pronto entendieron que en el país hacía falta un resumen de ese tipo para ayudar a que la gente estuviera informada sin tener que leer todos los periódicos, algo de lo que no todos son fanáticos. Así, luego de hacer ajustes y barajar durante dos años, el 16 de enero de 2017 decidieron enviar el primer Brifin a los “201 gatos” que tenían como suscriptores (todos eran familiares y amigos).

Dos años y nueve meses después, El Brifin cuenta con 50 mil briferos suscritos y un ratio de apertura del 40%, donde los teléfonos móviles representan los dispositivos más usados para la lectura. Cada día estos suscriptores (que están en Santo Domingo, Santiago, provincias y un 8% en el resto del mundo), reciben un correo cargado de información y datos relevantes, “para que no estén en el aire cuando salgan a la calle”.

Su público es una comunidad de gente que quiere enterarse de lo que ocurre en el país y el mundo, pero no tiene tiempo, ánimos o hábito para leer periódicos; ya sea porque no les gustan, se le dificulta entender noticias extensas o simplemente quiere “hacerlo breve”.

Actualmente sus secciones son Resumen general (donde compilan todas las noticias), Frase del día (una noticia reseñada desde una frase graciosa, redundante o rara), La cifra del día (una noticia contada desde un número), Imagen del día (fotonoticia), La Brifipedia (una palabra extraña para agrandar el vocabulario o reírse) y Un día como hoy (efemérides y fechas notorias).

El proceso Aunque El Brifin es un resumen noticioso, quienes lo producen no son periodistas. Un profesional de los negocios (Emilio), un abogado y comerciante (Uriel) y un ingeniero civil (Manuel), desde el día uno son los responsables de recopilar, entender y “aplatanar” las noticias que llegarán por correo a sus lectores. Hace poco integraron a Mellisa Morales. Ella sí estudió comunicación.

No ser periodistas no es una limitación para ninguno ellos. De hecho, sienten que esto es lo que les permite estar al mismo nivel que sus lectores para poder desarmar las noticias, digerirlas y luego explicárselas en un párrafo que informa y entretiene.

Pero si algo tienen todos claro es que “una cosa es ser informal y otra es hablar tira’o, que hay una línea entre la redacción relajada y la burla, y que no con todos los temas se puede jugar”.

Ellos no creen en “embotellarse” las noticias, leen todo y se aseguran de entenderlo para poder explicarlo con sus propias palabras; o mejor dicho, con las de Brifer.

“Tenemos una lista con 50 o 100 fuentes nacionales e internacionales, las revisamos todas y vemos lo que es importante y lo que no. Después hacemos una lista con los temas que van, lo organizamos y editamos”, explica Rodríguez desde Estados Unidos.

Motivan a sus lectores a profundizar cada noticia que ellos le brifean. En medio de la redacción de sus informaciones, se aseguran de incluir enlaces hacia medios en los que se puede ampliar la noticia. El criterio que utilizan para elegir una fuente sobre otra es lo bien que, a su juicio, estén explicando la información, la exclusividad en los datos.

Tienen bien clara la línea editorial y ética por la que se rigen. Obvian el sensacionalismo, el chisme farandulero y el declaracionismo no sustentado en datos.

En el manejo de las fuentes también cuidan su neutralidad, razón por la que no negocian exclusividad con ninguno ya que el objetivo es direccionar a la información más completa.

El negocio detrás Fresco y ligero como es, El Brifin desde el primer día fue contemplado como un negocio escalable, con potencial de rentabilidad y expansión, según cuentan Suriel y Rodríguez.

“Fue siempre con visión de llegar, crecer, hacer dinero y ser un medio importante”, cuenta Emilio desde Washington.

Decidieron así lanzarse. “Dijimos que íbamos a durar un año sin procurar publicidad, para enfocarnos en crecer, afinar el producto y no en ventas”. Cuenta Suriel que ya a los tres meses tocó su puerta una agencia publicitaria y tuvieron que decirles como la canción: te lo agradezco, pero no... Suriel dice que en ese momento comunicaron a la marca que todavía ellos no eran tan grandes y que no les convendría pautar publicidad con ellos.

Ya crecieron, ahora sí aceptan, y de hecho tienen anunciantes. En su modelo de negocio cuentan con al menos seis formas de promoción, siempre explícitas en las que el lector claramente puede darse cuenta que es una publicidad y no una promoción que le están haciendo pasar por noticia, algo que con ellos no es negociable.

“Nosotros decirle a la gente ‘e’te e’ el resumen de lo má’ importante es porque creemos que es lo má’ importante, no porque me pagaron para que lo dijera”, nos dice Suriel.

Pero aun así, cuenta Rodríguez, también rechazan ofertas de anunciantes que no van con la línea de El Brifin, entre estos mencionan marcas de tabaco, cigarros electrónicos o políticos.

En este punto hacen un paréntesis para explicar que la neutralidad con la que tratan las noticias políticas no significa que no les importa el tema, es solo que han decidido manejar la información de forma tal que no influencie a sus lectores hacia uno u otro candidato.

Retos Siendo tres los fundadores de El Brifin, y tomando en cuenta que los suscriptores iniciales eran familiares o amigos, lo que más les costó fue lograr el anonimato en la edición y que los lectores no notaran la diferencia cuando escribía uno o el otro. Ahora el que escribe es Brifer.

A lo largo de este tiempo, cuentan que lo que más les llena es recibir la retroalimentación de los lectores que les escriben por correo, redes sociales o les saludan cuando los reconocen en la calle. Gente que les dice que no leían noticias, o adolescentes que reportan ser parte de los suscriptores, un público al que admiten que no vieron como meta al idear el proyecto.

Reconocen que desde el primer día la falta de sueño ha sido una constante en sus vidas, pero se dan por pagos al ver cómo la marca cada día es más aceptada, crece en suscriptores y al ver “lo lindo” que les queda el resumen.

Los planes a futuro Tal como fue contemplado, El Brifin tiene claro los puntos en los que se puede diversificar, pero siguen enfocados en el producto principal que es el resumen por correo.

“Luego siempre está que queremos hacer programa de radio, podcast, brifeo (explicaciones) por video, expandirlo a otros países, hacer una página de medios… Las ideas son muchas, pero por ahora lo importante es crecer la cantidad de suscriptores para poder crecer financieramente y después poder contratar más personas y expandirnos”, dice Rodríguez.

Uno de los aspectos principales para ellos sería lograr que el resumen funcionara sin ellos, de modo que pudiera expandirse a otros mercados a modo de franquicia.

Mientras eso pase, El Brifin seguirá en su formato original para “hacerlo breve”.

Tags relacionados