Listin Diario Logo
14 de noviembre 2019, actualizado a las 10:45 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República miércoles, 23 de octubre de 2019

Rupturas

Cismas dividieron partidos y enemistaron a sus líderes

  • Cismas dividieron partidos y enemistaron a sus líderes

    Los líderes del PRD y el PLD han protagonizado encarnizadas luchas de poder.

Dalton Herrera
dalton.herrera@listindiario.com
Santo Domingo, RD

Insultos, acusaciones de fraude y señalamientos personales han sido parte de la dinámica política, y propiciadora de las más ácidas divisiones partidarias a lo largo de casi 50 años en la historia democrática del país.

La mayoría de esas rupturas políticas ocurrieron sin un ápice de violencia física, limitándose solo a los dimes y diretes, como recientemente han dejado en evidencia el presidente Danilo Medina y el expresidente Leonel Fernández.   

Luego del profesor Juan Bosch haber abandonado el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), en noviembre de 1973, y rompiera sus lazos con José Francisco Peña Gómez, este siempre evitó, por todos los medios, referirse de manera directa a quien fuera su compañero de mil batallas. En definitiva, prefirió ignorarlo completamente.

No obstante, el líder perredeísta sí se dirigió a Juan Bosch para defenderse de las acusaciones de grupismo, caos y desórdenes que supuestamente imperaban en ese partido.

Para entonces, Peña Gómez dijo: “Soy un discípulo del maestro Juan Bosch, pero un discípulo que, a diferencia del peón político que sólo ejecuta órdenes, tiene ideas propias, a veces diferentes a las de su maestro, como ha sucedido durante los últimos tres meses, pero esas discrepancias jamás me han llevado a sustentar la absurda idea que me atribuyeron personas desaprensivas, de que el discípulo pretende haber alcanzado el rango del maestro y trata de usurpar su cátedra iluminante”.

En ese momento de incertidumbre nacional, los perredeístas no pudieron evitar que Bosch y sus seguidores mantuvieran la Casa Nacional del PRD, que posteriormente fue reinaugurada como Casa Nacional del PLD, la misma que actualmente se ubica en confluencia de la avenida Independencia y calle Cervantes.

Hubo violencia

A pesar de que las divisiones mayormente se han quedado solo en palabras, algunos episodios sí han sido tristemente recordados por las trifulcas y balaceras.

En este caso, Peña Gómez estuvo envuelto en otra división en el PRD, esta vez contra el expresidente Jacobo Majluta, quienes mutuamente se acusaron de cometer un fraude electoral en los comicios internos de 1985.

En aquella ocasión, se produjo el llamado “Concordazo” cuando el dirigente perredeísta Rafael Vásquez (Fiquito) ingresó armado con varias personas a uno de los salones de conteo de votos en el Hotel Dominican Concorde, para interrumpir las labores electorales.

Este hecho produjo un muerto y varios heridos que mancharon totalmente aquellos comicios del partido oficialista.

Tanto Majluta como Peña Gómez se disputaban la candidatura del PRD pero al final el primero logró imponerse sobre el segundo mediante el “Pacto por la Unión” que suscribió el entonces presidente Salvador Jorge Blanco.

De todas formas, esa movida política del mandatario no evitó el cisma de ese partido ya que ni Jorge Blanco ni Peña Gómez le apoyaron durante las elecciones nacionales de 1986, por lo que fue vencido por el candidato reformista, Joaquín Balaguer.

De esta división nacerían el Partido Revolucionario Independiente (PRI) y el Bloque Institucional Socialdemócrata (BIS).

“Voten por el diablo”

Después que Hipólito Mejía lograra vencer en la carrera presidencial a Danilo Medina en el año 2000, modificara la Constitución dos años más tarde para imponer nuevamente la reelección presidencial (prohibida en el Pacto por la Democracia en 1994), el PRD entró en una nueva crisis por la lucha del poder.

Hatuey de Camps, quien tenía aspiraciones presidenciales para los comicios de 2004, mandó a votar en contra de su propio partido a modo de retaliación por las ambiciones de Mejía de optar a un nuevo mandato.

“Hay una sola línea que es en contra de la reelección. ¿Que por quién van a votar? Si quieren pueden votar por el Bacho; si quiere por Flores Estrella; si quiere por Trajano, con quien me reuní ayer; si quiere por el diablo y su hermano; si usted quiere se queda en su casa. Lo que usted no puede hacer es traicionar la memoria de (José Francisco) Peña Gómez, y clavarle un cuchillo a la memoria de Peña Gómez, votando por Hipólito”, subrayó De Camps en ese momento.

IMPORTANTES

Quiebre En 2011, Mejía intentó nuevamente obtener la candidatura presidencial del PRD al enfrentar a Miguel Vargas Maldonado, su antiguo ministro de Obras Públicas. En esa ocasión el expresidente se impuso ante su exfuncionario, lo que desencadenó un enfrentamiento verbal entre ambos que terminó de demoler las bases del otrora partido del pueblo.

Ataques verbales “Mejía no tiene ningún derecho a fomentar la división y el irrespeto a la institucionalidad en el Partido Revolucionario Dominicano”, declaró Vargas Maldonado en esa ocasión, a lo que Mejía respondió que él era un “traicionero”.


Más en La República