Listin Diario Logo
17 de noviembre 2019, actualizado a las 12:01 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República miércoles, 02 de octubre de 2019

JOAQUIN BALAGUER

Leonel: “Para mí el balance de Balaguer en la historia es positivo”

  • Leonel: “Para mí el balance de Balaguer en la historia es positivo”

    El expresidente Leonel Fernández conversa con los ejecutivos de Listín Diario.

  • Leonel: “Para mí el balance de Balaguer en la historia es positivo”
  • Leonel: “Para mí el balance de Balaguer en la historia es positivo”
  • Leonel: “Para mí el balance de Balaguer en la historia es positivo”
  • Leonel: “Para mí el balance de Balaguer en la historia es positivo”
Juan Eduardo Thomas
Santo Domingo, RD

Hay una anécdota que cuenta Leonel Fernández para explicar la fuerza de las ideas, de los valores y del trabajo, que resulta interesante: “En 1995 empezamos la campaña con 15 mil pesos y una yipeta prestada… y ganamos las elecciones”.

Habla de las elecciones presidenciales de 1996, a la salida de la aguda crisis política de dos años antes que llevó a una modificación constitucional para acortarle el periodo a Joaquín Balaguer, en la que participó como un jovenzuelo retador frente al que toda la sociedad veía como el presidente natural: José Francisco Peña Gómez.

Esa victoria del “Nuevo Camino” llegó de la mano de Joaquín Balaguer, el octogenario caudillo que le levantó las manos desde una tercera posición electoral y que le convirtió en el presidente más joven que ha conocido la República.

Ese Balaguer, el cuadro político de la dictadura que siguió al mando en la incipiente democracia, es hoy valorado con balance positivo en la historia por Fernández.

“Balaguer tiene un gran aporte en términos de desarrollo económico, infraestructuras, social, pero en un modelo semiautoritario, en los 12 años (1966-1978). En los 10 (1986-1996) mejoró pero terminamos con un cuestionamiento electoral, de si las elecciones de 1994  fueron limpias y ahí hubo que recortar el periodo. Por tanto, aunque para mí su balance en la historia es positivo, no obstante fue un periodo de transición hacia una democracia plena”, explica Fernández.

Y cuando se le pide que construya un perfil político teniendo como referentes a Balaguer y a Juan Bosch, el expresidente Fernández destaca del primero un cierto talento especial, como gusta decirlo su madre, doña Yolanda, con un temperamento que le buscaba la vuelta a las cosas para que se pudieran resolver.

“Con la experiencia que uno tiene y por lo que ha vivido, nos damos cuenta que tenía ese talento y temperamento para buscarle soluciones a los conflictos. Le correspondió una época turbulenta, difícil, él tenía también una situación particular que no lo hacía atractivo a nuestra generación: él era un cuadro de la dictadura y como lo era preferíamos a Juan Bosch que desafió a la dictadura. Preferíamos al que desafió”.

“A veces la historia enseña que las transiciones se dan con el que estuvo en las sombras. Esa es la historia. Y por lo tanto, desempeñó un papel que yo creo importante en la estabilización política de la República Dominicana. Una primera etapa difícil, donde no se puede ocultar que hubo represión, que hubo, digamos, un manejo autoritario del poder, pero ya después del 78, con alternancia que se produjo con el PRD, el país entró, al igual que América Latina, a la democracia.

Juan Bosch

“Es la mentalidad analítica más aguda que ha tenido República Dominicana. Lo de Bosch es una cosa excepcional. Usted lee sus textos, ese pensamiento lógico, coherente, esa capacidad particular yo creo que es una enseñanza. Le digo a mucha gente: lea a Juan Bosch aunque esté en desacuerdo con lo que dice: le enseña a pensar, a organizar las ideas, es una mente analítica altamente productiva, altamente excepcional.

Y un nivel de liderazgo inspirador. Es el hombre del trabajo, la dedicación, las ideas, la inspiración. Un hombre que no se amilana frente a nada, que por la fuerza y convicción siempre va hacia adelante.

En 1978 ganó el PRD, su antiguo partido, que él formó y del cual se fue. Y que criticaba mucho. Y él se queda con 18 mil votos, parecía que estaba muerto, pero no enterrado”.

Joaquín Balaguer

“Su sentido pragmático. Su sentido de relatividad de las cosas, de que el poder no es de pureza química. No es químicamente puro. Sino que la sociedad, en su diversidad, trae mil cosas y para poder gobernar tienes que darte cuenta de eso, aislar eso, procurar que eso esté ausente pero no ignorar que eso existe. Yo creo que Balaguer demostró eso en la sociedad dominicana. En la vida todo es un claro oscuro. Luces y sombras. Trate de acercarse a la luz, pero no se descuide de las sombras”.