Listin Diario Logo
06 de diciembre 2019, actualizado a las 12:56 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República viernes, 02 de agosto de 2019

En Los Mina

Niegan envenenaran a Brittany, pero llegó intoxicada a hospital

  • Niegan envenenaran a Brittany, pero llegó intoxicada a hospital

    Las autoridades investigan las circunstancias en que una niña de tres años falleció mientras recibía atenciones médicas en la Maternidad de Los Mina. La niña fue sepultada ayer en el Cristo Salvador. VÍCTOR RAMÍREZ/LD

Javier Flores
Santo Domingo, RD

La niña Brittany Pérez Castillo, quien falleció el pasado martes en el sector Katanga de Los Mina (Santo Domingo Este), llegó con síntomas de intoxicación al área de emergencias de la maternidad de Los Mina.

De acuerdo con la directora de Hospital Materno-Infantil San Lorenzo de Los Mina, doctora Evelyn J. Figueroa, Brittany fue ingresada alrededor de las 7:00 de la noche del pasado martes 30 de julio y falleció a las pocas horas luego de no resistir un tercer infarto.  

“Ella sufrió un infarto a los pocos minutos después de ser ingresada al hospital y otro a las 9:00 de la noche, en ambos se le pudo estabilizar pero en el tercero, que ocurrió pasadas las 10:00 de la noche, no pudimos lograrlo”, expresó la doctora Figueroa a reporteros de LISTÍN DIARIO.

La directora del referido centro de salud agregó que como la víctima solo duró menos de seis horas, se llamó inmediatamente al Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) y a la Fiscalía de Niños, Niñas y Adolescentes de Santo Domingo Este para que procedan una investigación del caso.   

Los familiares de la niña niegan que haya sido envenenada por la madrastra.

Los mismos no quisieron dar declaraciones y no permitieron el acceso de la prensa al área del cementerio en el Cristo Salvador, donde sepultaron los restos de la niña de 3 años. Estos agregaron que aún esperan los resultados del informe toxicológico. Al cementerio llegaron varias personas en motores y algunas con bebidas alcohólicas en las manos. Estos inmediatamente notaron la presencia de la prensa en el lugar, se quejaron y avisaron que no querían ser ni fotografiados ni grabados, mientras también le pidieron a los que estaban presentes guardar sus celulares.