Listin Diario Logo
19 de noviembre 2019, actualizado a las 12:11 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República jueves, 04 de julio de 2019

EN VILLA MELLA

Cabo ultimado la noche del martes ingresó a la Policía por temor a la delincuencia

  • Cabo ultimado la noche del martes ingresó a la Policía por temor a la delincuencia
Javier Flores
Santo Domingo, RD

“Él se había metido a la Policía por miedo a caer en la delincuencia y mira lo que pasó”, decía entre llanto Ondina Milagros Arias, la abuela del cabo de la Policía ultimado el martes por varios desconocidos, y quien felleció horas después tras el impacto de la muerte de su nieto.

Christofer Turbí Ruiz, de 28 años de edad, llevaba siete años en la institución y de acuerdo con sus familiares, él entro a la institución para alejarse de la delincuencia.

“Christofer se entró a los 21 casi huyéndole a eso mismo, él vivió en el barrio y sabe por eso se metió”, agregó su tía Miosoty.    

El cabo de la policía fue definido por sus familiares, amigos y vecinos como una persona que nunca se ha metido en problemas con nadie y que estaba al pendiente siempre de su familia.

"Lo de él era su policía y sus hijos, no entiendo por qué le harían algo así", exclamó su padre Bacilio Turbí.

Christofer se encontraba a solo un mes de cumplir 29 años y pasó toda su vida residiendo en el sector de Casa Vieja en Villa Mella, donde actualmente residía con su con su esposa y sus dos hijos de 6 y 1 año de edad.

Un informe preliminar revela que el cabo Cristopher Turbí Ruiz falleció a causa de una herida de bala, según certificó el médico legista actuante en el caso.

El hecho se produjo el martes en la noche alrededor de las 10:00 en un pica pollo ubicado en la avenida Hermanas Mirabal, en el sector Casa Vieja, en Villa Mella, cuando el agente, en compañía de dos personas, esperaba que le sirvieran un pedido.

Tras disparar al cabo, el homicida se apoderó del arma de reglamento del agente, mientras su acompañante encañonaba y despojaba de una escopeta Maverick, calibre 12, al empleado de seguridad del lugar, y luego emprendieron la huida.

En los bolsillos del cabo Turbí Ruiz fueron hallados RD$8,000.00 en efectivo, cinco dólares y 100 pesos chilenos, su celular y sus documentos personales.

Los investigadores del caso amplían las pesquisas a los fines de dar con los responsables de la muerte del miembro de nuestra familia policial.

Durante el velatorio del mismo su abuela y madre de crianza, Ondina Milagros Arias, falleció.

Según los familiares, Odina Milagros Arias no aguantó el dolor por la pérdida de su nieto. 


Más en La República