Listin Diario Logo
21 de septiembre 2019, actualizado a las 01:39 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República domingo, 02 de junio de 2019

INCERTIDUMBRE

Familiares de fotógrafo desaparecido en 2012 aún espera solución del caso

  • Familiares de fotógrafo desaparecido en 2012 aún espera solución del caso

    Madre de el jóven desaparecido mientras exigía retomar el caso / Foto: Victor Ramírez

Javier Flores
Santo Domingo, RD

“Tener esto es peor que el cáncer”, fue lo que dijo Pedro Díaz, padre de un joven fotógrafo desaparecido hace siete años.  

Los familiares de Juan Alfredo Díaz Lora depositaron el jueves en el Palacio de la Policía un expediente para que la institución retome las investigaciones del caso.

“Son siete años sin saber. Esto es peor que un cáncer. Estar sin saber tantos años del paradero de tu hijo, ni saber qué le paso ni nada, es algo frustrante”, exclamaba Pedro mientras apenas podía contener las lágrimas.

El 28 de julio del 2012 el fotógrafo Juan Alfredo Díaz Lora salió a reunirse con un cliente y desde entonces se desconoce su paradero.

“Han sido unos años desesperantes, la incertidumbre me está llevando a un punto donde estoy arriesgando mi propia vida. He salido sola a provincias que me han dicho que lo vieron y para allá me voy sin conocer a nadie, y cuando viene a ver me pasa algo. Los siete años más largos”, decía Juana Lora con las lágrimas bañando su rostro.

Era la emoción de la familia

Tanto Juana como Pedro concuerdan en que Juan era la alegría de la familia, y quien aportaba el ánimo en las reuniones familias.

“Las reuniones ya no son lo mismo, uno conversa y se ríe pero no es igual. A él no le gustaba ver a nadie con la cara larga; si había alguien así iba y lo hacía reír. Un muchacho bueno, un hijo ejemplar, ¿qué más se podía pedir?”, añadió Juana mientras Pedro agregó que “siempre fue un muchacho que nunca le dio problemas ni carpetas”.

Las investigaciones

De acuerdo con una publicación de LISTÍN DIARIO el 21 de septiembre del 2018, dos personas fueron las primeras personas investigadas.

La primera fue una mujer llamada “Cristina”, quien de acuerdo con Juana le hizo una propuesta sospechosa y que tiene más de 40 años de edad.

“Tres días antes de que mi hijo desapareciera una mujer lo invitó a un resort supuestamente para ir como acompañante de honor junto a otra persona, pero mi hijo declinó la propuesta porque él tenía a su esposa y su hija”, precisó Juana en ese momento.

La mujer fue interrogada por las autoridades y negó que conociera a Alfredo, lo que despertó la sospecha de su madre, porque había pruebas de que estos conversaban.

Además, Juana  señala que la señora tenía fuertes vínculos con militares de alto rango, por lo que cree no fue lo suficientemente investigada.

La otra persona es Enmanuel Cancu Henríquez, residente en Barcelona, España, y de quien Juana también sospechaba desde un principio, ya que días antes había amenazado de muerte a Alfredo por las redes sociales, porque “hablaba con su novia por Facebook” y estaba celoso.

Piden reabran el caso

La familia del fotógrafo Juan Alfredo Díaz Lora acudió acompañada del presidente de la Organización Internacional de los Derechos Humanos (OIDH), Alberto Díaz, y fueron recibidos por el vocero de la Policía Nacional, Frank Félix Durán Mejía, quien tomó el documento.

"He esperado un tiempo para ver si hacen algo pero no me resuelven, he tenido que volver a tirarme a las calles. Esta desesperación me tiene que ya yo ni sé que hacer", exclamó la madre de joven desparecido.

Por su lado, el presidente del OIDH, Alberto Díaz, agregó que seguirán en las calles hasta que las autoridades resuelvan el caso.

Díaz Lora dejó al cuidado de su madre y su padre, su hija de un año. Por el caso fue apresado un hombre residente en España, pero este nunca fue extraditado.    

La solicitud de arresto de la Interpol  era la A- 7459/9-2014, y detalló parte de las investigaciones hechas por las autoridades que arrojaron como principal sospechoso de la “muerte” a Alfredo a Enmanuel Cancu Henríquez.  Pese a que el cadáver no ha aparecido, las autoridades lo dieron por muerto, pero aún así nunca extraditaron al acusado.