Listin Diario Logo
19 de octubre 2021, actualizado a las 09:14 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República sábado, 27 de abril de 2019

Se siente un profundo vacío en casita donde vivía la niña Chanel

  • Se siente un profundo vacío en casita donde vivía la niña Chanel

    Yessi Tiburcio, la madre de la menor Chanel Marie Tiburcio, atribulada por la tragedia. /VÍCTOR RAMÍREZ

  • Se siente un profundo vacío en casita donde vivía la niña Chanel
  • Se siente un profundo vacío en casita donde vivía la niña Chanel
Luisanna carrasco
Santo Domingo

Dentro de una humilde vivienda techada de concreto, ubicada en una calle sin asfalto del sector Fundación, en Los Girasoles, de Santo Domingo Oeste,  una lona azul tapasol, y debajo de esta varias sillas blancas a espera de ocupantes, revelaba un caso de muerte.

Ciertamente, era eso. Un silencio escalofriante envolvía todo el entorno alrededor de la casa de la niña Chanel Marie Tiburcio, quien murió el pasado miércoles tras una pelea con una compañera de clases en el sector Los Girasoles.  Los restos de Chanel, de 11 años, acababan de ser sepultados en el Cementerio Cristo Redentor la mañana del viernes cuando su madre, quien no encuentra consuelo por la pérdida de su hija mayor, dijo a reporteros de Listín Diario que aunque la comunidad esté haciendo caminatas y encendidos de velas para llamar la atención de las autoridades, nada le devolverá a su hija, aunque sí aseguró que espera justicia.

El miércoles de tarde Chanel se vio envuelta en una pelea con una compañera al salir de clases, según su madre, Yessi Tiburcio. En el lugar donde ocurrió el hecho los compañeros formaron una ronda en “forma de coliseo”, todos listos para ver cómo las dos niñas peleaban y se desarreglaban la ropa en el pavimento.

La pelea quedó grabada en un video que muestra cómo Chanel es golpeada repetidas veces por la cabeza y su compañera le hala el cabello, la tira al piso y continúa golpeándola. Tras el hecho, la menor fue llevada al hospital por su progenitora, y luego de recibir las primeras atenciones médicas fue declarada muerta.  

Chanel era la mayor de tres hermanos y la única hembra. Sus hermanitos tienen de entre 6 y un año. El patio de su casa estaba lleno de los estudiantes del quinto año de primaria de la escuela profesor Julián Amparo, quienes aún no creían  que su compañera de clases ya no estaba. Un silencio y  rostros tristes denotaba todo el dolor que sentían.

Además de los estudiantes, la tristeza por la ausencia de Chanel también se notaba entre moradores del sector Fundación, en Los Girasoles. El grupo, de al menos 12 personas, estaba sentado debajo de un árbol lamentando el hecho. Los comunitarios han quedado marcados y consternados, al decir que “fue un abuso lo que cometieron con ella”,  y ahora esperan que caiga todo el peso de la ley sobre los culpables de este suceso.

Los familiares de Chanel aseguran que ella era callada y tranquila, siempre estaba haciendo algo constructivo, le gustaba mucho las manualidades e incluso estaba haciendo un curso que no pudo concluir. Era una niña feliz, sociable y llena de expectativas. No era malcriada y tenía las bases de una buena educación.

De la otra menor de 12 años involucrada en la pela con Chanel no se tiene mucha información, ya que fue trasladada  a una oficina de Niños, Niñas y Adolescentes en el sector Villa Juana para los fines correspondientes, mientras las autoridades  investigan el caso.

Peleas que preocupan
El hecho que terminó con la muerte de Chanel se originó con una pelea. Una de las tantas que se pueden ver a las salidas de las escuelas, algo que preocupa a diferentes sectores de la sociedad.

Según la psicóloga Virginia Rodríguez, la sociedad tiene que reinventarse, ya que la conducta de los adolescentes es un reflejo de todo lo que está sucediendo.

Aseguró que “parte de la culpa la tienen las letras de las canciones  de género urbano que incitan al descontrol”. Rodríguez expresó que los mensajes de la sociedad no son potables, y lo que ofrece a los adolescentes, la forma de vestir, la música... lo que reciben es violencia, con expresiones  como, “no te dejes coger de p...”, “el que te la hace la tiene que pagar”, etc.