Listin Diario Logo
18 de octubre 2019, actualizado a las 07:24 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República lunes, 25 de febrero de 2019

VECINOS DEPLORAN

Indigentes toman parques para vivir

  • Indigentes toman parques para vivir

    Plazas. Los vecinos de los parques Enriquillo, San Carlos y Cristo Libre se resisten a abandonar esos espacios, pese a la presencia de indigentes.

Adriana Peguero
Santo Domingo

Los parques San Carlos, Enriquillo y Cristo Libre son espacios que por décadas han utilizado los habitantes de sus entornos como una especie de patio, donde juegan dominó y realizan otras actividades recreativas en familia.

Sin embargo, han tenido que acostumbrarse a que los indigentes los utilicen para pasar la noche.

En el caso del parque San Carlos, ubicado en el sector que lleva su mismo nombre, los lugareños se quejan de que sumado a esto, el espacio está deteriorado y sucio.

Ayer los vecinos jugaban dominó, se tomaban unos tragos y compartían en armonía, pero les preocupa el estado de abandono en el que se encuentra la plaza.

Y es que sus bancos están deteriorados y los árboles languidecen por falta de agua y las paredes se han  

agrietado. “Teníamos una llave para mojar los árboles todos los días y la quitaron, los bomberos dejaron de mojar las plantas y cada día por la mañana, encontramos heces fecales, orina y basura que dejan los huéspedes que aquí duermen”, informó el señor José Lugo.

No obstante, los vecinos se niegan a abandonar sus habituales horas de recreo en el área verde, ubicada al lado de la iglesia San Carlos Borromeo, en la calle 16 de Agosto, esquina María Nicolasa Billini de San Carlos, Distrito Nacional.  

TAMBIÉN TOMAN EL PARQUE ENRIQUILLO

Ayer mientras los evangélicos realizaban un culto en la glorieta del parque Enriquillo, un indigente dormía al lado de ellos.

La plaza estaba repleta de visitantes, unos recreándose, otros vendiendo comestibles, algunos pidiendo y las mujeres “de la vida alegre” buscando clientela.

La plaza tiene seguridad, a cargo de los policías municipales, pero ayer no se observó vigilancia.