Listin Diario Logo
15 de junio 2019, actualizado a las 02:57 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República sábado, 16 de febrero de 2019

Rescate y restauración

Encuentran osamentas debajo de la Iglesia de Santa Bárbara

  • Encuentran osamentas debajo de la Iglesia de Santa Bárbara
  • Encuentran osamentas debajo de la Iglesia de Santa Bárbara
  • Encuentran osamentas debajo de la Iglesia de Santa Bárbara
Guillermo Pérez
guillermo.perez@listindiario.com
Santo Domingo

Los trabajos de rescate y restauración de la iglesia de Santa Bárbara, un monumento de la era colonial donde fue bautizado el padre de la patria, Juan Pablo Duarte, están revelando asombrosos hallazgos, estando entre los más prominentes unas criptas centenarias con decenas de tumbas.

Pero esto es poco. Hay osamentas, en cantidades no establecidas todavía, por todo el patio de la plaza, y se han encontrado restos hasta incrustados en paredes del templo.

Por el momento, ninguno de los despojos tiene identidad, aunque los hechos apuntan a sepulturas a partir del  siglo XVI .

Detrás de la capilla, ocultas en el tiempo, dentro del  espacio de una pared, dos manos artificiales sostienen una barra de metal que parece establecer una línea central divisoria del templo, como “un ruego a Dios”, para que sostenga la estructura.

Juan Gilberto Núñez, el hombre que ha diseñado y dirigido todo el proyecto de restauración de la Iglesia,  le mostró ayer a Listín Diario el progreso de esta obra, que el presidente Danilo Medina encargó a la responsabilidad de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado(OISOE), cuyo titular, el ingeniero Francisco Pagán, mantiene una supervisión continua a su desarrollo.

Cinco de las criptas descubiertas hasta ahora, pero que según asegura Núñez hay otras tantas en la iglesia, han sido saneadas y fumigadas, siempre bajo orientación de arqueólogos involucrados en el proceso.

Iluminación de criptas
Conforme está establecido en los planes de rescate restauración, estas cámaras para sepulturas en el subsuelo del templo serán iluminadas con un cristal, para que la gente pueda ver su entrada.

La presencia de osamentas en las paredes de la iglesia de Santa Bárbara se debió a que cuando las bóvedas estaban llenas de los restos mortales eran exhumadas, para hacer espacio  a otros cadáveres.

“Todo el patio de la plaza es un cementerio”, declaró Núñez. “Donde quiera que hacemos un agujero encontramos osamentas”, agregó, mientras brigadas de obreros trabajaban a toda capacidad en el área exterior, y dentro, equipos de jóvenes ingenieros y arquitectos se entregaban a su tarea.

Estos hallazgos podrían dar más vida al valor histórico de la iglesia, porque se espera habrá de llamar más la atención de muchos dominicanos y llegar hasta aquí, y en los asuntos de turismo atraería a visitantes interesados conocer la historia todo dentro de esta iglesia.

Un detalle importante es el hecho de que a esta iglesia le rodean narraciones interesantes sobre “Las Vírgenes de Galindo”, tres hermanitas que, según relata César Nicolás Penson en su obra  “Cosas Añejas”,  fueron masacradas en 1822 por fuerzas invasoras haitianas, junto a su padre.

El proyecto en ejecución en este templo, denominado Plaza de Santa Bárbara de los Hombres de la Mar, ya ha alcanzado, cuando menos, un 80 por ciento de avance, en un proceso  que incluye la intervención de su estructura, restauración, obras de arte de la iglesia y el que va a estar expuesto en la plaza.

“Hemos intervenido toda la iglesia, que se encontraba en muy mal estado, producto del abandono y el mal manejo de los fenómenos naturales, y que al no estar bajo cuidado, resultó bastante afectada”, indicó Núñez.

“Desde que empezó su intervención, hace un par de años, durante la gestión del ingeniero Pagán se comenzó a tomar medidas  para solucionar los males estructurales que tenía la iglesia”, añadió.

La iglesia estaba repleta de grietas, por todos los lados. “Estaba totalmente sofocada, asfixiada en sus muros, debido a empañetes que se le habían colocado, y a unas cerámicas y un piso hidráulico que no permitía respirar a la iglesia. Eso fue sofocando a los muros hasta debilitarlos, y así, por el gran peso de la bóveda, se empezó a llenar de grietas todo el templo”, expuso .

Más adelante, precisó, “la iglesia entró en un receso y luego nosotros retomamos este proyecto en enero del año pasado. Hoy tenemos justamente un año y un mes”.

“Este proyecto se ha hecho en un tiempo récord. Se pudo haber desarrollado en mucho más tiempo, pero, sin embargo, debido a que hemos tenido tres equipos trabajando, por disposición del ingeniero  Pagán, se han estado haciendo tres turnos de trabajo para que nunca se detenga la intervención de la iglesia”, añadió.

El templo religioso está situado entre las calles Isabel la Católica y avenida España, en Ciudad Colonial. Fue construida a finales del siglo XVI sobre la mina de la que se extrajo el material para su edificación, aunque tuvo que volver a ser levantada en el siglo XVIII debido a su destrucción tras el paso de un huracán.

Su fachada exterior se destaca por su estilo español colonial, con tendencia al estilo barroco. Tiene tres arquerías de ladrillo, de las cuales dos arcos son ciegos y uno tiene una puerta. Las dos torres desiguales que flanquean la fachada tienen decoraciones en piedra y ladrillos, que le dan un aspecto original.

En el interior, el visitante puede admirar las ocho capillas de épocas diferentes, ubicadas en una sola nave decorada con semiesferas de piedra, que bordean los arcos y las ventanas, llamadas bolas isabelinas.