Santo Domingo 23°C/23°C broken clouds

Suscribete

Delincuencia

Robos y asaltos perturban a vecinos del Ensanche Ozama

Los colmados y puestos de rifas de loterías también son los lugares preferidos para los asaltos, lo que ha obligado a que muchos de estos comercios tengan que instalar rejas, como medida de seguridad.

Los colmados y puestos de rifas de loterías también son los lugares preferidos para los asaltos, lo que ha obligado a que muchos de estos comercios tengan que instalar rejas, como medida de seguridad.

Avatar del Listín Diario
Ramón Pérez ReyesSanto Domingo

En Ensanche Ozama, que junto al sector Alma Rosa es considerado la capital política y económica de la provincia Santo Domingo, hoy es un lugar “sitiado” por los delincuentes.

Asaltantes que “patrullan” en motocicletas por las calles de este sector del municipio Santo Domingo Este mantienen bajo temor a sus residentes, a tal punto que ya nadie se confía salir a pie por sus calles, no importar cuál hora del día.

Las víctimas son, sobretodo, mujeres y jovencitos a quienes les arrebatan sus carteras, prendas o teléfonos celulares, luego de apuntarles con armas fuego, dejándoles un permanente estado nervioso.

Los colmados y puestos de rifas de loterías también son los lugares preferidos para los asaltos, casi siempre cometidos por dos hombres que se desplazan en una motocicleta. Habitualmente, uno de estos, el de la parte de atrás, se desmonta con su arma de fuego mientras el otro espera para huir con rapidez.

Un señor que reside en la calle Juan Goico Alix narró que ha sido asaltado dos veces. La primera vez, a plena luz del día.

“Eran las once de la mañana; iba al gimnasio en ropa deportiva y se me acercó un motorista que tenía un casco y vestido de mensajero, simulando que buscaba una dirección”, narró.

“Luego se detiene cerca de mí y me pregunta dónde queda el maternal”, cuando me le acerco para explicarle, me dice que es un asalto y que le dé el celular que llevo en el bolsillo y que si no lo hago, me da un tiro. Se lo entrego y se va”, agregó.

Días después, recuerda el ciudadano, venía del colmado con su hijo adolescente, por la misma calle, pero esta vez fueron dos hombres con pistolas que les apuntaron a ambos y le quitaron a él el teléfono, a pesar de que cerca del lugar había más personas.

Efecto en la población. La situación de desprotección ha sembrado el temor entre sus moradores, a tal punto que temen hacer sus labores cotidianas.

La señora Juana Gómez dice temer que su hijo vaya a efectuar actividades deportivas al “Club Merlín”, situado en la calle Presidente Vásquez, donde se practican varias disciplinas deportivas. Y es que, según ella, después de las siete de la noche algunos jovencitos han sido asaltados a la salida de ese centro.

Igual ocurre con las actividades que programa el Colegio Santa Teresita, donde los padres van a buscar personalmente a sus hijos, a la salida, “por temor a que si se van solo los asalten”.

“Ellos vienen y rompen los vidrios de los carros y se llevan la cartera. Yo le digo a las mujeres que no se pongan a llamar por celular en la calle, que lo hagan aquí dentro”, narró Víctor Manuel Bello, vigilante del colegio, que pertenece a la iglesia Católica.

Narró que justamente en la mañana de ayer mientras hacía sus labores, se presentaron dos jóvenes en motores con la intención de atracarlo, “pero yo me puse en alerta para que no me quiten la pistola y se fueron”.

Hace algunos días intentaron asaltar la banca de apuesta de lotería “Ortiz”, en la calle Juan Luis Duquela, a donde un motorizado apuntó con un arma a la joven dependiente, pero ella no tenía dinero, porque acababa de recibir, y el ladrón tuvo que irse frustrado.

Los robos se han extendido hasta el vecino sector de Ramón Matías Mella (Lengua Azul), donde las víctimas son los colmados. El último de ellos uno ubicado en la calle Presidente Vásquez.

Los asaltos en el Ensanche Ozama en los últimos tiempos han abarcado a una tienda de celulares a plena luz del día, por la cual fueron apresados tres jóvenes. También la residencia del señor Brayner Gómez, el 24 de diciembre pasado.

“Salí de cenar de casa de mi suegra, y cuando llego a mi casa estaba vacía, los ladrones la habían vaciado cargando con todas mis pertenencias y, al indagar, me di cuenta de que es una banda que se dedica a eso, solo a mí me han robado cuatro veces”, dijo en esa ocasión a los medios de comunicación.

La Junta de Vecinos San José Obrero, del Ensanche Ozama, insiste en su pedido de mayor vigilancia.

VIGILANCIA Y LABORES DE PREVENCIÓN La inefectividad del patrullaje y las acciones policiales están asociadas a la situación de los residentes en el sector.

Según explican, el patrullaje solo se limita al paso esporádico en motores o camionetas de la Policía y “poco después vienen los ladrones hacen de la suya”.

“Ellos (los policías) se ponen en la Duquesa esquina Puerto Rico a parar a los motores de los que trabajan, para pedirle los papeles y cuartos. Otras veces están debajo del Puente Duarte y ahí no agarran a ningún delincuente, solo es para picar”, dijo un motorista que se identificó como Rogelio Guevara.

Un taxista, que trabaja al lado del parque Juan Pablo Duarte (el de la Venezuela), dijo que “si la policía quisiera agarrar a los ladrones es de una vez, porque las calles del sector son anchas y se ve todo, pero ellos a veces son cómplices”.

Las autoridades están conscientes de la situación y dentro de las promesas de campaña del actual alcalde del municipio, Alfredo Martínez, está la instalación de cámara de video de vigilancia, para prevenir los robos en el lugar.

La situación de desprotección ha sembrado el temor entre sus moradores, a tal punto que temen salir a cumplir sus labores cotidianas. Los padres, por su parte, sienten mucho temor por sus hijos.

Tags relacionados