Santo Domingo 24°C/25°C broken clouds

Suscribete

TOCANDO LA TECLA

Partidos objetan empresa coreana

Avatar del Listín Diario
César MedinaEspecial para Listín Diario

La Junta Central Electoral está a la puerta de una grave crisis faltando sólo ocho meses para las elecciones más complejas de los últimos 22 años. En unos días anunciará, por encima de la objeción de todos los partidos, a una empresa coreana como “ganadora” de la licitación para la automatización del escrutinio electoral en más de 16 mil colegios que funcionarán en todo el territorio nacional.

El proyecto tiene un costo inicial de 35 millones de dólares, pero podría exceder los 50 millones a partir de la complejidad del sistema en comparación con la brevedad del tiempo.

Se calcula que al final de la jornada se estaría hablando de casi tres mil millones de pesos dominicanos.

Los tres principales partidos del sistema-- el PLD, el PRD y el PRSC, junto a otras seis formaciones políticas--, objetan que a la empresa MIRU-Korea, representada en el país por una concesionaria de vehículos, se le encomiende la tarea más controversial de los comicios: contar y subdividir siete millones de papeletas electorales y anunciar en menos de dos horas a los ganadores de casi cinco mil cargos electivos, incluyendo al Presidente y Vicepresidente de la República.

Con el agravante de que la empresa MIRU-Korea no tiene la experticia ni cuenta con la tecnología que exige un proceso tan complejo, además de que sus ejecutivos son vinculados estrechamente al saliente presidente de la Asociación Mundial de Órganos Electorales (AWEB, por sus siglas en inglés), el también coreano Lee-In Bok, que recientemente cedió el cargo al doctor Roberto Rosario, presidente de la Junta Central Electoral, con lo cual se crea un grave conflicto de intereses.

Una tecnología compleja En la convocatoria a licitación internacional, la Junta Central Electoral exigió a los potenciales oferentes las siguientes condiciones:

-Escrutinio de votos por escaneo de boletas;

-Demostración de equipos para la regla del conteo en el nivel congresual, votos preferentes, votos nulos;

-Cómputo electoral; -Impresión de actas con los resultados;

-Transmisión de resultados;

-Seguridad de datos en transmisión de resultados; -Billones de votos contados por el equipo en oferta; -Prueba de dónde se ha utilizado el equipo; y

-Certificación del equipo.

Una vez presentadas las ofertas, la Junta convocó a los delegados de todos los partidos a una demostración individual que se llevó a cabo los días 14 y 15 de julio. Dos semanas después, los representantes legales de nueve partidos-- encabezados por el PLD, el PRD y el PRSC--, dirigieron una carta al pleno de la JCE haciéndole observaciones y recomendando el equipo que mejor se aviene a los términos de la licitación.

La carta fue suscrita por Danilo Díaz, en representación del PLD; Hiddekel Morrison, del PRD; Tácito Perdomo, del PRSC; Élsido Díaz, de Moda; Manuel Soto Lara, del BIS; Franklin White, del PCR; José Antolín Polanco, del Pasove; Leonardo Suero, de UDC; Jorge Guerra Mirabal, del PAL.

“La poderosa razón que nos motiva a dirigirnos a ustedes- - dice la misiva al pleno de la JCE--, (…) es dejar constancia de nuestras observaciones sobre las soluciones presentadas y sobre las licitaciones mismas, en virtud de que contrario a las (licitaciones) que ordinariamente realiza la JCE, esta nos impacta directamente porque sustituye nuestros roles en la manera que se determina quién ganó las elecciones en cada colegio electoral, que en definitiva es donde descansa la transparencia de unas elecciones democráticas como merece el pueblo dominicano”.

Observan que nadie está más autorizado que los delegados de los partidos ante la JCE para opi- nar y reflexionar sobre un tema que los vincula directamente con sus deberes y sus derechos. “No se trata de la tinta, de la boleta, de la urna o de la cédula misma; estamos hablando en esencia de quién gana y quién pierde las elecciones”, señalan.

La empresa MIRU-Korea Los partidos sostienen que la empresa a la que se ha otorgado la licitación no mostró ninguna credencial ni experiencia en el escrutinio electoral porque es simplemente un fabricante de scanners “que ni siquiera en su página web tiene reseña sobre el equipo en oferta”.

“Se trata de un prototipo que jamás se ha usado en el mundo, un quipo pesado, grande y de escasa portabilidad, sumamente costoso y en la demostración no fue capaz de probar capacidad para manejar ninguna regla electoral en el nivel congresual.

No transmitió los resultados y sólo escaneó boletas sin poder comprobar la veracidad de la lectura de los votos ni pudo imprimir el acta de votación.

“Peor aún es que el personal técnico que supuestamente instalará el equipo es en un cien por ciento coreano y no sabe hablar español ni inglés. Ese personal debe entrenar a más de 80 mil delegados dominicanos que operarán los colegios electorales, además del personal de la propia JCE”, refieren los partidos. Tampoco cuenta con ninguna certificación que le sirva de aval porque ese equipo no ha contado un solo voto, nunca, en ninguna parte del mundo…”, agregan los delegados políticos ante la JCE.

“Y si faltara más, en adición el socio local de esa empresa coreana “no tiene ninguna experiencia ni sabe de tecnología ni ha pertenecido jamás a proyectos tecnológicos vinculados a elecciones ni nada en la materia… Nunca ha contado un solo voto”, expresan.

Rompe la tradición En principio ninguno de los partidos que suscriben la carta está dispuesto a aceptar los términos en que la Junta Central Electoral ha manejado un tema tan neurálgico del actual proceso… “… El procedimiento llevado a cabo por la JCE para esta licitación rompe con toda la jurisprudencia, procedimientos y normas para una licitación pública, desde la valoración con cada actividad hasta el cronograma establecido, sin envíos de enmiendas, notificaciones de cambios, fechas para apertura del sobre B, ya caducada, sin mayores explicaciones y sin haber enviado un comunicado formal, dejando a todos los participantes en la incertidumbre…” Además de esto-- sigue la queja--, “el punto de partida lógico para declarar ganador a cualquier oferente debió ser la demostración de los días 14 y 15 de julio… Pero eso no se tomó en cuenta y para quienes cumplieron con esa exigencia básica, de poco les sirvió haber formulado la mejor oferta porque evidentemente todo estaba decidido de antemano…”

SIN TIEMPO PARA CONFLICTOS… Parecería que la Junta Central Electoral tendrá que inventar un nuevo procedimiento para contar los votos del 15 de mayo y declarar a los ganadores… Porque es evidente que ya no tendrá espacio para nuevos conflictos, dirimirlos y tomar la decisión más correcta sin provocar otros ruidos que acaben de empañar su imagen ya deteriorada...

Los llamados “oferentes” en la licitación internacional que acaba de concluir-- además de los delegados de los partidos políticos--, objetan que una compañía coreana sin la debida credibilidad asuma la tarea más compleja y eventualmente controversial en el proceso del próximo año como es proclamar a los ganadores.

La JCE aún no había anunciado hasta ayer sábado el resultado de la licitación, pero ya comunicó la asignación a la empresa MIRU-Korea que, de acuerdo a información confiable de La Tecla, ordenó la confección de 20 mil scanners a instalarse en los colegios electorales.

Este lío comenzará a destaparse desde mañana lunes.

Tags relacionados